Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 GENTE www. abc. es gente MIÉRCOLES 30- -4- -2008 ABC La pareja, el día de su boda, celebrada en Sevilla el 30 de abril de 1983 ABC Pena de bodas de plata Hoy se cumplen 25 años de la boda de Isabel Pantoja y Francisco Rivera. Una historia de copla: el torero y la tonadillera juntos hasta la muerte. Lo malo fue que llegó temprana. Viuda y madre de un niño de apenas un año, ya nada fue igual para Isabel POR BEATRIZ CORTÁZAR MADRID. La primera vez fue un 26 de mayo de 1980 en Jerez. Isabel Pantoja regresaba al hotel y en el hall se encontró con el fotógrafo Manuel Gallardo. En el saludo Isabel aceptó la sugerencia de conocer al torero Francisco Rivera Paquirri, que en esos momentos recibía a sus admiradores en su habitación, tras realizar una buena faena en la plaza. Isabel subió y Francisco hizo un alto en las enhorabuenas para fijarse en los ojos de la cantante de larga melena que le felicitaba por sus logros. Fueron pocos minutos pero suficientes para que ambos volvieran a sus vidas con una nueva ilusión en el estómago. El flechazo fue mutuo. Tres años más tarde, un 30 de abril de 1983, contraían matrimonio en la que se consideró la boda del año Desde el primer momento Isabel dejó las cosas claras: ella no sería mujer de una noche ni siquiera de una gran pasión. Rivera, separado de Carmina Ordóñez, había mantenido otras relaciones sentimentales siendo la más sonada la de Lolita. Pero tras conocer a la tonadillera, el diestro no paró hasta conseguir la nulidad para poder casarse como Dios manda. Esa mañana de hace 25 años no hubo reportero del corazón que no se desplazara hasta Sevilla para narrar la boda más sonada y tradicional de la copla española: el torero y la folclórica se unían ante los ojos de Dios. Cuentan que fue un delirio llegar hasta la iglesia de Isabel, en la presentación de su último disco ÁNGEL DE ANTONIO Nuestro Padre Jesús del Gran Poder tomada por admiradores y curiosos que querían ver de cerca a los que luego saldrían en las páginas de las revistas. De la duquesa de Alba a Massiel, de Paquita Rico a Espartaco, de Juana Reina a Palomo Linares... La novia, de blanco y con corceles también blancos que algunos tradujeron como símbolo de su pureza. El novio, de corto, con camisa de chorreras y rubíes sangre de pichón en los ojales. Isabel entró escoltada por las fuerzas del orden. Cosas del pueblo. Como era de esperar, poco antes de cumplir su primer aniversario, exactamente el 9 de febrero de 1984, nació su primer hijo, Francisco Rivera Pantoja, a quien enseguida se bautizó popularmente como Paquirrín Por entonces, Isabel se había entregado en cuerpo y alma a su marido y al pequeño, mientras las batas de cola permanecían colgadas esperando a que su dueña las paseara de nuevo. Isabel era feliz y su carrera quedaba en un segundo plano. Ese verano el matrimonio lo terminó en el centro Incosol de Marbella, donde la artista aprovechó para intentar quitarse los kilos que había cogido en el embarazo, mientras el diestro se preparaba de cara a las últimos compromisos que