Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 5 08 TENDENCIAS Francesco Minoli (Turín 1953) es abogado de profesión. Su llegada a Pomellato, en el año 1999, se produjo tras una larga trayectoria dentro del mundo empresarial, donde había desempeñado cargos de alta responsabilidad y dirección en varias empresas, entre ellas ABN Amro. Desde que se hizo cargo de la firma joyera italiana, la empresa ha duplicado la facturación y los beneficios Francesco Minoli CONSEJERO DELEGADO DE POMELLATO Somos fieles a la idea joya prêt- à- porter TEXTO: PATRICIA ESPINOSA DE LOS MONTEROS FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ Piezas emblemáticas Los colgantes Re y Regina, inspirados en Alicia en el País de las Maravillas o Mora, un anillo como para comérselo, son algunas de las ya míticas piezas de Pomellato, que revolucionó cadenas, anillos, pulseras y pendientes con grandes piedras a todo color. Colgantes Re y Regina (arriba) y anillo Mora (años 70) La firma nació en los sesenta, como los Beatles o la minifalda y, como ellos, con el espíritu y el empuje de la década más revolucionaria del siglo XX. La idea, su idea, fue introducir el concepto del prêt- à- porter en el sacrosanto campo de la joyería, con piezas artesanales pero realizadas en serie para poderlas llevar desde la mañana a la noche, línea que se confirmó cuando, para celebrar sus cuarenta jóvenes años, en 2007 Pomellato lanza la línea Pom Pom. Sentado en uno de los bancos del jardín del hotel Santo Mauro, tras haber presentado la nueva colección de este año, Francesco Minoli, consejero delegado de la firma, nos cuenta los propósitos de esta ya veterana empresa. Pom Pom es una colección aniversario y hay varias razones que explican su nacimiento: la primera, comunicar que Pomellato, una marca famosa en el mundo por sus piezas de joyería prêt- à- porter, es capaz también de hacer piezas de alta costura. Otra de las razones es mimar a nuestros clientes ofreciéndoles un producto exclusivo en piezas que no se van a repetir. Y por último, y muy importante, la búsqueda del lujo, a través del I+ D. Y con esa filosofía investigar y desarrollar técnicas nuevas con materiales nuevos ¿Cuáles fueron la grandes innovaciones de los sesenta que ustedes introdujeron? -Debo decir que, obviamente, siendo una firma creativa está en continua evolución y lo que se hace hoy no tiene nada que ver con lo que hicimos en los 60, pero seguramente sí que mantenemos las técnicas y la filosofía. En los años 60 el señor Rabolini, sociofundador de Pomellato, inventó el concepto del prêt- à- porter de la joya, entendiendo por tal un producto para llevar desde la mañana hasta la tarde y que no condiciona el modo de vestir de la mujer. Este concepto era muy innova- dor, pues la joyería es tradición y en en este caso se hacía evolucionar la joya con el nuevo mundo de la mujer. Ahí está la base de la primera idea del fundador y que pervive hoy. En lo que se refiere a las piezas, nunca paramos de crear y de cambiar nuestro catálogo, pero sin duda por las que se hizo famosa esta firma fue por las cadenas, tanto en brazalete como en collares, y que identificaron el producto Pomellato. Hoy se siguen manteniendo en taller. -Tamaños XL, mucho color, sentido del humor; ¿podemos decir que Pomellato desdramatizó la joyería? -Absolutamente, sí. El concepto es justamente cambiar la idea de la joya y pasar a considerarla como un accesorio, el más bello y costoso, por supuesto, pero que se puede llevar constantemente. ¿Cómo ha respondido el cliente a la línea de alta gama? -En las joyas de alta gama, como puede ser la línea Pom Pom, hemos conseguido mantener ese toque de diversión y de frivolidad, entre comillas, que ya es una característica en nuestras coleccio- Sortija Luna (cuarzo, aguamarina y calcedonia) y cadena Victoria, en azabache y oro rosa Cadena Capri en oro rosa, crisopasa y cristal de roca nes, pues, de alguna manera, el propósito es ampliar ese toque de ironía y que se transmitan a las piezas de la línea alta. Por ejemplo, en las piezas de Pom Pom se aprecian materiales que no se suelen utilizar en joyería tradicional, como el diamante plano, un diamante sin facetar que parece cristal puro, pero es diamante. Y nuestro empeño no es sólo hacer piezas muy costosas por las piedras que utilizamos, sino algo interesante desde el punto de vista de su construcción. Yo diría más, nos gusta que los materiales estén al servicio de la creatividad y no la creatividad al servicio de una piedra o de los materiales, aunque cuando haya un piedra importante por supuesto que se tiene en cuenta, pero siempre prevalecerá la técnica respecto a la piedra. ¿Qué si materiales nuevos En nuestras joyas de alta gama hemos procurado mantener ese toque de ironía que nos caracteriza. Por ejemplo, con materiales inusuales, como el diamante plano