Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES MARTES 6 s 5 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera LA ECONOMÍA, CONGELADA L GESTO DE LEALTAD A decisión de Ángel Acebes de no continuar en la secretaría general del Partido Popular después de su congreso nacional del próximo mes de junio es un acto de generosidad personal y política infrecuente en la democracia española. Acebes ha querido despejar él mismo la incertidumbre que pesaba sobre su continuidad y, ante todo, sobre su encaje en el proyecto de renovación del Partido Popular. En el año 2004, después de la derrota electoral y con la conmoción de los brutales atentados del 11- M sobre la derecha española, Ángel Acebes asumió a petición expresa de Mariano Rajoy un cargo muy difícil, cuando muchos de sus compañeros optaron por la comodidad de otros destinos políticos o privados. Con sus errores y sus aciertos, Ángel Acebes ha sido decisivo para mantener cohesionado el Partido Popular en un mandato marcado por el objetivo socialista de aniquilar políticamente al centro derecha. El éxito de su gestión interna reside en legar a su sucesor el partido con mayor militancia de España y con una capacidad de movilización que es la que ha permitido a Mariano Rajoy presentar los resultados del 9 de marzo como un sólido punto de partida para la renovación del PP y la victoria electoral en el año 2012. Acebes no representa en su partido a familia alguna, ni ostenta baronía territorial ni encarna una corriente determinada. Resume como nadie la síntesis de la nueva derecha liberal y conservadora que lideró José María Aznar a partir del año 1990. Su perfil político, a veces tan burlado y denostado desde una izquierda que hoy celebrará su baja en la dirección del PP como una pieza cobrada, ha sido el elemento fundamental para que Acebes actuara en el PP como una abrazadera de sus diversas tendencias ideológicas. El afecto prácticamente unánime de la militancia popular hacia Ángel Acebes se explica a partir de esta personalidad integradora y siempre dispuesta a dar la cara, en los momentos más difí- L ciles y cuando otros no lo hacían, por un partido sometido a estrategias externas de acoso y deslegitimación desde la izquierda que no van a desaparecer por la salida de su actual secretario general. Mariano Rajoy manifestó ayer públicamente su afecto hacia Acebes, sentimiento compartido por todos los dirigentes populares que se pronunciaron sobre su decisión de abandonar la cúpula del PP. Pero, al margen de estas expresiones emotivas, la renuncia de Acebes tiene una significación política ineludible. Rajoy tiene más libres las manos- -y está en su derecho si el congreso de su partido lo renueva en la presidencia- -para hacer libremente su equipo y fijar el rumbo estratégico del Partido Popular. Pero sería conveniente que no ignorara los riesgos de que el goteo de abandonos no esté seguido de una mayor clarificación de objetivos, propuestas y personas. En definitiva, de una mayor precisión de lo que quiere hacer. El optimismo moderado con el que valoró los resultados del 9 de marzo abrió un proceso de renovación, que varió desde el debate de ideas al debate de liderazgo, cuando todo apuntaba a que el congreso de junio iba a definir únicamente una nueva estrategia para la suma de apoyos sociales. No sería bueno para el PP que, al final, entrara en un proceso de debate de identidad que acabe enmascarando una refundación improvisada que, hasta el momento, nadie dentro del partido consideraba necesaria y que podría tener efectos contraproducentes frente a un PSOE reforzado electoralmente y con cuatro años de gobierno por delante. En este sentido, la renuncia anticipada de Ángel Acebes tendría tanto que ver con su deseo personal de facilitar las cosas a Mariano Rajoy como de coherencia con sus principios ideológicos sobre el papel que debe desempeñar el PP en la sociedad española y con la estrategia de oposición al PSOE. La lealtad, bien entendida, empieza por uno mismo. a sucesión de datos económicos a lo largo de las últimas semanas y referidos al presente año no pueden ser peores. Así ocurre con las expectativas de los consumidores, según la encuesta que anticipa comportamientos y que se elabora desde el año 2004 por iniciativa del Instituto de Crédito Oficial. Una encuesta experimentada y con buena metodología que valora la situación actual de la economía familiar, la general y del empleo, así como las expectativas para los próximos seis meses. Los datos se computan sobre un índice que va de 0 a 200, de tal manera que por encima de 100 el panorama es optimista y por debajo pesimista. Los correspondientes a abril son pésimos; el índice actual se queda en 63, con pérdida de más de nueve puntos en el mes y de 36 respecto a un año atrás y el de expectativas aguanta en 76, aunque también con tendencia acusada a la baja. Si las cifras del primer trimestre del año, al que el Banco de España atribuye un crecimiento intertrimestral del 0,4 por ciento, fueron malas, los del segundo trimestre pueden ser peores. El enfriamiento del consumo y de la inversión- -no sólo en el sector inmobiliario- -está totalmente asentado. Son pocos los datos definitivos actuales, pero todos los síntomas son de desaceleración utilizando la palabra oficial, rápida y más intensa de lo esperado, en línea con las peores perspectivas de los encuestados sobre sus posibilidades de ahorro y de inversión Los pesimistas de hace unos meses ya son realistas y puede que pronto la realidad demuestre que, incluso, hasta eran optimistas. IZQUIERDA E SIN FUTURO L deterioro progresivo de IU, en lo ideológico y en lo organizativo, es uno de los efectos más contundentes del 9- M y, en concreto, del voto útil que recabó el PSOE a toda la izquierda para frenar el avance del PP Los últimos movimientos de la crisis que afecta a IU demuestran que su futuro oscila entre la marginalidad y la disolución. A la salida de Francisco Frutos como presidente del PCE se le une la reaparición de Julio Anguita con una propuesta de renovación que incluye la obsesiva apuesta por la instauración de un régimen republicano. Mientras tanto, Llamazares permanece oculto, después de agotar sus quejas contra la ley electoral, en un ejercicio de incoherencia manifiesta, pues mal puede ahora reclamar su condición de partido nacional para medir la escasez de su representación parlamentaria una formación que no se presenta como tal en Cataluña- -sino en coalición con ICV- -y que en el País Vasco es peón de brega de las políticas nacionalistas más extremas y contrarias a los intereses nacionales. IU está obsoleta.