Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA EN LA MUERTE DE LEOPOLDO CALVO- SOTELO TESTIMONIOS DOMINGO 4 s 5 s 2008 ABC Esperanza Aguirre, a su llegada a la casa del ex presidente, en Pozuelo de Alarcón FRANCISCO SECO UN GRAN ESPAÑOL Sabino Fernández Campo pasó por el domicilio de Calvo- Sotelo EFE Esperanza Aguirre Gil de Biedma Presidenta de la Comunidad de Madrid La ex ministra de UCD Soledad Becerril también visitó a la familia EFE i el patriotismo es la disposición a sacrificar cualquier interés personal en favor del bien de ese conjunto de hombres y mujeres que comparten con nosotros un pasado y un futuro comunes, el primer pensamiento que se me viene a la cabeza al conocer la noticia de su muerte es el del patriotismo de Leopoldo Calvo- Sotelo. Huérfano desde muy pequeño, marcada su familia por la Guerra Civil, Leopoldo CalvoSotelo fue un extraordinario estudiante, primero de bachillerato- -siempre en Institutos públicos- y después en la Escuela S de Caminos, donde fue el número uno de su promoción. Esa brillantez intelectual y académica no le ha abandonado nunca y cuando decidió dar el paso y meterse en política en los años de la transición, fue una suerte contar con una personalidad de su profunda inteligencia, de su inmensa cultura y de su extraordinaria preparación. Y ahí es donde quiero resaltar su patriotismo, en ese momento en el que siendo un brillante ingeniero y hombre de empresa decide dar el paso y ponerse al servicio de unos ideales que tenía profundamente arraigados: la democratización de España, su europeización y la plena incorporación de nuestro país a Occidente, a sus valores y a sus instituciones. Unas ideas que compartimos muchos españoles que siempre le deberemos estar agradecidos por la valentía, la inteligencia y la perseverancia con que las defendió y con las que logró hacerlas realidad en medio de unas extraordinarias dificultades. Sus esfuerzos para que la transición llegara a buen término, para que España entrara en la entonces Comunidad Económica Europea y para integrar a España en la OTAN, símbolo esencial de nuestra plena integración en Occidente, yo voy a agradecérselos siempre. Como voy a agradecerle siempre el apoyo que personalmente me mostró cuando, desde el Ministerio de Educación, impulsé la fallida reforma del estudio de la Historia en la educación secundaria española. A estos sentimientos que expreso apresuradamente quiero añadir el recuerdo del cariño y la amistad que Leopoldo CalvoSotelo tenía con mi tío Ignacio Aguirre, al que nombró Secretario de Estado de Comunicación y Portavoz de su Gobierno. De entonces viene, además, el especial aprecio personal que todos en mi familia le teníamos. Enrique Sánchez de León Ex ministro de Sanidad UN POLÍTICO FINO eopoldo fue un político fino, de características hoy en desuso: mesurado, lacónico, respetable, con sentido del humor, relajado, con clara conciencia de estado y nada sectario. Accedió a la presidencia de UCD y del Gobierno en circunstancias muy difíci- L les, tanto en el manejo del partido como en las posibilidades de gobernación democrática. No tuvo ocasión de destacar en la gestión de sus dificultades, pero dejó impronta de su manera de entender la política: respeto para con el adversario, elegancia dialética, ética para priorizar tareas, ausencia de intereses bastardos o simplemente partidistas. Si tuviera que destacar una categoría personal suya, diría que tuvo una capacidad intelectual única para convertir la ironía en sarcasmo y lo grosero en delicadeza. Era un hombre sumamente inteligente y como todos las personas con esa característica su humor era de una fineza absoluta. Bernardino León, secretario general de Presidencia, preparó con la familia los funerales de Estado EFE