Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2- -5- -2008 MADRID www. abc. es madrid 45 La espectacular copia de La maja desnuda sale del Museo del Prado ante cientos de personas para pasear por las calles. Al fondo, el alcalde con capa y bastón de mando El paseo más popular de Goya Seis reproducciones de otros tantos cuadros del pintor aragonés Francisco de Goya sorprendieron ayer a miles de madrileños, que se los toparon por las calles más céntricas de la ciudad, como un museo móvil POR SARA MEDIALDEA FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Doscientos años después del levantamiento del pueblo de Madrid contra las tropas francesas, la capital y la región celebran hoy, con todos los honores, un día para la historia. Al margen de los actos institucionales, que bajo la presidencia de los Reyes y con la presencia de la Familia Real casi en pleno se celebran en Móstoles, la capital tiene programados una decena larga de actividades. Para refrescar las memorias, ayer, seis reproducciones de los goyas más conocidos salieron de paseo por las calles de la capital. El espectáculo, 6 Goyas 6 organizado por el área de Las Artes, de Alicia Moreno, llenó de magia en la soleada tarde madrileña las puertas del Museo del Prado. Desde allí, y amenizados con el humor y la música de la compañía francesa Les Grooms, cientos de madrileños, con banderitas de España en las manos, presenciaron la llegada de Francisco de Goya y Lucientes- -que encarnaba el actor Carlos Canut- en una preciosa calesa. El artista esperó al alcalde, al que pudo verse por primera vez desde que llegó al cargo en 2003 ataviado con los atributos de regidor: el collar, la vara de mando, una capa española y el fajín de alcalde- -que, por cierto, dijo Ruiz- Gallardón, está hecho a la medida de mi antecesor y me queda muy ancho Ante la puerta de Velázquez, los músicos se postraron en el suelo para que sus sufridos cuerpos galos sirvieran de alfombra a los dos personajes. Pero el alcalde, tras unos segundos de desconcierto, optó por esquivarlos: Mejor que pisotear a los franceses, señor Goya, vayamos usted por la derecha y yo por la izquierda Los cuadros- -reproducciones de los originales- -fueron saliendo del Prado uno por uno, entre repetidas peticiones del artista aragonés- cuídemelos mucho que incluso hizo firmar un documento al alcalde comprometiéndose a devolverlos, sanos y salvos, el día 3 tras el Bicentenario. La carga de los mamelucos Los fusilamientos del 3 Derecha e izquierda de mayo las majas vestida y desnuda, La familia de Carlos IV y la Reina María Luisa a caballo fueron transportados, montados en cuatro camiones y paseados por las principales calles de la ciudad: Gran Vía, plaza de España, Ferraz, Bailén, plazas de Oriente y Mayor, Sol, Alcalá y Cibeles. A su paso, los paseantes- -alertados de que algo pasaba por el repentino corte de tráfico- -iban del asombro a la sonrisa. ¡Mira, la maja! este cuadro, especialmente en su versión sin ropa, era sin duda el más conocido. Cuando Goya explicó que, según se dice, representaba a la Duquesa de Alba, alguien gritó: Pues no se parece en nada La Reina María Luisa no resultó tan popular: Yo creo que es María Antonieta decía un caballero. Dos jóvenes, a su lado, no salían de su asombro. Es una copia, ¿no? Los papás más pacientes iban contando a sus niños la historia que representaban aquellos cuadros, y el acto que se conmemoraba: Es que el pueblo de Madrid se levantó contra los franceses ¿Porque eran malos? repreguntaba la chiquilla. Compromiso del padre, y vuelta a empezar con la historia. Ruiz- Gallardón alabó al pintor, duro de oído y dulce de manos que hace 200 años supo identificar el sentimiento de toda España para dejar de ser súbditos, convertirnos en ciudadanos y empezar a ser una nación Dejó a Goya el papel de alcalde efectivo de la ciudad por dos días- -ayer y hoy- -y recordó- -oportunamente- -que empieza la fiesta y no es momento de disputas Una espontánea Adila Carle, cantó la Casta Diva de la ópera Norma de Bellini. Y el alcalde se marchó con Goya, en calesa, por el paseo del Prado.