Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 s 5 s 2008 OPINIÓN 11 PATRIOTISMO SOCIALDEMÓCRATA ciento, datos que ayudan a explicar los deseos de construcL presidente Zapatero es muy dado a las frases grantoras de congraciarse con el Gobierno. Y las ventas al por dilocuentes pronunciadas con profundo énfasis y menor han caído un 5,5 por ciento el primer trimestre de convicción. Se sabe querido por las cámara y les eseste año, una vez descontado el efecto de la Semana Santa, tá cogiendo gusto. En su última aparición, tras calificar la que si no sería casi un 9 por ciento. Cifras que no han sido actual situación económica como una desaceleración eselegidas para alimentar la conspiración anglosajona conperada y como pequeño y razonable el repunte del paro, tra el floreciente Imperio español, sino simplemente pornos aseguró con fingida indignación que la respuesta a esque han sido todas ellas publicadas esta semana. Menos ta crisis virtual no va a venir de los liberales sino de los somal que en Madrid había fiestas patrias y se ha incialdemócratas, entre los que puede deducirse que terrumpido el flujo de noticias. se incluye a símismo. Merece por tanto la pena hurEs legítimo preguntarse con estas cifras ¿qué gar en el pensamiento socialdemócrata para averinos proponen los socialdemócratas? Pues sencillaguar lo que nos espera, dado que las medidas adopmente más de lo mismo. Un poco más de obra públitadas hasta ahora son claramente insuficientes, ca, una cuantas subvenciones más a los colectivos como las ha calificado el presidente de la CEOE presuntamente afines, una ayudita para que los después de considerarlas acertadas en su direcemigrantes se vuelvan a su país de origen sin proción. No es un ejercicio fácil, créanme, porque lletestar, una extensión de las hipotecas a cuenta de van años machacándonos con el socialismo libeFERNANDO los bancos y una promesa pendiente de concretar ral y ahora que empezábamos a cogerle gusto teneFERNÁNDEZ de recalificar las viviendas sin vender en pisos de mos que abjurar de lo aprendido. Sabíamos que baprotección oficial, entiendo que a cargo del presupuesto, jar impuestos puede ser de izquierdas si lo hace un gobierque pagaría la diferencia. Como ven ustedes no parece un no que así se proclama, que intervenir los organismos remenú muy atractivo. No entiendo por qué el presidente reguladores y colmarlos de políticos profesionales es socianunció al privilegio deexplicarlo en 59 segundos porque tolismo liberal de vanguardia y ahora hemos aprendido que davía le habría sobrado tiempo para hacer de líder de la pasar de presidir la oficina económica del Gobierno a la paoposición y afirmar que el PP lo hacía peor. Cierto que no tronal de la construcción no tiene que ver con los oscuros está muy claro qué proponen los liberales, pues a juzgar túneles de la democracia con los que Llamazares regala por estas semanitas andan todavía discutiendo si son dislos oídos de Zaplana, ni siquiera es un remedo de aquel viecípulos de Reagan o Bush, de Thatcher o de Major. Pero me jo corporatismo de la organización sindical, sino puro paatrevo a sugerir humildemente, y sin que me condenen por triotismo socialdemócrata. ello, por favor, que bastantes pecados tengo ya, que a lo mePero vayamos a las cifras de la razonable desacelerajor se les ocurre hablar de reducir tipos impositivos, de reción. El crecimiento del PIB en el primer trimestre del año formar la negociación colectiva, de abaratar el despido, de ha sido del 1,6 por ciento frente al 3,2 por ciento del último bajar las cotizaciones a la Seguridad Social y fomentar un trimestre de 2007, si lo medimos como hacen los americamodelo mixto de pensiones e incluso de privatizar la gesnos en tasa intertrimestral anualizada que refleja mejor el tión de los servicios públicos e introducir el ticket moderaritmo dedesaceleración, una velocidad de caída que no perdor en la sanidad. Me dicen los más sabios que así no se gamite hablar de ajuste suave por mucho patriotismo que le nan elecciones, pero yo les digo que me preocupa más salir echemos. El déficit comercial aumentó un 21,1 por ciento de esta crisis virtual que puede perfectamente durar toda en los últimos doce meses, lo que da idea de los problemas la legislatura y devolvernos a la cruda realidad de un país de competitividad que arrastramos y que, miren a Alemaestancado. Y les digo también que tengo confianza en el nia, no son sólo culpa deleuro. Los visados de vivienda nuediscernir de los ciudadanos. Debe de ser el 2 de mayo. va caen el 50 por ciento y el valor de las hipotecas, un 21 por PERSPECTIVA UNA RAYA EN EL AGUA LOS NUESTROS E S I dos siglos después aún seguimos los españoles reflexionando sobre la posibilidad de que nuestros antepasados se equivocasen de enemigo el 2 de mayo de 1808, cómo no iban a dudarlo muchos de los protagonistas de aquella jornada que acabó cambiando la Historia en un sentido que acaso no buscaban. El pueblo, que aún no era soberano, no tuvo dudas y se rebeló con las tripas- -buscando a punta de navaja las de los franceses- pero muchos intelectuales titubearon en medio de una profunda escisión moral de su conciencia. Entre la patria y las ideas, acabaron eligiendo la patria, claro está, aunque luego trataron de efectuar una síntesis que cuajó en la ConstituIGNACIO ción de Cádiz, pero ya saCAMACHO bemos cómo la patria les pagó: con el vivan las caenas y el eterno fracaso español de los ideales de la libertad. Hay un hilo siniestro que une dos cuadros colgados en ambos extremos del Museo del Prado. El horror goyesco de los fusilamientos de Príncipe Pío conduce inexorablemente a la playa malagueña en que Torrijos y sus compañeros liberales aguardan la muerte con la suprema dignidad que les confiere el pincel melancólico de Gisbert. En esa línea invisible habita el destino fatídico que acechaba con una mueca sombría en la revuelta antinapoleónica de mayo; la amarga paradoja que encierra la evidencia de que en España el enemigo es siempre parte de nuestro propio ser colectivo. Los afrancesados de 1808 vivieron en carne propia un drama ético que de algún modo ha acompañado eternamente la conciencia liberal. Tuvieron que decidir, en medio de una intensa presión emotiva, quiénes eran los suyos a sabiendas de que probablemente nunca nadie acabaría siéndolo del todo. Al final, la aventura de la verdadera independencia, que es la del espíritu, acaba a menudo delante de un pelotón cuyos fusiles, reales o simbólicos, apuntan los que nunca dudan: los fanáticos, los dogmáticos, los sectarios, los exaltados, los extremistas, los intransigentes. Los ejecutores de las verdades unívocas que no creen en otras ideas que las que sirven para arrojarlas a la cabeza o al corazón del adversario. Todavía hoy la Guerra de la Independencia es, como sostiene el historiador Ricardo García Cárcel, la fuente de unos mitos fundacionales, políticos e ideológicos, acuñados a posteriori desde diversas interpretaciones interesadas de la Historia, calzadas a martillazos para que cuadren con los prejuicios de un pensamiento determinado sobre la existencia o inexistencia de la nación española. Así es porque así somos; gente acostumbrada a sentenciar sobre presuntas certezas. Lo más interesante, lo más conmovedor de aquel momento es, sin embargo, la quiebra intelectual y moral de quienes no las tenían. Al hilo de esa peripecia interior se preguntaba Pérez Reverte por la tragedia de quienes no eran capaces de identificar a los suyos en una contienda sin matices. Sigue siendo, querido Arturo, la gran cuestión pendiente, entonces como ahora mismo; y lo peor es que probablemente nunca vayamos a acabar de saberlo.