Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN SÁBADO 3 s 5 s 2008 ABC POSTALES DOSCIENTOS AÑOS DESPUÉS UANDO se cumplen los dos siglos del alzacelona no se parecía en nada a la de las ciudades de miento del pueblo español contra los invasoprovincias. Iguales diferencias se apreciaban enres, nada más oportuno que reflexionar en tre el norte y el sur, entre la costa y el interior, entre qué ha devenido aquel país y aquel pueblo. Enconlos jóvenes y los viejos, entre los obreros y los oficitrándonos con una inquietante paradoja: se busnistas, entre los funcionarios y los profesionales lican rasgos diferenciales por todas las esquibres, entre los hombres y las mujeres, cada nas de esta España descentralizada. Pero cual en su órbita, que podían tocarse tangenlos españoles nos parecemos más que nunca cialmente, pero nunca intercambiarse. en nuestra larga y agitada historia. Todas estas diferencias, si no se han eliEl concepto España plural con el que minado, van camino de ello. Hoy se vive en se nos llena la boca es equívoco. Es verdad el campo tan bien como en la ciudad, y en las que los centros de poder se han multiplicaciudades pequeñas, mejor que en las grando. Pero en el resto, la homogeneidad crece des. Se borran también las diferencias de inJOSÉ MARÍA imparablemente. Quienes nacimos hace dumentaria, excepto en los lugares de trabaCARRASCAL más de setenta años sí que conocimos una jo, pero llega luego el domingo, y todos vestiEspaña plural, aunque mucho más pobre, pemos lo mismo, sin protocolo alguno. Aquenosa y triste en bastantes aspectos. Pero en diversilla diferencia entre el sombrero y la boina que aldad le daba cien vueltas a ésta. Había, en primer lucanzaba el grado de clase social y de filiación polítigar, la España de la ciudad y la del campo, completaca, ha desaparecido. Como empieza a desaparecer mente distintas, e incluso la vida en Madrid y Barla de llevar corbata o no llevarla, e incluso la de lle- C var o no pantalones, una vez que las mujeres los han adoptado. Lo que ha traído esta homogeneización es, por una parte, el multiplicarse de las comunicaciones, que han roto las barreras montañosas que separaban las distintas regiones españolas y, por la otra, la televisión que permite ver en directo lo que ocurre en el otro extremo. Conocí tiempos en los que el cruce de los puertos de acceso a Galicia podía llevar horas y en que los trenes Barcelona- Madrid tardaban veinte cuatro. Las autovías están reduciendo drásticamente esas distancias y el AVE prácticamente las elimina. Mientras en los pueblos más remotos se ve cada noche como se viste, se habla, se piensa, se festeja o se maldice en las grandes urbes. Pudiéndose imitar o no, según el gusto de cada uno o una. Pero que nos parecemos cada vez más, no ofrece lugar a dudas. Pese a ello, los españoles seguimos empeñados en diferenciarnos. Ahí tienen el Tribunal Constitucional otorgando a Cataluña el sobrenombre de nación. ¡Menuda forma de celebrar el 2 de mayo y de interpretar la Constitución! Claro que, a la postre, todos somos españoles. Y cada vez más. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Trabajar por el bien del pueblo Mientras España celebra el bicentenario de la independencia de nuestra nación del poder de las tropas napoleónicas, Carod Rovira emplea los dineros públicos para exportar la idea de nación catalana. No les importa el paro, pasan por encima de la crisis casi sin rozarla, no les importuna la inflación, ni la debacle urbanística que estamos padeciendo; no, sólo les importa que todos conozcan que Cataluña es una nación. Tenga usted políticos para esto, oiga. Me pregunto si les quitará el sueño esta noble aspiración a quienes no tienen lentejas que poner a la mesa, o a quienes a base de euríbor deben reinventarse la financiación de sus hipotecas. Los políticos no tienen que fantasear, ingeniando nuevos quehaceres para justificar el cargo que ocupan; deben, por el contrario, administrar el poder otorgado por el pueblo, juiciosamente por y para el provecho del bien común y el bienestar de todos los ciudadanos. María de Sort Correo electrónico quien los estadounidenses admiramos por su trayectoria durante el tránsito de vuestro país a la democracia Tenemos un presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que salvo en León, en Venezuela y Bolivia, no le conoce ni el Tato porque, entre otras cosas, siempre que puede, evita los encuentros internacionales, en los que se aburre soberanamente. En cambio, uno puede ir de China a Perú y de Argelia a Canadá y todos conocen al Rey, a quien reconocen como un dignísimo representante de nuestro país, cuyo trabajo consiste no solo en reinar, como algunos pretenden atribuirle, pensando posiblemente en Enrique VIII, sino en servir. Para servir, y como solía decir un prestigioso humanista, hace falta valer para ser capaz de servir, y el Rey lo sabe bien. Ésta, y no otra, es la razón por la que debemos gratitud y respeto a nuestro Monarca, por la gran labor que, como embajador de España, hace alrededor del mundo. Sí, al Rey lo conoce todo el mundo; a Zapatero, en León y sus pueblos aledaños. Teresa Melgarejo Madrid Asignatura discutible El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha vuelto a dar la razón a unos padres que no quieren que se adoctrine políticamente a sus hijos en el colegio. Por primera vez, un Tribunal entra a valorar los contenidos oficiales de la asignatura y estima que está acreditado el intento de introducir a nuestros hijos en la discutible ideología de género por la vía de la imposición. No se pretenden juzgar los pensamientos de nadie, pero en el momento que se siembran dudas sobre el sexo biológico, a través de usos lingüísticos como el género, o se estima la influencia del ambiente en el perfil sexual se abre una vía en la que no todos estamos de acuerdo. Además de la ideología de género, hay muchos padres que no admitimos tampoco el positivismo legal, según el cual las leyes desestiman la libertad ideológica individual; ni el relativismo moral, por el que desaparecen las convicciones sólidas para dar paso a una moral cambiante con el partido político que gane las elecciones. Los padres no pararemos hasta que se suprima la asignatura, se haga voluntaria, o se retiren los contenidos moralizantes. José Luis Amat Granada Juan Alberto Belloch, respecto a la presencia de un crucifijo en el salón de plenos del Ayuntamiento. Considero que es una muestra muy clara de lo que significa la verdadera aconfesionalidad, y cómo ésta no entra en contradicción en absoluto con los sentimientos y tradiciones de un pueblo y las manifestaciones artísticas que constituyen el patrimonio común de todos. Mi más sincera felicitación al alcalde. Pilar Serna Teruel Sin tregua Una vez más ETA se ha hecho notar, de la forma que sabe, colocando bombas que ha hecho explosionar en el País Vasco, coincidiendo con el Día del Trabajo y horas después de que la Audiencia Nacional ordenara el ingreso en prisión de la alcaldesa de Mondragón. ETA no da tregua y continúa sembrando el terror, haciendo derramar sangre inocente por todo el territorio nacional. Mientras tanto, ANV su bra, zo político, no termina de sucumbir, gracias a la pasividad de un Gobierno que, en su ambigüedad, permite que siga vivo. Patricia Lemóniz Correo electrónico Hace falta valer para servir ¿Quién es Zapatero? Es la pregunta de me hizo mi cuñada, norteamericana, texana, además de empresaria de una de las compañías de petróleo más importantes de Texas. De España conocemos bien al Rey, a Como aragonesa, me congratulo al ver la defensa que desde el simple sentido común ha realizado el alcalde de Zaragoza, Sentimientos y tradiciones La Comunidad Valenciana es hoy un modelo de crecimiento. Esta comunidad, hoy próspera, en su día apostó por los retos de futuro; invirtió con encomiable sentido común en investigación y desarrollo y estos días se puede decir que es uno de los rincones de España más próspero y del que podemos sentirnos orgullosos. Valencia además posee una climatología envidiable; tierra costera, bañada por un sol que prende e ilumina con brillante colorido sus huertos de naranjas y limones. Valencia tiene el color y el calor del turismo sano e inteligente; gente que se desplaza, desde cualquier punto de nuestra geografía, para disfrutar de su gastronomía y de sus gentes, acogedoramente cálidas. Ojalá tomemos todos ejemplo de ese resurgir, camino del progreso, que a pasos cortos pero firmes, está convirtiendo a esta comunidad en una de las punteras y referentes de España. Carmen de Liniers Correo electrónico Valencia, una gran ciudad