Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 5 08 TENDENCIAS Vistas al Tíbet Por 40 euros la noche, once habitaciones decoradas con motivos típicos del Tíbet y una terraza con vistas al imponente Himalaya, Chonor House aloja a las celebridades que acuden a la estación de montaña de McLeod Ganj atraídas por el misticismo budista TEXTO Y FOTOS: PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL A DHARAMSALA (INDIA) El refugio de Richard Gere sas, una princesa china y otra de Nepal. Bajo su mandato se construyó en Lhasa el emblemático templo de Jokhang, al que peregrinan los fieles para rezar en la kora o circuito que lo rodea. El rey Songtsen Gampo está representando con una figura en una vitrina de la suite junto al monarca Trisong Detsen (790 y 844) quien conquistó Chang an, la capital china de aquel entonces, y a Tri Relbachen, que fundó más de treinta monasterios entre los años 806 y 836. El mobiliario de la suite tiene esculpidos ocho símbolos de la suerte. Pero, sin duda, la habitación más codiciada es la Kham, ya que en ella suele alojarse Richard Gere en sus escapadas a Dharamsala. Dotada con dos camas y terraza, homenajea a uno de los territorios del Tíbet histórico, dividido hoy entre las provincias chinas de Sichuan y Yunnan. En esta habitación resaltan, además de sus alfombras estampadas con forma de tigre, los bonitos cuadros con C ada vez que el famoso Richard Gere, budista desde hace años, viaja a la India para visitar a su amigo el Dalai Lama en su exilio de Dharamsala, se aloja en Chonor House, un coqueto hotel con magníficas vistas al sobrecogedor Himalaya. Alejado del frenesí de Hollywood, el apuesto actor disfruta de la paz espiritual en este idílico paraje natural de McLeod Ganj, una estación de montaña levantada por los ingleses durante los tiempos de la dominación colonial, que cada año recibe a miles de turistas, peregrinos y refugiados tibetanos que acuden atraídos por su espiritualidad y por ser la residencia del Dalai Lama. Un verdadero lujo... pero al alcance de cualquiera por el módico precio que cuesta alojarse en Chonor House. En este establecimiento, regentado por la fundación del Instituto Norbulingka cuyo objetivo es preservar la cultura tibetana, cada una de sus once habitaciones, incluyendo una suite, vale unas 2.500 rupias (unos 40 euros) lo que supone una ganga en un país como la India, donde los hoteles de lujo de las grandes ciudades cobran, como mínimo, 200 euros la noche por la escasa oferta disponible. Chonor House, que abrió sus puertas en 1993 y posteriormente amplió sus instalaciones, no tiene nada que envidiarle a dichos establecimientos porque todas sus estancias, diferenciadas temáticamente, están bellamente decoradas con motivos tibetanos y disponen de muebles típicos de dicha región. Destaca la suite Songtsen, bautizada así en honor del poderoso rey que, entre los años 617 y 698, introdujo el budismo indio en el Tíbet con la ayuda de sus dos espo- De habitación en habitación Un rincón de la Suite Songtsen. A la izquierda, detalle de la suite Kham, que ocupa habitualmente el actor Richard Gere