Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ESPAÑA La plaga de la anorexia s Testimonio DOMINGO 4 s 5 s 2008 ABC (Viene de la página anterior) de esta pesadilla, que impartió clases de aeróbic, recuerda que sentía verdadero placer al decir a mis alumnas que yo nunca había seguido ningún régimen sino que era delgada por constitución. ¡Yo, fíjate! Empezó una terapia de grupo en el Hospital Niño Jesús, de Madrid para luchar contra sus propios fantasmas. Lo dijo Hipócrates: Simila similibus curantur (los semejantes son curados por los semejantes) Isabel M. rememora que en las sesiones semanales de los viernes me sentí plena, con mis propios miedos al descubierto. Lloré por mí y por mis compañeras Hay expertos, según cuenta, que aconsejan que la terapia siempre debe ser dirigida por una profesional del sexo femenino. Pero el de ella era un hombre, Juan Pedro, que me dejó marcar mi ritmo, aunque siempre dependiendo Sucia y gorda o limpia y delgada Blanco o negro, nunca o siempre, todo o nada. Esto es, ayuno o me atiborro, me siento sucia y gorda o limpia y delgada. El éxito es absoluto y el fracaso estrepitoso. Una puede pasar de ser santa a pecadora sin tener vértigo y tan sólo dependiendo de si se ha terminado o no la bolsa de patatas fritas. Somos el ángel o el diablo o, como me decía un amigo, el hada o Cruella Así describe Isabel M. su tragedia. Una tragedia que, como el de tantas otras, comenzó con la dieta. La Comunidad de Madrid ha detectado que un tercio de las adolescentes hacen dieta y que una de cada diez se provoca vómitos. Y todas son víctimas de los modelos de delgadez que transmite la televisión y el cine y, sobre todo, de la publicidad engañosa de ciertos fármacos que se registran como dietéticos con lo que eluden los controles sobre los medicamentos. De ahí a la anorexia hay sólo un paso. El paso que la Asamblea francesa intenta evitar. A instancias de Sarkozy, el Parlamento francés ha aprobado multas de 30.000 euros y penas de hasta dos años de prisión para los que inciten a una delgadez excesiva Las sanciones también se aplicarán a revistas, blogs y otros medios desde los que se fomente la anorexia, así como la realización de controles a las modelos como a los que se somete desde hace dos años a las maniquíes de Cibeles, todo un avance imitado en Europa a lo que se ve. de su apretada agenda en el Servicio de Salud Mental de la Comunidad de Madrid Y es que los hombres, a un lado y al otro de la bata blanca, ya no son una excepción en este fango. La endocrinóloga Mar Garrido, jefa del área de Salud de Madrid, recuerda que los modelos promovidos por la televisión y la publicidad fomentan la aparición de trastornos en los hombres, sobre todo jóvenes Entre la población masculina, se conocen más casos de bulimia que de anorexia. Elthon John y Dennis Quaid son los más célebres. Y el 20 por ciento de los enfermos de este tipo- -hombres y mujeres- -mueren. Pero Isa- bel M. no ha engrosado esa estadística que preocupa y mucho a las autoridades. De hecho, el Defensor del Pueblo inició hace unos meses una investigación al detectar que la atención sanitaria es insuficiente. Y la Asociación Adaner pide centros especializados. Y denuncia: la anorexia y la bulimia son la segunda causa de muerte de jóvenes españoles después de los accidentes de tráfico. El papel de las familias para estos enfermos también es capital. La madre de nuestra interlocutora participó en los grupos de apoyo y cuando la pesadilla terminó y yo recuperé la regla, mi madre lo celebró como la primera vez Ahora, Isabel M. tiene 34 años y ya no es una artista del hambre como la de Kafka. Hoy es profesora de Pilates. Más información de anorexia y bulimia http: www. adaner. org ANOREXIA Sistema nervioso: Temor a engordar, tristeza, cambios de humor, irritación, desmayos, pérdida de memoria y cambios químicos en la actividad cerebral Fluidos corporales: Bajan los niveles de potasio, magnesio y sodio Músculos y articulaciones: Fatiga, inflamación de las articulaciones, fracturas y osteoporosis Corazón: Baja presión sanguínea, menor ritmo cardiaco, palpitaciones y fallo cardiaco Aparato digestivo: Estreñimiento Mejillas: Hinchazón BULIMIA Sistema nervioso: Depresión, temor a engordar, ansiedad, mareos y escasa autoestima Boca: Erosión de la capa de esmalte dental, caries, alta sensibilidad a los alimentos fríos o calientes y piorrea Aparato circulatorio: Anemia Músculos: Fatiga ABC J. Aguilera C. Aguilera Cabello: Se debilita Hormonas: Interrupción del periodo, pérdida de densidad ósea, mayor riesgo de cesárea y aborto en caso de embarazo, bebés con bajo peso y depresión postparto Sistema circulatorio: Anemia Garganta y esófago: llagas, irritaciones y hemorragias causadas por los vómitos Corazón: Baja presión sanguínea, menor ritmo cardiaco, palpitaciones y fallo cardiaco Piel: Abrasión de los nudillos y sequedad Aparato digestivo: úlceras, dolor y problemas de digestión. Estreñimiento, evacuaciones irregulares, hinchazón y diarrea Piel: Más hematomas, crecimiento del vello por todo el cuerpo, enfriamiento de la piel, ictericia y uñas quebradizas Fluidos corporales: Bajan los niveles de potasio, magnesio y sodio Hormonas: Interrupción o irregularidades en el periodo Riñones: Piedras y fallo renal Francisco Ferre Jefe del Servicio de Psiquiatría Hospital Gregorio Marañón ¿ES EXCLUSIVO DE LAS MUJERES? T radicionalmente el perfil de las personas afectas de trastornos de la conducta alimentaria eran mujeres jóvenes, estudiantes con buen rendimiento académico, solteras, de clases medias y provenientes de familias con padres casados. Es cierto que, hace dos décadas, se produjo un incremen- to de las conductas alimentarias alteradas en los jóvenes, principalmente anorexia y bulimia, así como un aumento significativo de comportamientos, actitudes y creencias relacionadas con estas alteraciones, tales como la sobrevaloración y preocupación excesiva por el peso, insatisfacción con el volumen y peso del cuerpo y comportamientos dirigidos a reducir el peso, bien realizando dietas restrictivas y o ejercicio físico. Sin embargo en la Comunidad de Madrid en el periodo 1999- 2003 se constató entre las adolescentes una disminución de conductas de riesgo como el vómito autoinducido, la restricción alimenticia durante 24 horas o hacer dietas extremas. Este hecho probablemente se relacione con la con- cienciación estimulada desde las autoridades sanitarias con la colaboración de los medios de comunicación y buen ejemplo de ello fue el impacto mediático que tras una iniciativa en el Congreso, tuvo el testimonio de numerosas personalidades de la moda y otros ámbitos advirtiendo sobre los riesgos de este tipo de conductas. Los estudios epidemiológicos establecen que por cada hombre diagnosticado de un trastorno de la conducta alimentaria hay 9 mujeres que lo padecen, sin embargo hay un gran interés social, por la aparición de estas enfermedades en los hombres. Sin ir más lejos, el caso de John Prescott ex viceprimer ministro británico confesando su padecimiento de bulimia a causa del estrés de su vida política, ha despertado una gran curiosidad en los medios de comunicación. Si bien clínicamente la bulimia nerviosa suele manifestarse tanto en hombres como en mujeres de manera similar, las mujeres suelen realizar dietas con sentido estético o cosmético mientras que los hombres suelen realizarlas por intereses deportivos. Los hombres parecen estar menos preocupados por el control estricto del peso. Esto conlleva que a veces los síntomas en varones son más confusos. Los médicos deben estar alerta ante la posibilidad de pacientes de sexo masculino con bulimia, particularmente en pacientes con rasgos de personalidad perfeccionista. Todo esto confirma que los hombres tienen menor distor- sión de su imagen corporal. Una curiosa diferencia de género es que las mujeres modifican más su estilo de alimentación en reuniones sociales. Por ejemplo, no comen en público y luego realizan el atracón cuando están solas en sus casas. Algunas sostienen que el comer una porción normal de comida no es propio de una dama o no es socialmente aceptado, por lo cual suelen, por ejemplo, comer antes de una cita para poder mantener una imagen socialmente aceptada. Los hombres demuestran menos sentimientos de culpa al comer en público. En definitiva los trastornos de la conducta alimentaria no son una epidemia en los varones, pero empiezan a no ser una rara excepción.