Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3- -5- -2008 Apoyo del Gobierno vasco a ANV tras ser encarcelada la alcaldesa de Mondragón 15 Una pitada para Zapatero El presidente del Gobierno escuchó gritos de fuera, fuera en Móstoles y recibió una sonora pitada a la salida de la casa consistorial s Rajoy marcó distancias con consejeros de Aguirre B. T. A. M. -F. MÓSTOLES. El ambiente alegre y festivo que ayer vivió Móstoles sólo se vio teñido de protestas al paso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. La primera vez fue nada más llegar a la plaza del Pradillo, donde miles de personas aguardaban la llegada de la Familia Real y de las autoridades. Al bajarse del coche, el jefe del Ejecutivo descubrió que levantaba pasiones enfrentadas. Mientras un grupo coreaba el consabido presidente, presidente otro trataba de imponer el grito de fuera, fuera Después, en la plaza del Ayuntamiento, el presidente del Gobierno, que salió solo del edificio consistorial y antes de que lo hiciese la Familia Real, provocó una inmensa pitada por parte del público. A renglón seguido, ya en el Centro de Arte Contemporáneo, el jefe del Ejecutivo pudo escuchar otra vez gritos de Zapatero, Zapatero con lo que su experiencia en este municipio madrileño no pasó de agridulce. La reacción del presidente del Gobierno, cuando se le increpó sonoramente- -tanto en los dos primeros actos de calle como en el último de la jornada, cuando se inauguró el Monumento a la Libertad en Móstoles Sur- -fue la de refugiarse en un gesto ensimismado o en la conversación con el presidente del Senado, Javier Rojo, que le sirvió de escudo protector. Nada que ver la respuesta de los mostoleños ante la presencia del jefe del Ejecutivo con el amable recibimiento que brindó esta ciudad- -la segunda más grande de la Comunidad madrileña- -al líder del PP, Mariano Rajoy, y a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, que, con paso firme, aprovechó la ocasión para acercarse a saludar a las personas concentradas tras las vallas para ver a la Familia Real. Tras el armisticio de la mañana en la Puerta del Sol, donde los dirigentes del PP sellaron la paz (al menos la de las apariencias) tras el gesto conciliador de Mariano Rajoy de acudir, después de haber anunciado en un primer momento que no iría a la tradicional recepción en la que la anfitriona es Esperanza Aguirre, los primeros espadas de la calle Génova siguieron guardando las formas en el solemne acto de la tarde, aunque no pudieron evitar que fuera fácil leer el lenguaje gestual de algunos de ellos. El del propio Rajoy, por ejemplo, quien cuando llegó a la tribuna de invitados para el homenaje a los alcaldes de Móstoles marcó distancias con algunos peones de confianza de Aguirre, como sus vicepresidentes Ignacio González y Alfredo Prada, y el consejero de Presidencia, Francisco Granados. Así, el líder del PP, precedido al acomodarse en la tribuna por su portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría, se enfrascó en una larga charla con la presidenta de la Asamblea de Madrid, Elvira Rodríguez, y con el embajador de Francia, por lo que sólo intercambió los saludos de rigor con otros miembros del Ejecutivo autonómico madrileño como Javier Fernández- Lasquetty o Santiago Fisas, el consejero de Cultura, quien se mostró muy sonriente y distendido. Otra de las preguntas en el aire, que se oyó a no pocos ciudadanos fue la de ¿dónde está Ruiz Gallardón? a quien no correspondía ningún papel institucional fuera de su término municipal, pero que quizá en otras circunstancias habría asistido. Muchos asistentes repararon también en la ausencia de José Bono, el presidente del Congreso, que dejó un hueco llamativo en la fila de representantes de las altas instituciones del Estado y que se hubiera sentido más a sus anchas que Zapatero en un acto de exaltación patriótica. JULIÁN DE DOMINGO Los Príncipes de Asturias, durante los actos celebrados ayer en Móstoles sar de los periodos oscuros Dos siglos al cabo de los cuales, de la mano de la Corona, han prevalecido los mejores propósitos de quienes nos precedieron, la realidad de una Constitución estable que ordena y protege nuestra convivencia, una idea moderna de España concebida como una sociedad de ciudadanos libres e iguales manifestó. En su opinión, los españoles celebran hoy el hecho de poder transmitir a las futuras generaciones algo más que la memoria dramática de aquellos días difíciles de 1808, y ahora los españoles sabemos quiénes somos, a dónde vamos y a qué aspiramos Después de afirmar que estamos defendiendo la EFE como legítimos poseedores de la soberanía nacional Después de recibir la medalla de honor de esta localidad, el Monarca quiso constatar con orgullo, la realidad de la España que hoy juntos hemos construido. Una España moderna, libre, democrática, unida, plural y diversa, basada en los conceptos de justicia, igualdad y solidaridad, que asegura nuestra Constitución En el acto también intervino Rodríguez Zapatero, pero no para recordar la gesta histórica, pues vino a decir que las tradiciones se construyen y reconstruyen y pueden acabar siendo elucubraciones sobre la memoria Lo que sí dejo claro fue su idea de España, concebida como una asociación de ciudadanos libres e iguales y del patrotismo. Frente a la retórica que calle a la razón dijo que nuestro patriotismo es un principio de solidaridad En su opinión, es el afecto a quienes nos rodean, el respeto a quienes nos precedieron y el compromiso con quienes vendrán. Es el aprecio de nuestra convivencia y la satisfacción de compartir propósitos El presidente del Gobierno destacó los avances hacia la modernidad que ha dado España en los últimos 200 años, a pe- El Monarca recordó el derecho inalienable de los españoles a trazar por sí mismos el presente y devenir de España Miles de mostoleños ofrecieron una cálida acogida a los Reyes paz en muchos lugares del mundo manifestó que celebramos el Dos de Mayo conciliados con lo que somos e invitó a proyectar la historia hacia el futuro Esperanza Aguirre, por su parte, recordó el bando histórico de los alcaldes de Móstoles, que fue un aldabonazo en la conciencia de todos los españoles e instó a que siga siéndolo para que nadie olvide que defender la libertad de la patria es la mejor manera de defender la libertad de todos los españoles La presidenta de la Comunidad afirmó que el sentimiento de pertenecer a una Nación ya existía en 1808 y si el pueblo se levantó contra el invasor fue porque los españoles ya tenían en sus conciencias y en sus corazones la certeza de que formaban parte de una gran nación, en la que hundían sus raíces y de las que extraían una cultura, unos valores y unas creencias comunes Tras las intervenciones, la Familia Real inauguró el monumento a La Libertad, situado en la plaza del Sol, y el Centro de Arte Contemporáneo Dos de Mayo. Sólo saludos de rigor Rojo, escudo protector ABC. es Especial sobre el Bicentenario del 2 de Mayo en www. abc. es