Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 30 s 4 s 2008 ABC Un ensayo sobre los viajes de Cela a América Latina, XXXVI premio Anagrama EP BARCELONA. El ensayo Historia de un encargo: La catira de Camilo José Cela. Literatura, ideología y diplomacía en tiempos de la hispanidad del venezolano Gustavo Guerrero, resultó ayer ganador del XXXVI Premio Anagrama de Ensayo, dotado con 8. 000 euros. La finalista fue Descenso literario a los infiernos demográficos. Distopía y población del catalán Andreu Domingo. La obra ganadora, que fue presentada a concurso bajo el título Entre la catira y la bachaca: un encargo en tiempos de la hispanidad y el pseudónimo Juan Primito, fue escogida por mayoría entre las 97 obras originales presentadas. El ensayo, de investigación histórica, biográfica y literaria, trata los viajes que Camilo José Cela realizó durante los años 50 a América Latina, así como las circunstancias que rodearon la escritura de su obra La catira (1955) un encargo del dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez para hacer propaganda de Venezuela en España y acompañar sus políticas de inmigración. Guerrero explicó ayer que su trabajo trata de reinscribir el encargo, la escritura y la publicación de La catira en la ideología y el contexto histórico de la época. Si los viajes de Cela a América Latina formaban parte de las políticas culturales del franquismo, la creación de la novela estaba vinculada a las expectativas del gobierno de Pérez Jiménez, cuyo afán era promover la imagen de su país en España. En medio de la hispanidad y el perezjimenismo ejes de este ensayo, surge el tema de la boyante inmigración española de los años 50, época en la que 160.000 españoles se estaban instalando en Venezuela. Guerrero indicó que La catira lleva por subtítulo Historias de Venezuela ya que la idea del dictador venezolano era financiar una serie de siete novelas regionales para promover la imagen de su país, pero sus intenciones se truncaron cuando se publicó esta primera y se armó un follón en el que intervinieron los intelectuales de la oposición y también el nacionalismo más retrógrado dentro del perezjimenismo que la tachó de inmoral. Así, el ministro de Interior de Venezuela se vio obligado a cancelar el resto de la colección, cuyo segundo volumen se sabe que tenía que centrarse en los Andes. Ute Lemper, Rubén Blades y Benjamin Biolay, estrellas de La Mar de Músicas El festival, que alcanza su decimocuarta edición y que se celebra en Cartagena entre el 5 y el 26 de julio, dedica un apartado especial a la música de Francia LUIS MARTÍN MADRID. Cartagena se viste de música en el estío desde hace catorce años. El próximo 5 de julio volverá a hacerlo en la que será nueva edición del festival La Mar de Músicas cuya programación fue presentada ayer a los medios de comunicación. El cartel, con más de cuatro decenas de actuaciones, además de diferentes actividades relacionadas con las artes plásticas, el cine y la literatura, permite volver a dejar constancia de la importancia desarrollada en los últimos años por este festival, hasta el punto de que se trata, sin duda, de la cita de mayor envergadura de entre las de su familia. Un magnífico muestrario artístico que reserva a los visitantes un monográfico artístico sobre un país invitado. Este año es el turno de Francia, país del que se tendrá la oportunidad de disfrutar con propuestas como la de los cantantes Benjamin Biolay, Alan Stivell y el dúo compuesto por Michel Portal y Richard Galliano, todos dispuestos a hacer patente que uno de los mejores caminos para entender los comportamientos de los pueblos es atender a su música. Benjamin Biolay, posiblemente el artista más innovador del actual panorama musical galo, abrió la trastienda de sus pasiones en el disco Rose Kennedy de 2001, y su carrera, mezcla de pop y de chançon, no parece que vaya a detenerse nunca. E idéntico juicio merecen la despuntante Camille, René Aubry y Keren Ann, con la que, por cierto Biolay colaboró en sus comienzos. Pero este bloque especial dedicado a Francia no sólo será frecuentado por cancionistas; también se harán visibles en él jazzistas como Michel Portal, Richard Galliano y el trompetista Stéphane Belmondo, que actúa junto al brasileño Milton Nascimento, acaso para recordar el disco Club de esquina hecho por el último junto a Wayne Shorter. Completan la propuesta gala el arpista y cantante bretón Alan Stivel, el grupo de polifonía corsa I Muvrini, el multiinstrumentista Hector Zazou, la alborotadora Orquesta No hay que perderse 5 7 Orquesta Nacional de Barbés 7 7 Derviches de El Cairo 9 7 Milton Nascimento Stéphane Belmondo 10 7 Ute Lemper 11 7 Kassav 12 7 Vieux Farka Touré 15 7 Toto Bona Lokua 17 7 Alan Stivell I Muvrini 19 7 Alpha blondi 20 7 Michel Portal Richard Galliano 23 7 Benjamin Biolay 24 7 Tributo africano a James Brown 26 7 Rubén Blades Nacional de Barbes y la formación Kassav, cuya música- -el zouk, banda sonora de las islas antillanas de Guadalupe y Martinica- -es una de las propuestas más sugestivas de este apartado. En la sección internacional, ha sido una magnífica idea pensar en Rubén Blades para cerrar el programa. Su imaginativa forma de encarar la salsa es responsable de una expresividad que carece de parangón. Y es cuando revisa clásicos de su repertorio como Pedro Navaja Siembra o Sebastián cuando salen sus ideas más nobles, que son las del rincón escondido donde tiene almacenadas grandes dosis Rubén Blades de materia emocional. Viene, de nuevo, el intérprete de reggae Alpha Blondy, de Costa de Marfil, para hacer demostración palmaria de la incontestable africanidad que inspira muchas de las músicas crecidas en el ámbito americano. Y nadie debería perderse el concierto de Ute Lemper, que, después de coquetear con el pop anglosajón, regresa a sus orígenes. Y así, entre los repertorios de la Alemania de entreguerras y los de la Francia de Edith Piaff, esta vez se empleará a fondo con la última, para, con ella, con Brel y con Brassens, llevar a cabo un homenaje a la chançon française. Aún quedan, no obstante, recetas importantes en este pro- Ute Lemper interpretará chançon française ABC Houllebecq y Claudel, en el mar de letras Como no sólo de música vive el hombre, el encuentro ha organizado actos paralelos en sus secciones la mar de artes, la mar de letras y la mar de cine, que centran gran parte de su oferta en los creadores del país vecino. Así, estarán presentes en Cartagena autores como Michel Houellebecq o Philippe Claudel, que participará en una tertulia coordinada por Félix Romeo. Mercedes Monmany conversará con Andréï Makine, mientra que José María Pozuelo lo hará con el ganador del VII premio La mar de letras. Así como artistas como Sophie Calle y Rosell Meseguer. grama y conviene apuntarse sus nombres. Es de alto interés, por ejemplo, la visita de los Derviches de El Cairo, la del bluesista maliense Vieux Farka Toure, la de los brasileños Rosa Passos y Djavan, y la de la cantante israelí Yasmin Levy. Ellos, junto al trío Toto Bona Lokua (compuesto por el martiniqués Gerald Toto, el camerunés Richard Bona y el zaireño Lokua Kanza) ofrecen unas maquinaciones que contrastan con otro de los momentos imprescindibles que anuncia el festival: el homenaje a James Brown que ofrecen los saxofonistas Pee Wee Ellis y Fred Wesley, con la colaboración del burkinés Cheikh Lo y la cantante de Benin Angelique Kidjo. Si todo sale como se prevé sobre el papel, este año La Mar de Músicas bien merecerá una calificación de cinco estrellas. Más información sobre el festival: http: www. lamardemusicas. com