Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 5 de Mayo de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.742. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno BLANCO SOBRE NEGRO mpezaba a dar el sol en uno de los leones del Congreso cuando entró al palacio el féretro de Leopoldo Calvo- Sotelo. Eran las diez de la mañana y junto al león de bronce, había un castaño de Indias florecido de blanco. Y sobre los luctuosos y negros trajes, como una improvisada nevada, motas blancas de las semillas de álamo y de sauce y de chopo que vuelan en sus borras algodonosas con el aire de primavera. Empujadas por esas corrientes térmicas que arrancan los rayos del sol al asfalto, algunas consiguieron entrar por la Puerta de los Leones y volar por entre las pinturas del techo del Salón de los Pasos Perdidos. La gente daba el pésame por el gran hombre que acababa de irse y por encima había semillas, leves como las almas, elevadas como un suspiro, blancas e inocentes como todo lo que aún no ha nacido. Salen volando estos días de las ramas para esparcirse y alejarse todo lo posible del árbol que les dio la vida, y como las posibilidades de germinar son muy pocas, son muchas las semillas. En las riberas llegan a ser tan numerosas que pueden cubrir, como una manta blanca, el agua del río, y hay pájaros que hacen nidos colgantes, blancos y mullidos con estas semillas. Destacaban sobre los trajes más oscuros, sobre los pesares más claros. Y una brisa las empujaba a entrar en el Congreso de los Diputados como a un ciudadano más, también los árboles lo son, pues viven entre nosotros, a dar el pésame a su manera, que es vivir a pesar de todo. En el Salón de los Pasos Perdidos, un hombre era velado con profundo respeto. Su luto en el aire no podía ser de otra forma que el del blanco sobre el negro. www. monicafernandez- aceytuno. com E Jaime Candamil, tercer oficial de máquinas del Playa de Bakio emocionado durante la rueda de prensa EFE Pescadores en un barco prisión Nos han contado su cautiverio en Somalia, su terror a los piratas descamisados y armados hasta los dientes, su ansiada vuelta. Ayer, uno de los hombres del Playa de Bakio nos mostró su rostro barrido de lágrimas CRUZ MORCILLO nterrado el purgatorio, nos queda el infierno, temido y esperando en cada esquina a que alguien pase por allí. A Jaime Candamil, 52 años, tercer oficial de máquinas del Playa de Bakio el infierno lo esperó en alta mar- -dónde si no si ahí se ha pasado la vida- junto a 25 compañeros, con el barco parado a tiro hecho de un banco de peces. Esa fue su perdición. Cenaban y no les dio tiempo ni a respirar, menos a arrancar los motores. Los piratas somalíes, desharrapados, pero piratas, les reventaron una granada y abordaron el atunero como el que sube a la azotea de su casa. El caldereta de Pasajes habló ayer, con la cara contraída por la emoción, y el apoyo de su mujer y su cofradía de pescadores para contar detalles del horror, del miedo, del infierno -así lo denominó el pescador curtido en los siete mares- -en el que vivieron seis días, desde el 20 de abril. Relató el caos del ataque, la inesperada rapidez, el relampagueo de los fusiles, el brillo aterrador de los lanzagranadas y las granadas de mano, armas a destiempo y sin cabida en un pesquero, entre unos hombres ganapanes ajenos tejemanejes criminales. El marinero recordaba su barco- celda y las lágrimas le nublaban las palabras, las de la memoria y las del agradecimiento. Como habían transmitido a sus familias, Candamil aseguró que los famélicos corsarios no los agredieron pero eso no impidió que temieran por su vida. Los secuestradores los subieron a cubierta, los contaban como a ganado; en un inglés de mímica más que oral, el gesto que mejor entendían era la amenaza continua de cortarles el cuello. Puntapiés a las puertas, gritos de trueno, registros y robos. Ese fue el estilo negociador. A alguno de mis compañeros lo han dejado sin nada narraba Candamil. Les ofrecieron las artes de pesca, las capturas, pero sólo querían dinero. Por el Playa de Bakio desfilaron hileras de gente, parece que de otras aldeas y un segundo comando nutrido de tipos duros, cada cual más agresivo. Son grupos muy bien organizados concluyó el pescador, que sueltan las barcas desde el buque nodriza cuando detectan algo El triunfo de la diplomacia les trajo la liberación, paradójicamente el momento en el que la tensión se disparó en el pesquero. Diez horas pasaron desde las buenas nuevas contadas por los secuestradores hasta que abandonaron el barco. Rezamos para que la fragata española no llegara hasta que estuvieran en puerto Otra vez el terror, esta vez al enfrentamiento directo. No lo hubo, pero dos lanchas de piratas intentaron poco después un nuevo abordaje. Sin la Méndez Núñez lo habrían logrado. E