Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DEPORTES Primera división s El Real Madrid, campeón de Liga LUNES 5 s 5 s 2008 ABC La afición se agolpó en masa alrededor de la fuente a la espera de los jugadores FRANCISCO SECO Y se cumplió el ritual La expedición del Real Madrid llegó de madrugada a Cibeles, donde cientos de aficionados esperaban su llegada desde que Higuaín marcó el gol del triunfo en Pamplona. No había pasado una hora y los aficionados ya se contaban por decenas de miles ABC MADRID. Más o menos se cumplió el primer guión diseñado por los responsables del Real Madrid si finalmente finiquitaban el título en Pamplona. A eso de las dos de la madrugada los campeones se dejaron ver en la Terminal 3 del aeropuerto de Barajas. Hasta allí se desplazaron muchos aficionados para recibir a la expedición. Entre el tumulto y algún que otro empujón involuntario, los jugadores alcanzaron el autobús del primer equipo. Sin dilación se puso rumbo al estadio Santiago Bernabéu- -unos diez kilómetros- -para cambiar de vehículo. El modelo descapotable, el más festivo y glamuroso En un pispás los jugadores blancos se pusieron las mejoras galas para poner rumbo a La Cibeles. Eran ya casi las tres de la madrugada cuando Raúl, como manda el ritual, desfiló por la pasarela para vestir de madridista a la diosa Cibeles. Desde hacía varias horas, miles de aficionados festejaron el título de Liga. El desenlace final dio más mérito, aún si cabe, a la celebración merengue y la gente se echó a la calle. Con gritos de campeones, campeones las banderas y bufandas desplegadas y el sonar de las bocinas de cientos de coches, Madrid se convirtió en una fiesta madridista y las riadas de aficionados fueron incesantes con destino a la plaza. El dispositivo policial, con más de un centenar de agentes municipales y 70 efectivos de Samur- Protección Civil, incluso se vio sorprendido por el triunfo en el último suspiro del Real Madrid, ya que cuando el Osasuna marcó en el minuto 82 comenzaron a desmontar las vallas para instalarlas de nuevo una vez que el holandés Robben y el argentino Higuaín dieron la vuelta al encuentro. No les importó a los aficionados el hecho de que la espera se antojase un tanto larga, puesto que la celebración en Pamplona se alargó un poco más de lo previsto, ya que los jugadores salieron al terreno de juego para celebrar el triunfo con los poco más de trescientos seguidores desplazados allí, una vez que los aficionados navarros habían abandonado las instalaciones del estadio rojillo Cientos de aficionados aguardaron más de tres horas para ver a Raúl desfilar por la pasarela hasta la diosa Un aficionado es manteado por la muchedumbre FRANCISCO SECO