Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 s 5 s 2008 Entrevista ECONOMÍAyNEGOCIOS 51 No saldremos de la crisis sólo con parches o soluciones retóricas Santiago Herrero s Presidente de la Confederación Empresarial de Andalucía Presidente de la CEA y vicepresidente de CEOE, en cuya fundación participó, muestra su preocupación por la deriva presidencialista que ha tomado la organización empresarial TEXTO: S. GUIJARRO FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Abogado de profesión, ha participado en todos los procesos de concertación social en los últimos años en Andalucía. mos padecido en tiempos anteriores han provocado. Desafortunadamente, leo muchas cosas que ha dicho el presidente y no se han debatido en el seno de la CEOE que su situación interna no es tan pacífica como cabría esperar... -Estoy reclamando en la CEOE que las manifestaciones públicas de la organización se produzcan después de un debate, no antes del debate. A mí me parece verdaderamente peligroso exponer una serie de medidas para el diálogo social en un momento tan importante en que se afronta en una nueva situación, en una situación difícil, sin que se haya producido un diálogo interno, un consenso y una composición de intereses en la organización, y eso lo vengo reclamando y lucharé para que así sea. -Por parte de la CEOE, a través de su presidente, se han planteado ya algunas... Santiago Herrero, presidente de la CEA de las empresas españolas? ben ser presidencialistas y por tanto, no es lógico que el presidente de una organización, yo incluido, en temas tan importantes como estos, que afectan a una situación tan grave como la crisis actual, inventemos en función de nuestros conocimientos y de nuestras capacidades las medidas que hay que poner en marcha. Eso corresponde primero al debate interno de la organización. Caben tantas medidas, tantas iniciativas y tantas soluciones que lo que hay que hacer es elegir correctamente, tanto desde el Gobierno en su decisión como de los agentes económicos y sociales en su concertación cuales son las mas acertadas para el momento y para la situación. Y el proceso de diálogo social va a ser importantísimo para esta solución y, desde luego, no puede ser inicialmente mediático. ¿Cuál es su análisis sobre la situación económica actual? -Hasta ahora hemos definido la situación como desajuste, suave desaceleración... grave desaceleración últimamente... pero creo que los últimos datos dibujan claramente un panorama de crisis, y sólo aceptando esta definición se podrán adoptar las medidas precisas para afrontarla. ¿En qué consistirían estas medidas? -El modelo productivo basado en la construcción residencial y en el consumo está periclitado y hay que ser capaces de superarlo sustituyéndolo por otro que obviamente se fije en nuevos sectores, nuevas actividades, aportaciones de nuevas tecnologías al aparato productivo, I+ D +i, etcétera. Pero los modelos no se sustituyen de un día para otro. -Eso es algo difícil de responder por un empresario. Los técnicos no se ponen de acuerdo sobre esa cuestión y sorprende la constante revisión del crecimiento por parte de diversos organismos y contradiciéndose incluso los propios organismos. Lo que está claro es que la crisis es grave y que hace falta el consenso de muchos para salir de ella. Desde luego lo que no creo es que podamos salir de ella con parches, con soluciones más retóricas que efectivas y, desde luego, sin las reformas que las insuficiencias que he- -Yo creo que están bien calificadas. Lo que pasa es que el Plan Estratégico de CEOE habla de reforma de la Seguridad Social, no habla de un plan mixto de pensiones. Lo concreto no está debatido, está debatido lo genérico. Los momentos no están para emitir opiniones que, incluso pudiendo ser atinadas, vinculen a la organización en función de quién las exprese e incluso podemos correr el riesgo de entrar, poco tiempo después, en incoherencia o en contradicción porque el debate interno nos lleva a otras soluciones distintas. Ya ha pasado en otras ocasiones. ¿Comparte la tesis de Díaz Ferrán sobre la insuficiencia de las medidas anunciadas por el Gobierno y respalda las propuestas que realizó? -Evidentemente no es posible afrontar el cambio de modelo económico sin cambiar el modelo de relaciones laborales, es decir de un modelo que está basado en situaciones como rotación de plantillas, mano de obra intensiva de escasa formación, escasa movilidad interna y externa, etcétera. Y eso requiere ponernos de acuerdo empresarios y sindicatos para una reforma de esa situación. Pero aquí hay una situación que parece clara. El Gobierno pretende no legislar sobre nada que no esté consensuado por los agentes económicos y sociales y yo creo que hay casos en los que que es necesario que el Gobierno asuma la responsabilidad de gobernar. -No quisiera dar la apariencia de que en momentos tan graves como éste nos dedicamos a una pelea interna que yo creo que no se debía haber producido en ningún momento y que, producida, oficialmente está zanjada por la declaración- manifestación que el propio presidente hizo en su día. A mí me preocupa más el cambio de modelo organizativo, y cuando ha habido indicios en este sentido me he pronunciado. Se sucede en los puestos, pero no se heredan los liderazgos. Por tanto los comportamientos no pueden ser miméticos. Los liderazgos hay que conformarlos a lo largo del tiempo y nadie puede basarse en teóricas situaciones anteriores para pretender hacer lo mismo ahora. Y yo me niego a que la organización sea presidencialista en nombre de los empresarios que defiendo de Andalucía, y desde luego creo que no es razonable que el debate esté invertido, primero la manifestación pública y luego analizamos si nos interesa o no nos interesa el planteamiento que hemos hecho. -Yo soy vicepresidente de la organización. Creo que el balance organizativo se ha correspondido con la inercia que traía la organización, pero he percibido graves indicios de cambios en el modelo y en la gestión y sobre ello me he manifestado públicamente y creo que en este momento el ejercicio es presidencialista, y no creo que la organización pueda ser presidencialista en ningún sentido. En otro momento puede parecer que ha existido presidencialismo, pero respondían a decisiones consolidadas en función de la situación interna. En la situación actual, lo que puedo decir es que leo en los periódicos cosas que no he debatido internamente en la organización y, desafortunadamente, leo muchas. Plan de pensiones mixtos, no lo he oído en la organización; salario mínimo interprofesional, no lo he oído en la organización. Afrontamos ahora un diálogo social, el primero de una nueva etapa, y el primero en mucho tiempo en una situación distinta. Afrontar este diálogo social con unas circunstancias que no se corresponden llamémosle con la práctica habitual del proceso de negociación a mí me parece muy grave. ¿Qué balance hace del primer año de mandato de Díaz Ferrán? ¿Ha tocado fondo la crisis? -Qué iniciativas serían necesarias en las relaciones laborales para garantizar la competitividad -Cuáles serían sus propuestas? -Las iniciativas deben ser fruto del diálogo interno. Yo creo que las organizaciones no de- -Respecto a la patronal, parece Consensos para el agua y la política energética ¿Como se ve desde el empresariado andaluz la reapertura de la guerra del agua? -Es sorprendente que decisiones tan importantes como las necesidades de agua en un país estén sometidas a un debate semántico sobre si es un trasvase o una conducción, o que se califiquen ideológicamente situaciones técnicas. Aquí lo que hace falta es el consenso necesario para llevar las soluciones donde haga falta. En Cataluña, en Andalucía, en base a un consenso -Si no resolvemos el problema energético acabaremos incidiendo gravemente sobre el desarrollo económico del país. Y para resolver el problema energético hay que utilizar todas las fuentes posibles, entre ellas obviamente la nuclear, y llegar al consenso de las grandes formaciones políticas. Esto, al parecer ahora no es posible, y por ello vamos a incurrir en otra contradicción, que es negar en el territorio nacional la energía nuclear, para transportarla desde Francia. Tampoco parece lógico que el Gobierno decida solo en un tema tan importante. ¿Y la cuestión energética? que es la solidaridad nacional.