Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 s 5 s 2008 Elecciones municipales en Inglaterra y Gales INTERNACIONAL 33 Batalla de excéntricos en Londres Esta mañana comienza el recuento de los votos a la alcaldía de la City para la tarde se espera la proclamación del vencedor s El BNP, de extrema derecha, confía en poder entrar por la mínima en el ayuntamiento de la capital EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Por disputadas que hayan sido las elecciones a la alcaldía de Londres, algo es seguro: la capital británica seguirá teniendo un alcalde excéntrico en su personalidad y outsider en su propio partido. El hasta ahora titular, el laborista Ken Livingstone, y el aspirante conservador Boris Johnson son tan intercambiables en muchos aspectos que bien podrían cambiarse su trabajo: Johnson pasar a presidir la ciudad y Livingstone a ejercer de diputado a su aire. Pero la pugna no será resuelta hasta dentro de unas horas. Esta tarde será proclamado el ganador, a no ser que sea tan ajustado el resultado que se reclamen nuevos recuentos y el proceso se prolongue hasta mañana. El complejo sistema electoral en la capital, con cuatro cruces en tres papeletas, aconseja no comenzar a contar hasta el día siguiente. Los colegios electorales cerraron ayer a las 10 de la noche y las urnas fueron llevadas a tres grandes centros, donde han sido abiertas esta mañana. Livingstone y Johnson son candidatos a pesar de su partido y despiertan más interés fuera de sus propias siglas. No obstante, por más que pese su respectiva personalidad, las basculación de los londinenses hacia uno u otro partido forma parte de la tendencia general del país. La ola laborista que llevó a Tony Blair al poder en 1997 contribuyó también a las victorias de Livingstone en 2000 y 2004. Ahora los vientos generales soplan a favor del tory David Cameron, por lo que, gane o no Johnson, en la capital habrá una claro avance del voto conservador. Ese preanuncio del cambio podría quedar de manifiesto en la distribución geográfica de ambos candidatos. Según las encuestas de campaña, Johnson curiosamente crecía más en los barrios extremos, a pesar de su perfil elitista, mientras que Livingstone consolidaba su apoyo en el centro de la urbe, donde abunda el dinero. Algunos analistas lo interpretan como la mayor disposición de la periferia al cambio, frente a la evolución más conservadora del interior. Se ha atribuido un importante papel a los votantes liberal- demócratas, por lo decisivo de su segundo voto. La primera de las papeletas emitidas ayer por los londinenses era para la elección directa de alcalde, donde podían señalar un candidato preferido y una segunda preferencia. Si ninguno de los candidatos obtiene la mitad de las primeras preferencias, los dos que consiguen más pasan a un segundo recuento donde se les aplican los votos recibidos como segunda preferencia en las papeletas cuya primera cruz marcaba el nombre de los candidatos descartados. Las otras dos papeletas eran para elegir a los 25 miembros de la asamblea municipal, una para votar a un candidato y otra a una lista. Aquí cifraba toda su atención el partido extrema derecha BNP, esperando superar la barrera del 5 por ciento de los votos que hace cuatro años ya casi batió. El alcalde de Londres, Ken Livingstone, lee el periódico en el metro de la City BORIS JOHNSON CANDIDATO CONSERVADOR POR LA ESPALDA Se ha definido a Boris Johnson, de 43 años, como el único británico al que se le puede reconocer de espaldas. Su mata de pelo albino, densa y desordenada, le hace distinguible incluso en la penumbra. Quizá ese llamar la atención fue lo que desarrolló en él un instinto por la comicidad y las salidas chistosas, de forma que sus propios religionarios nunca le han tenido muy en serio. Su experiencia como periodista- -ha pasado brevemente por The Times y The Daily Telepraph y fue direc- EL INGLÉS RECONOCIBLE tor de la revista conservadora The Spectator -le ha dado un fácil trato con la prensa, deseosa de airear sus meteduras de pata. En 2001 fue elegido diputa- do por Henley- on- Thames, sucediendo a Michael Heseltine, y en 2004 fue llamado a la dirección del Partido Conservador. De esta última fue echado por una atribuida relación extra matrimonial, aunque volvió en 2005 de la mano de David Cameron. El nuevo líder tory le mantuvo en el puesto a pesar de que los medios divulgaron otro supuesto affaire de Johnson. Alexander Boris de Pfeffel Johnson nació en 1964 en Nueva York. Su bisabuelo fue un periodista liberal turco que llegó a ministro en el Imperio Otomano y se casó con una inglesa en Suiza. Estudió en la Escuela Europea de Bruselas- -curiosamente ha desarrollado un marcado euroescepticismo- en Eton y en Oxford. Está casado y tiene cuatro hijos. KENNETH LIVINGSTONE ALCALDE DE LONDRES UN EXPERTO EN ÓRDAGOS DE ALTO RIESGO Kenneth Livingstone- -Ken el Rojo- -ha militado siempre en la izquierda laborista, desde cuando encabezando el entonces Consejo del Gran Londres, luego abolido por Thatcher, invitó en 1982 a una visita a los dirigentes del Sinn Fein justo después de un brutal atentado del IRA en la capital The Sun le llamó el hombre más odioso del Reino Unido hasta su apoyo a las manifestaciones contra la guerra de Irak. Livingstone, de 63 años, fue echado del partido antes de las municipales de 2000, las primeras al restituido Ayuntamiento de Londres. Se presentó como independiente y ganó, de forma que Tony Blair tuvo que readmitirle. Bajo las siglas laboristas repitió en 2004. Es un convencido del transporte público y de cobrar a toda fortuna que supere la media. Ha contribuido a crear una ciudad atractiva mundialmente, pero a precios insufribles. Está casado y tiene dos hijos de ese matrimonio. En la campaña se ha desvelado que tuvo tres hijos con otras dos mujeres en relaciones anteriores.