Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30- -4- -2008 Vicky, ganadora de la primera edición del reality Fama en Cuatro 107 La bailarina disfrutará de un máster de un año en una escuela internacional El personal de Le Monde coquetea con una huelga general indefinida La dirección considera no negociable la supresión de 130 de los 600 puestos de trabajo del rotativo JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Los periodistas del vespertino Le Monde coquetean con el proyecto de una huelga general indefinida a la vista de los enfrentamientos, sin solución, hasta hoy, de los proyectos de reformas de la dirección, que comienzan con una reducción muy severa de la plantilla, previa a una ampliación de capital que también inquieta a los sindicatos. Eric Fottorino, director y presidente del directorio de Le Monde considera no negociable este punto capital de su reforma anunciada: supresión de 130 de los 600 puestos de trabajo del periódico (85 periodistas y 45 en otros departamentos) En el año 2005 Le Monde ya procedió a otra reducción de su plantilla, suprimiendo entonces 200 puestos de trabajo. En vano. El periódico sigue perdiendo dinero y endeudándose. La dirección del periódico reconoce una deuda de 150 millones de euros y la pérdida de otros 15,4 millones el año pasado. Sindicatos y periodistas denuncian una sucesión de reformas fallidas, una dirección incapaz de enderezar el periódico, desde hace años, y dispuesta a entregar la empresa a otros grupos (Lagardère y Prisa) enterrando la legendaria independencia nacional de Le Monde Por vez primera desde 1976, por segunda vez en toda su historia, periodistas y personal de Le Monde se pusieron en huelga los pasados 14 y 17 de este mes de abril. Dos semanas más tarde, la dirección, los sindicatos y los periodistas siguen enfrentados a cara de perro. La dirección teme la agravación indefinida de la crisis, si no se toman medidas de urgencia excepcional: las deudas siguen creciendo, las ventas continúan estancándose, las previsiones inmediatas económicas son muy oscuras, la credibilidad global del periódico se encuentra en una fase declinante. Los periodistas, por su par- Los trabajadores de Le Monde manifestándose a las puertas del rotativo en París te, se consideran víctimas de sucesivos equipos directivos, incapaces de presentar una alternativa creíble en términos puramente profesionales. Durante varios años, todo el futuro del periódico quedó hipotecado a la compra de pequeñas publicaciones de calidad, como el mensual Cahiers du Cinéma Telerama o el mismísimo Courrier International Aquella política de expansión a crédito no dio los resultados esperados. Y la nueva dirección considera indispensable vender esas mismas publicaciones, para intentar conseguir alguna liquidez para pagar deudas. Mientras Le Monde agrava su crisis, las modestas publicaciones del grupo, Cahiers du Cinéma Telerama o Courrier International viven jornadas de incertidumbre, parcialmente descapitalizadas por unos propietarios que no han sabido imprimirles ningún dinamismo y desean venderlas en unas azarosas condiciones comerciales. La dirección de Le Monde intenta EPA Incapaz de enderezarse presionar a los periodistas y el resto del personal, afirmando que nadie querrá invertir en Le Monde si el periódico no se sanea antes Por su parte, los periodistas temen, al mismo tiempo, la reducción de la plantilla y la pérdida de la identidad del periódico. Queda en suspenso la amenaza de una huelga general indefinida Bruselas financiará la producción y traducción de espacios y programas televisivos de interés europeo LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. El enorme despliegue de medios y la cantidad de horas que las cadenas de televisión europeas dedican a la cobertura de las elecciones americanas están dando muestra de una realidad que preocupa a Bruselas: los telediarios de la UE emiten un número de contenidos americanos diez veces superior a los meramente europeos, y lo mismo ocurre con los contenidos nacionales, que también multiplican por diez a los meramente comunitarios. Bruselas se dispone a cambiar esta forma de organizar la la parrilla de las televisiones europeas y para ello la comisaria europea de Comunicación, Margot Wallstrom, ha anunciado la financiación de espacios y programas de interés europeo a través de un fondo de 10 millones de euros anuales durante un periodo de 5 años. Con la subvención de contenidos europeos para su difusión en televisión la CE pretende complementar el programa lanzado el pasado 1 de abril que ya financia espacios radiofónicos producidos por un consorcio de seis cadenas de radio- -entre ellas Punto Radio y Deustche Welle- -capaces de difundir contenidos europeos en trece países de la UE. Bruselas espera que su propuesta se traduzca entre 2009 y 2010 en la creación de una verdadera red de cadenas de televisión europeas comprometidas con la producción y traducción de programas que contribuyan a la creación de una conciencia europea. Desde el próximo mes de junio las cadenas privadas y públicas de toda la UE pueden solicitar la licitación de Bruselas, aunque Wallström ha advertido a las televisiones que les exigirá, al igual que a las radios, la condición de que puedan emitir los contenidos en diferentes países de la UE, por lo que se espera la formación de consorcios.