Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 TOROS www. abc. es toros LUNES 5- -5- -2008 ABC José Tomás habla con Dios pero se pierde Nimes Tendrá que llevar un collarín durante más de una semana afirma Salvador Boix ZABALA DE LA SERNA MADRID. Antoñete tiene acuñada una frase para cuando sucede un milagro: Eso es hablar con Dios José Tomás, desde su ateísmo, habló con Dios el sábado en Jerez. El fino pitón del quinto toro de Núñez del Cuvillo le perforó la zona izquierda del cuello como una taladradora cuando se disponía ya a poner punto final a la faena. La cornada de entre siete y nueve centímetros rozó la yugular sin llegar a tocarla. Hubiera sido fatal afirmaba el doctor Julio Mendoza minutos después y antes de dar el parte facultativo, que hablaba de rotura del músculo esternocleidomastoideo y contusión del esófago. La imagen sangrante ha dado la vuelta a todos los telediarios, a todas la cadenas. Salvador Boix, su apoderado, respondía ayer por la mañana a la llamada de ABC. José ha pasado una buena noche, sin fiebre, y ahora está con un collarín que tendrá que llevar durante una semana decía. Y aquí se cruzaba la mala noticia para los aficionados franceses: José Tomás no podrá torear el próximo día 8 con Sebastián Castella en Nimes, en el que era su único paseíllo de la temporada en Francia. Boix recibía dobles enhorabuenas, por la gloriosa tarde (tres orejas) y por salir con bien de tan dramática y delicada cornada: Es una prueba de que Dios existe. Pasó el pitón entre la yugular y la carótida y le llegó al esófago aunque sin dañarlo. Y cuando todo estaba ya hecho, sólo quedaba matar Sobre los inminentes planes de José Tomás, su mentor afirmaba que espera recibir el alta hospitalaria hoy, cuando los médicos ofrecerán una rueda de prensa en la clínica jerezana de Los Álamos, donde se encuentra ingresado, para informar sobre el estado y la evolución del torero de Galapagar. Precisamente, un toro de Núñez del Cuvillo le afeitó el cuello en la pasada temporada en Málaga en una espeluznante voltereta que terminó con el rostro de José Tomás cruzado de varetazos y heridas y el corbatín desanudado por la navaja que lo quiso degollar. Con Dios no se habla todos los días... Imagen de J. T. en 2007 en Málaga: un toro, también de Cuvillo, ya le puso los pitones en el cuello EFE El Campeño, Bienvenida y otras cornadas en el cuello El banderillero Antonio González Cordón El Campeño no corrió la misma suerte de José Tomás cuando un toro lo corneó en el cuello el 22 de mayo de 1988 en Madrid. Murió nueve días después en la UCI del Hospital 12 de octubre. Iba en la cuadrilla de José Miguel Arroyo Joselito que también fue herido en el cuello el 15 de mayo de 1987 en la Monumental de las Ventas por un toro de Peñajara. El 14 de julio de 2001, un toro de Miura le atravesó el cuello en Pamplona a Juan José Padilla. El pronóstico entonces fue muy grave La misma actitud de J. T. de permanecer en el ruedo, tras ser herido en la misma zona el 17 de mayo de 1958 en San Isidro por un ejemplar de Juan Cobaleda, la tomó Antonio Bienvenida. Se resistió a abandonar a pesar de que su hermano Ángel Luis saltó a la arena para llevárselo a la enfermería. Aguantó hasta el final pero pinchó. Entonces, los enormes destrozos musculares y la fuerte hemorragia le imposibilitaron terminar el gesto. Es el momento de Miguel Ángel Perera FERNANDO CARRASCO JEREZ (CÁDIZ) Se bajó del avión, procedente de México, la madrugada de ayer. Tiempo justo desde Madrid a Sevilla y desde la capital andaluza, a Jerez. Miguel Ángel Perera venía de triunfar en Aguascalientes, donde ha dicho también en qué momento se encuentra, que es el mismo que ha mostrado en Castellón, Olivenza, Sevilla... y en Jerez. Es el momento para seguir al extremeño, que encuentra toro siempre, que destaca por su firmeza, capacidad, profundidad, poderío. Y los aficionados jerezanos lo pudieron comprobar. Si escribimos que podría haber cortado cuatro orejas no decimos ninguna insensatez. Empero, la espada no estuvo a la altura de su toreo. Una oreja pero el regusto, el poso y el momento de Perera es lo que de verdad importa. La corrida de Parladé- -Juan Pedro Domecq, al fin y al cabo- -fue manejable en líneas generales, aunque con la raza más que justa. Pero dejó estar a los toreros. Y eso se notó también en Finito de Córdoba y en Rivera Ordóñez, que construyó pasajes muy relajados. Pero el triunfador de la tarde fue Perera. Se le venció su primero de salida por el pitón derecho, algo que no le importó en el ceñido quite por chicuelinas. Brindó al respetable y la firmeza imperó en una faena donde la ligazón fue primordial y el terreno que pisó el torero. Se metió entre los pitones y comenzó a vaciar las embestidas por alto, sin inmutarse ni ceder terreno. Quietud tremenda en el circular de espaldas. Faena maciza que iba camino de las dos orejas pero que se diluyó por la espada. La faena de la tarde fue la que realizó al sexto, un toro que se desplazó y al que había dejado unas verónicas firmes. Sobrecogió en un increíble quite por gaoneras y en el comienzo de faena, con dos pases cambiados por la espalda. El extremeño hizo gala de saber manejar la muleta de manera privilegiada y darle al toro lo que pedía. Primero con la diestra, en muletazos largos, parsimoniosos. Luego con la zurda, donde vimos una serie extraordinaria en la que no acababan los naturales. Arrastraba el engaño y el toro lo seguía. Lentitud a más no poder. Cumbre de Perera que, ya en la distancia corta, FERIA DE JEREZ Plaza de toros de Jerez. Domingo, día 4 de mayo. Última corrida. Un tercio de entrada. Toros de Parladé, aceptables de presentación, manejables los tres primeros; sosotes y con la raza justa. Finito de Córdoba, de verde botella y azabache. Pinchazo hondo y tres descabellos (ovación) En el cuarto, pinchazo y casi media trasera (silencio) Francisco Rivera Ordóñez, de marino y oro. Estocada desprendida (ovación) En el quinto, dos pinchazos, estocada y dos descabellos (palmas) Miguel Ángel Perera, de rosa y oro. Tres pinchazos y estocada (ovación) En el sexto, media y descabello (una oreja) culminó su gran obra con su toreo de quietud y unas bernadinas postreras de una conjunción excelsa. Tenía también las dos orejas en la mano. Media estocada y descabello. Sólo un tro- feo, pero ¡qué momento el de Miguel Ángel Perera! Finito de Córdoba dejó momentos con clase, ligando por ambos pitones. La calidad afloró en muchos pasajes pero faltaba algo más de emoción. El cuarto fue un manso y el torero no se complicó la existencia. Vimos a un Rivera Ordóñez, ante su primero, reposado y relajado. Colaboró el toro a pesar de parecer estar reparado de la vista, y Francisco se dobló de forma muy torera en el inicio de faena. Centrado, dándole la lidia correcta, obtuvo momentos muy estimables por el pitón derecho. La estocada quedó algo desprendida y la frialdad del público se puso de manifiesto. Tras doblarse con el quinto y ver que llevaba la cara alta y gazapeaba, optó por el toreo al natural, donde se confió más y dejó muletazos firmes. No estuvo bien con la espada.