Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA VIERNES 2 s 5 s 2008 ABC Los miniaviones espía no llegarán al Líbano hasta final de mayo o junio La demora coincide con la polémica sobre la antigüedad de los BMR PALOMA CERVILLA MADRID. Los 27 miniaviones espía que el Gobierno español adquirió para mejorar la seguridad en las misiones militares de Afganistán y Líbano no llegarán a esta última hasta final de mayo o principios de junio, cuando comience el siguiente relevo del contingente que actualmente se encuentra desplegado en la zona. Este retraso se ha demorado como consecuencia de la falta de formación de los militares que están en la base libanesa. Al no haber podido recibir la formación, no era posible mandar los dos sistemas, formados por tres aviones cada uno, ya que no podían entrar en funcionamiento. Como estos miniaviones están adscritos a determinadas unidades militares, el curso de dos meses de formación que se ha impartido en la Academia de Infantería de Toledo sólo lo han podido recibir los que constituyen el siguiente reemplazo, según han asegurado a ABC fuentes solventes. La importancia de estos miniaviones radica en que contribuyen a mejorar la seguridad de las tropas desplegadas, ya que tienen como misión la vigilancia y reconocimiento de posiciones remotas, así como de blancos. Además, sirven para garantizar la seguridad de los convoyes y protección de tropas, valoración de los daños en combate para infantería ligera y operaciones militares en terreno urbano. El Gobierno adjudicó el contrato de 3.090.000 euros a la empresa Aerlyper y lo compró por la vía de urgencia, a través del procedimiento negociado sin publicidad que tan sólo se utiliza para adquisiciones urgentes. La compra fue de nueve sistemas del modelo Raven RQ- 11 B que, cada uno de ellos, está formado por tres aviones, dos estaciones de control, una unidad de control automático, así como las piezas de repuesto y los manuales de funcionamiento. La demora en la llegada de estos aviones al Líbano coincide con la polémica levantada por el jefe de las tropas españolas en el Líbano, Juan Bautista García Sánchez, al reconocer ante la ministra de Defensa, Carme Chacón, en su última visita al contingente, que los blindados BMR están anticuados y es necesaria su renovación. Estos vehículos son los más utilizados en las misiones internacionales y se han revelado como los más vulnerables a las minas anticarro que se utilizan en atentado terrorista. La mayor parte de los militares fallecidos en estas misiones han sido como consecuencia del estallido de minas. Algunas de estas unidades ya se han desplegado en Afganistán y servirán de complemento a los otros cuatro aviones espía, el modelo Searcher que ya se encuentran en el país asiático. El PP, entre la derrota y la crisis Germán Yanke recha durante la legislatura anterior, más contundente que inteligente, con la voz secuestrada tan a menudo por unos cuantos agitadores, no ha logrado el objetivo, que era ganar. Y para el PP, además, parecía ser ganar a quienes consideraba unos incompetentes. El análisis inicial de Rajoy obviaba esta realidad, todo parecía haberse hecho bien y el único fallo eran los resultados Así que a trabajar más, les dijo a los miembros de la Junta Directiva en un tono que, además de ofensivo para muchos, se alejaba de la realidad. El PP había perdido porque, a pesar del trabajo de muchos militantes y dirigentes, unos pocos habían errado en la estrategia y el discurso. Si el PSOE ha ganado, vinieron a insistir en Génova, es porque ha acaparado los votos radicales y nacionalistas. Otro error de percepción: más bien el electorado se ha desplazado hacia zonas más templadas y el PP no ha sabido moverse en el sector que le podía ser más favorable. Este desconcierto- -y el consiguiente descontrol- -es aplicable a muchos pero principalmente a Rajoy, que tenía que haber sido el primero en preguntarse qué había pasado. Como no lo hizo, le salieron los adversarios internos planteando esa reflexión como la disculpa formal que arropaba las críticas a su liderazgo, el funcionamiento del partido, la renovación entendida como la sustitución de unos por los que la planteaban, que sí se sentían capaces de ganar las elecciones. Como tampoco acertó en los primeros nombramientos en el grupo parlamentario, ofreció a los que querían sustituirle dos flancos para los ataques. Como querían sustituirle ya desde antes de las elecciones y como el resultado no puede interpretarse como un rechazo general a Rajoy, habrá que convenir, para empezar, que sí es causa de las turbulencias actuales la gestión posterior a los comicios. Lo curioso de todo ello es que los que se presentan ahora como adalides de la reflexión sobre la derrota y del debate de ideas son, en un altísimo porcentaje, responsables directos de no haber ganado las elecciones. Todos estos grupos enhebrados en torno a Zaplana, Aguirre, el secretario de organización apoyado por Acebes, etc. y sus antenas mediáticas no podrán decir sin mentir que Rajoy es el impulsor y el fundamento intelectual de una acción política durante cuatro años presidida por el exceso y la falta de moderación. Pero sí tendrán que aceptar, aunque les pese, que han sido ellos los que han llevado a su jefe y a su partido a ese terreno. Y que así ha sido visto por esa parte decisiva del electorado que no les dio su apoyo. Si Rajoy no es el candidato para ganar en 2012 no se deberá a los resultados de 2008, sino a no acertar, a partir de ahora, en el diseño de una alternativa atractiva y poderosa en ideas y nombres. Es más, la paradoja es que, a día de hoy, es más capaz de ganarlas que cualquiera de los que se le enfrentan y quieren minar sus posibilidades. Quizá el único político del PP en activo que puede hacerle sombra es Ruiz Gallardón, que tendría más complicada la nominación interna, pero que revela el tipo de equipo y discurso que Rajoy precisa. Puede éste confiarlo todo al paso del tiempo o rodearse, vista la actitud de los que le llevaron al fracaso, de quienes debe, aunque algunos sean más brillantes. Es decir, puede elegir entre terminar su carrera política en pocos años o demostrar que no era él, personalmente, la causa de la derrota. Mejorar la seguridad ¿Cuál es la causa de la crisis (en este caso no se la puede llamar desaceleración) del PP? ¿El resultado electoral o la gestión posterior al mazazo del 9 de marzo? ¿Es el líder que, como algunos de sus adversarios dicen, no es capaz de ganar las elecciones? ¿Se trata del efecto perturbador de los desleales levantados en armas? ¿O de todo ello junto? Si el resultado de las últimas elecciones fue un fracaso, como realmente fue, no se debió al escaso apoyo recibido, sino a que fue insuficiente y lo fue en unas circunstancias muy particulares. Se ganaron votos, algunos de ellos en ese espacio que se denomina centro se mejoraron posiciones en algunos lugares y se sostuvieron amplias mayorías en otros, incluso algunos escaños se dejaron de obtener por unos cientos de papeletas. Quiere esto decir que el PP podría haber ganado los comicios, no era un imposible. Las cifras podrían producir desazón, pero no parecen justificar una crisis como la que hoy padece. Pero el fracaso de la insuficiencia no es menos importante, porque el electorado tiende al centro y las actitudes de la de- Si Rajoy no es el candidato para ganar las elecciones en 2012 no se deberá a los resultados de 2008 Los aparatos viajarán con el siguiente relevo, ya que el actual no pudo recibir la formación técnica La ministra Carme Chacón, durante su visita a las tropas en el sur del Líbano EFE