Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MIÉRCOLES 30- -4- -2008 ABC El padre carcelero subió a la casa a los bebés que lloraban y con salud más frágil Los exámenes de ADN confirman que Fritzl es el padre biológico de los niños nacidos en el sótano VANESA SUVALSKI SERVICIO ESPECIAL VIENA. Los exámenes de ADN han confirmado que Josef Fritzl, el jubilado de 73 años que encerró y violó a su hija durante 24 años en la localidad austríaca de Amstetten, es el padre biológico de los seis niños nacidos en el sótano de su casa. Un séptimo habría muerto apenas después de nacer. Así lo informó ayer Franz Polzer, el jefe de la policía del estado federado de Baja Austria. Las autoridades revelaron que entre todas las cartas escritas supuestamente por Elisabeth, la hija de Fritzl, la anteúltima fue determinante. Esta misiva donde la mujer de hoy 42 años anunciaba su pronto retorno al hogar familiar junto a sus dos hijos de 5 y 18 años, fue preparada en realidad por Josef Fritzl, según revelan las huellas de ADN analizadas. De esta forma cuenta con una prueba física en contra del hombre, que llevó una doble vida durante casi un cuarto de siglo sin despertar sospechas en su entorno más cercano. Pero el zulo de 60 metros cuadrados con techos de 1,70 metros de altos donde Elisabeth permaneció encerrada con tres de sus hijos parece ser prueba suficiente para que el acusado pase el resto de sus días tras las rejas. Josef Fritzl fue puesto ayer a disposición de una juez, quien dictó prisión preventiva. Por recomendación de su abogado defensor, el acusado decidió no declarar. A través de la correspondencia que apareció junto a los hijos de Elisabeth, supuestamente abandonados, en los años 1993, 1994 y 1997 frente a la puerta de la casa de la familia, Josef Fritzl hizo creer incluso a las autoridades que su hija había desaparecido sin dejar rastro para unirse a una secta. Las cartas fueron escritas por Elisabeth, seguramente bajo amenaza de su padre. En ellas explicaba que quería que esos tres niños fuesen criados por los abuelos ante la imposibilidad de ocuparse de ellos. Pero en realidad Fritzl había sacado del zulo a los tres bebés cuando tenían menos de un año de edad y los crió como si fuesen sus nietos. El criterio Josef Fritzl se tapa la cara con una chaqueta en el coche de la Policía a su llegada para comparecer ante el juez para la selección fue que quienes más llorasen y tuviesen un estado de salud más frágil debían subir a la superficie para no llamar la atención. Los tres niños más tranquilos tuvieron peor destino y se quedaron en el sótano junto a su madre, sin ver jamás la luz del sol, hasta ser finalmente liberados el pasado sábado. Una vez resuelto el terrible caso de incesto en Amstetten, al menos en lo penal, y teniendo tras las rejas a Josef Fritzl, la atención se centra ahora en su familia y en cómo continuará la vida de los seis niños. Las autoridades austríacas están analizando los pasos a seguir y evalúan la posibilidad de cambiar la identidad de los miembros de la familia Fritzl. Los tres niños que vivieron toda su vida bajo tierra, Kerstin, de 19 años, Stefan, de 18, y Felix, de 5, ni siquiera estaban anotados en el registro civil, oficialmente no tienen nombre ni ciudadanía. Berthold Kepplinger, jefe del centro para enfermos especiales de AmstettenMauer donde está reunida toda la familia, aseguró que Stefan sabe leer y escribir, aunque de forma limitada Una vez que determinen el nivel educativo de los niños que nacieron y vivieron hasta el sábado pasado en un zulo de la casa de Josef Fritzl, las autoridades consideran seguir educándolos con maestros particulares, sin tener que acudir a la escuela. Kerstin, la mayor de las hijas de Elisabeth nacidas en cautiverio sigue internada desde el pasado 19 de abril y se encuentra en estado de coma inducido. Su llegada al hospital y la extraña enfermedad que padece, todavía no revelada por los especialistas, fue el punto de partida para esclarecer este estremecedor caso. Los otros tres niños, Lisa, Monika y Alexander, criados como si fueran los nietos de Josef y Rosmarie, también se encuentran bien. Monika incluso ha dicho querer volver a la escuela. La que está peor es Rosemarie, la esposa de Fritzl. Imagínese, estuvo toda su vida con un hombre, tuvo siete hijos con él y ahora se enfrenta a un hombre que ha cometido estos terribles crímenes explicó Hans Lenze, responsable de la administración regional de Amstetten. Sin embargo, nadie ha dado detalles aún de Elisabeth, que fue acosada sexualmente desde que tenía 11 años, encerrada a los 18 y violada sistemáticamente por su padre. Sólo se sabe que todos los implicados están siendo atendidos por un amplio equipo de especialistas, entre los que se encuentran psiquiatras, psicólogos, neurólogos, logopedas, fisioterapeutas y trabajadores sociales, en un REUTERS Toda la familia, víctima Sin noticias de Elisabeth Las autoridades evalúan el posible cambio de identidad de los miembros de la familia Fritzl área protegida del centro para enfermos especiales de la clínica de Amstetten- Mauer. Josef y Rosemarie Fritzl habían adoptado legalmente en 1994 a uno de los supuestos nietos, sin que las autoridades se percataran de nada extraño ni pusiesen trabas para dar poner su firma. Además el matrimonio tenía a su cargo el cuidado legal de los otros dos niños. Las autoridades locales no cometieron ningún tipo de error a la hora de dar su visto bueno defendió Hans Lenze, responsable de la administración regional del municipio de Amstetten. Y es que la prensa austríaca criticó con dureza cómo pudo ser posible que se le otorgue un niño en adopción a un hombre que, según persistentes rumores, tenía antecedentes penales por acoso sexual en los años 70. ABC. es Vídeos de la casa de los horrores de Austria en abc. es internacional