Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 s 5 s 2008 EN EL BICENTENARIO DEL DOS DE MAYO LA CELEBRACIÓN, EN LA CALLE MADRID 55 Las bandas madrileñas interpretaron las oberturas de Fanfarria Musical y 11.509 notas para 2001 músicos La Symphonie Mechanique de La Machine era el símbolo de la revolución industrial francesa da de españoles y La Symphonie Mechanique de La Machine, como símbolo de la incipiente revolución industrial francesa; Les Musiciens du Nil, procedentes de Egipto, que con sus notas crearon una atmósfera que recordó la procedencia, los vestuarios y costumbres de los Mamelucos; y los caballos de Menorca, que trazaron cabriolas llenas de riesgo mientras atravesaban el estrecho pasillo que cruzaba la plaza. El resultado, un nuevo llenazo hasta la bandera en un lugar donde habitualmente tampoco suele caber ni un alma más. Olga, de Las Palmas de Gran Canaria, se quejaba de la nueva ubicación. Para ella, estaba mejor organizado cuando se celebraba en la Plaza de Oriente. Allí veía mejor. No había tanta gente, claro que tampoco era el doscientos aniversario reconocía. Solo por eso lo merecía Muchos de los asistentes llevaban niños a hombros, que de otra manera y dada la multitud no hubieran podido ver. Era el caso de una vecina de Alcorcón, que se había traído un grupo de nueve. Hemos estado toda la semana preparando esto, viendo juntos la serie, contándoles la historia. Venían con ganas El plan, sin duda, era excepcional. Lo corroboraba Lourdes. Ella, no muy aficionada al arte masivo iba pese a todo por el tercer espectáculo y aún quedaba noche de ir a por más. Toda la semana preparándolo Los caballos de Menorca trazaron cabriolas llenas de riesgo mientras atravesaban el estrecho pasillo que cruzaba la plaza Batalla musical en la Plaza Mayor Doscientos años después, el combate entre madrileños, franceses y egipcios se libró con notas musicales que salían de instrumentos de percusión y de metal s El enemigo era ayer vecino y amigo POR CARLOTA FOMINAYA FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Las notas musicales fueron ayer en la Plaza de la Villa las armas con las que el pueblo madrileño se enfrentó a los franceses. Doscientos años después, y bajo un sol de justicia, trescientos músicos dieron la batalla con sus instrumentos de percusión y metal. El enemigo es hoy vecino y amigo aseguró la narradora, Gloria Muñoz, desde el balcón del Ayuntamiento. El batallón estaba formado por músicos pertenecientes a bandas de Alcalá de Henares, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Meco, Pinto y Valdemoro, entre otros municipios, coordinadas por la Federación Regional de Sociedades Musicales de la Comunidad de Madrid, y bandas de Toledo, y contaban con la colaboración de la Banda La Alianza de Vinarós, y la Banda Primitiva de Alcoy. Juntos, y dirigidos también desde la balconada del consistorio por José Ramón Renovell, interpretaron las oberturas de Fanfarria Musical y 11.509 notas para 2001 músicos, compuestas por Carles Santos- -que había cedido su obra para celebrar este aniversario tan especial- El peculiar batallón fue aplaudido por gentes llegadas de todo el mundo. Unos escoceses recién aterrizados en Madrid para pasar el puente se habían visto sorprendidos por el espectáculo. Esto no lo tenemos en Escocia reconocían. A su lado, una familia de Vicálvaro aseguraba que a pesar del puente tampoco se esperaba a tanta gente. Están aquí todos Y la gran mayoría, como un divertido grupo de señoras capitaneadas por una castiza nacida en la Cava Baja, marchaba alegre y bailona tras los músicos. Porque la banda se dirigía después a la Puerta del Sol y de ahí a la Plaza Mayor, donde se iba a librar el mortal combate contra las tropas francesas. Allí tuvo lugar, con puntualidad británica, y bajo el cuadro de Goya que da testimonio de los hechos acaecidos en aquel dos de mayo de 1808, La carga de los mamelucos la batalla musical, en esta ocasión narrada por el actor Juan Echanove. La contienda se libró aquí bajo un monumental trabajo interpretado entre la ban-