Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente VIERNES 2- -5- -2008 ABC Impresionante aspecto de la casa que el multimillonario Paul Allen ha prestado a la pareja de actores mientras dure su retiro en la Costa Azul AFP Pitt y Jolie: lujo a toda costa (Azul) La pareja ha aterrizado con sus hijos en una localidad de la bella costa francesa. Mientras llegan los gemelos que al parecer espera Angelina, se alojan en una mansión de Paul Allen, cofundador con Bill Gates de Microsoft POR MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Ya se sabe, la caridad bien entendida empieza por uno mismo. Y eso vale tanto en Argamasilla de Alba como en Hollywood. Y también, evidentemente, en la Costa Azul, y en primera línea de playa, a uno de cuyos rincones más bellos, Saint Jean Cap Ferrat, acaba de llegar, en jet privado, lo de bajo coste lo dejan para los demás, la pareja más famosa y solidaria del mundo: Angelina Jolie y Brad Pitt. Los actores se van a alojar en la solución habitacional que aparece sobre estas líneas, propiedad de otro alma caritativa, Paul Allen, cofundador con Bill Gates de la empresa Microsoft, según informa el semanario People Por supuesto, Pitt y Jolie no han viajado solos. Les acompañan dos niñeras y tres guardaespaldas. Ah, claro, y los niños: Maddox, Pax Thien, Zahara Marley y Shiloh Nouvel. Y los dos que parece que vienen en camino, que a juzgar por el paritorio (aunque se cree que Angelina dará a luz en Marsella) no vendrán con un pan debajo del brazo, sino con la tahona entera. De paso, la pareja se acercará por Cannes, donde el próximo día 14 empieza el festival de cine, en el que Angelina debería promocionar dos películas, el filme animado Kung Fu Panda y The Changeling en la que ha trabajado a las órdenes de Clint Eastwood. Algunos pensarán que los astros de Hollywood viven a Dios (el de las causas benéficas) rogando y con el mazo (del lujo) dando, pero quien esté libre de pecado que tire la primera piedra o la primera foto, aunque también se cuenta que la mansión está situada y guarecida a prueba de paparazzi. Sabido es también que una cosa es predicar y otra dar trigo, y los dos actores lo mismo se gastan un pico en la Costa Azul que luego se les ablanda el corazoncito y le meten una buena inyección monetaria a la fudación que lleva su nombre, dedicada al trabajo a favor de los refugiados de Sudán. Por otra parte, y suponiendo que Brad y Angelina se aburran, que ya es mucho suponer, Mr. Allen también se ha comprometido a dejarle a la pareja las llaves de su yate, Octopus que, aunque signifique pulpo, no significa, valga la tentacular redundancia, que el señor Allen le eche mano (o tentáculo) a todo lo que le rodea. El yate tampoco entra, no se apresuren, en las promociones de la Sociedad Pública de Alquiler, porque lo de las trece suites del barco no cuela para un mileurista. La felicidad debe ser algo parecido a esto. Levantarse una mañana y decir, ¿qué, te hace un mesecito en la Costa Azul? Mejor plan que zamparse tres horas de atasco camino de Cullera sí que parece. La pareja está a punto de aumentar su ya numerosa familia AFP