Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID VIERNES 2 s 5 s 2008 ABC Todo sobre los bancos del tiempo Hay seis: están en los Centros de Atención a la Familia (CAF) de Ciudad Lineal, Centro, Latina, Puente de Vallecas, Retiro y Chamartín. Los seis dan cobertura a los 21 distritos. Comenzaron hace un año de la mano de la Concejalía de Servicios Sociales, que dirige Concepción Dancausa. Objetivo: fomentar las relaciones, la confianza y el apoyo entre ciudadanos a través de intercambios personales o grupales sobre necesidades e intereses de la vida cotidiana. Socios: Hay 184, el 80 de ellos mujeres. El 86,5 son españoles de entre 35 y 44 años (29 y de entre 25 a 34 (27 Perfil: El 54 tiene estudios universitarios y siete de cada diez, empleo. Acceso: hay que acudir a los CAF y concertar una entrevista en donde el responsable del banco explica los requisitos. Dos socios del banco del tiempo, intercambiando servicios. Paulino está reparando el ordenador a Francisca A Francisca le han dado clases de tai- chi y le han planchado a cambio de un taller de inteligencia emocional Una cadena de favores ¿Quiere regalar unas horas a los demás con lo que mejor sabe hacer? Las ofertas dependen de lo que usted y otros como usted decidan. Recibirá el favor cuando lo necesite. Así son los bancos del tiempo POR M. J. ÁLVAREZ FOTO JULIÁN DE DOMINGO MADRID. A Francisca se le ha estropeado el ratón. No puede usar el ordenador y lleva unos días sintiéndose minusválida, como si le hubieran amputado de golpe y porrazo algo que se le antoja como imprescindible. Son las seis de la tarde y está esperando a Paulino, un manitas de la informática. Ambos son socios del banco del tiempo, una particular cadena de favores que consiste, únicamente, en regalar tu tiempo a alguien ofreciéndole lo que mejor sepas hacer. Y, al mismo tiempo, te permite recibir después algo que tú necesites, como contrapartida. Es un intercambio. Esta especie de trueque no busca nada material a cambio, ni mucho menos dinero. Es gratuito y voluntario. Fomenta la solidaridad, la participación y la colaboración, algo que escasea en los tiempos que corren explica Francisca del Pino, socióloga, experta en psicología social, que lleva un año implicada en esta historia. Desde que comenzó a funcionar en Madrid. Pasear perros, hacer recados, gestiones, planchar, cocinar, dar masajes, practicar conversaciones en lenguas extranjeras, leer para otros, acompañar a ancianos, asesoramiento jurídico, pequeñas chapucillas domésticas, hacer de taxista para llevar o traer a alguien al aeropuerto... Las ofertas dependen de las habilidades de los socios y se actualizan en la base de datos del banco del tiempo cada mes. Paulino Barreales, inspector municipal de Vivienda, se acaba de hacer socio delbanco del tiempo en el Centro de Apoyo a las Familias (CAF) Me enteré de su existencia por mi mujer. Me resultaba una iniciativa muy curiosa, pero me parecía difícil participar en ella por falta de tiempo. Sin embargo, como ocurre cuando quieres hacer algo de verdad, si quieres, puedes El banco del tiempo es una iniciativa municipal, incluida en el Plan de Apoyo a la Familia, y se ofrece en los seis centros del mismo nombre que existen en la capital. Yo voy al de Ciudad Lineal. Ofrezco informática básica y presentaciones en power point y necesito algún ñapas que me haga algún arreglillo puntual de electricidad y clases de inglés. He acumulado ya cinco horas indica Paulino. Alude a las que ha regalado a los demás. Todas ellas relacionadas con su especialidad: la informática. Por el hecho de hacerse socio se acumulan dos horas en su saldo; a partir de las 15 comienza la devolución de los favores. Tiene que haber un equilibrio entra dar y recibir para que el reparto de tiempo y favores sea equitativo entre ambas partes añade Francisca. Ella ha impartido durante cuatro sábados (2,5 horas cada día) un taller de inteligencia emocional y, a particulares, apoyo psicológico y técnicas de estudio a adolescentes. A cambio, le han dado clases de tai- chi y le han planchado. Paulino ha tardado 2,5 horas en arreglar el ordenador de Francisca. Tenía roto el router y un puerto USB Esta especie de hoy por ti y mañana por mí tiene ya casi 200 socios. No está nada mal para tan sólo un año de existencia, en el que el boca oreja está siendo fundamental. Esta tarde voy a casa de una chica a la que no conozco. Pero este sistema está bien regulado. En el banco tienen todos los datos de cada uno. No puedes meter a cualquiera en tu casa agrega Paulino. De ahí que ninguno de sus clientes sean extraños. Nos tratamos como si fuésemos amigos y te esfuerzas igual que si lo hicieras para ti o para alguien que aprecias. Se trata de ayudar por el mero hecho de hacerlo. A mí no me cuesta nada y si, además, haces un favor a alguien y otro te lo hace a ti, mejor que mejor. ¡Es un inventazo! recalca Paulino. Doscientos socios Impulsa la generosidad y la confianza en los demás Al margen del ahorro económico, los beneficios que conlleva formar parte de los bancos del tiempo son numerosos, según los socios de este peculiar mercado. Te sientes útil, conoces a mucha gente desconocida en principio, con la que se crea un vínculo especial de apoyo mutuo e incondicional por la necesidad de colaborar e intercambiar servicios en un contexto no tan mercantilista, algo inusual en esta época indica Francisca del Pino. Te ayuda a creer en el ser humano y a dar más valor a lo que tú ofreces o regalas al otro. Y, curiosamente, a medida que tú recibes cualquier servicio, tienes la necesidad imperiosa de devolverlo, de dar tú a los demás agrega. Está claro que cuando tienes la oportunidad de ser generoso lo eres sin tanto adulteramiento como existe en la actualidad añade. ¿Nota alguna diferencia respecto a su trabajo remunerado? Francisca dice que sí. Intentas dar también lo mejor de ti, pero sin la exigencia de responder a las expectativas, más relajada y tranquila Más información en el apartado de servicios sociales de atención a menores y familias de www. munimadrid. es