Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA El regreso a España de los secuestrados en el Cuerno de África MIÉRCOLES 30 s 4 s 2008 ABC Los marineros españoles agradecieron la presencia de la fragata Méndez Núñez ya que en caso contrario los piratas nos hubieran vuelto a agarrar Estaba previsto que a las ocho de esta mañana llegaran a la base de Torrejón de Ardoz fragata española. Los marineros en ningún momento bajaron a tierra. El último día, los secuestradores hicieron varias llamadas telefónicas. El marinero Jacob Akogo, de Ghana, niega que llegara alguna lancha para pagar un rescate. A las seis de la tarde, les dijeron a todos que subieran a cubierta. Eran en ese momento unos ocho y nos apuntaban con sus armas. Nos ordenaron sentarnos en el suelo a los 26. Estaba anocheciendo y la situación era muy tensa. Creímos que nos iban a matar. Fueron veinte minutos terribles, no los olvidaré en mi vida. La gente se puso muy nerviosa, y ellos nos amenazaban relata Akogo. De improviso, los piratas comenzaron a subir a una lancha. Uno de ellos nos dijo que si oíamos un disparo no nos moviéramos Entonces comprendieron que se iban. De repente en la oscuridad, surgió un barco mucho más grande. Era la fragata Méndez Núñez que se acercó al ver el movimiento del atunero. Una lancha con Infantes de la Marina y oficiales se acercó hasta ellos. Sólo ahí nos sentimos seguros, fue una gran alegría. Doy gracias a Dios de estar aquí concluye Jacob Akogo. El patrón del Playa de Bakio a la derecha, recién desembarcado en el puerto de Victoria y atendiendo a la prensa EFE Creímos que nos matarían Los marineros del Playa de Bakio han sufrido un trato vejatorio por parte de los piratas, según reconoció el patrón, Amadeo Álvarez, a su llegada a las Islas Seychelles, penúltima escala antes de su regreso a España. La pesadilla ha terminado I. DOMÍNGUEZ. ENVIADO ESPECIAL. SEYCHELLES. Cuando se ve a un viejo marino como Amadeo Álvarez, el patrón del Playa de Bakio llevarse las manos a la cara y romper a llorar se comprende la tortura a la que él y sus hombres han sido sometidos por los piratas. Este curtido hombre de mar, gallego, fue el único que bajó del atunero, a su llegada al puerto de Victoria, capital de las Seychelles, penúltima escala antes de su llegada a Torrejón de Ardoz. prevista para las ocho de la mañana de hoy. Pero apenas pudo articular palabra. Hemos recibido un trato vejatorio, pero no nos han agredido en ningún momento musitó. Doy las gracias a todo el mundo, al Gobierno, a la fragata, porque posiblemente sin ellos hubiera sido más difícil acertó a decir. Al llegar a tierra, la tripulación se ha acabado de derrumbar. Lo que pasó a bordo durante esos seis días, desde el domingo día 20 hasta el pasado sábado, lo van contando algunos de los trece miembros africanos de la nave, cuando van saliendo del puerto. El día del abordaje estaban cenando, parados, porque el motor había tenido una pequeña avería. Era ya de noche y apareció de la nada una lancha que los radares no detectaron. Disparó varias veces. Una granada atravesó el barco de babor a estribor cuenta Abdul Abdalá, de Madagascar. El barco tiene varios impactos. En un momento, muy rápido, colocaron una escalera y se plantaron en cubierta Eran ocho hombres, todos armados, algunos con lanzacohetes. Pero no eran fornidos o temibles, sino pequeños, finos explica Hadin Yusuf, también de Madagascar. Tenían incluso hambre, y estaban nerviosos, asustados. Nos amenazaban, te apuntaban con la metralleta en la oreja y te hacían la señal de rajarte el cuello relatan. En un momento de tensión, el patrón intervino: Dijo que, por favor, no mataran ni hicieran daño a nadie Luego les encerraron en el comedor y les robaron todo. Relojes, móviles, registraron los camarotes y se llevaron hasta la ropa. Julien, otro compañero, asiente. Estuvieron encerrados hasta las diez de la noche. Los piratas llevaron al puente al patrón, al capitán y al jefe de máquinas, para poner rumbo hacia la costa de Somalia. Entretanto, aparecieron junto al barco otras dos lanchas de cómplices de los secuestradores. En total acabaron por subir a bordo unos veinte individuos. El resto de la tripulación fue obligada a meterse en sus camarotes, bajo vigilancia de los asaltantes. El Playa de Bakio amaneció frente a la costa somalí. A esa hora, ya había puesto rumbo a la zona la Méndez Núñez El atunero estuvo siempre a unas dos millas de la costa, mientras el buque de la armada se mantuvo a unas 20 millas, fuera del campo de visión, para no alarmar a los piratas. Es decir, los 26 marinos del Playa de Bakio nunca supieron que allí al lado había una Minutos terribles España quiere que la ONU respalde la misión de protección en Somalia ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL LUXEMBURGO. España ha elevado a la Unión Europea su propuesta de suscitar un debate en las Naciones Unidas sobre la piratería en la costa de Somalia, pero no todos los países comparten el mismo entusiasmo que mostró el nuevo secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, que tuvo ayer lo que él mismo calificó como su prueba de fuego en el Consejo de ministros de Luxemburgo. En general, todos los países acogieron bien la discusión sobre la cuestión. España insiste en que cualquier debate debe pasar por un acuerdo en el seno de la ONU, mientras que otros países, como Francia, han hecho saber que prefieren que la UE empiece a tomar medidas por su cuenta, sin esperar un más que azaroso consenso en el Consejo de Seguridad, o a que la perspectiva de que las discusiones que España propone que tengan lugar en Nueva York acaben por limitar demasiado la capacidad de acción de los europeos. López Garrido dijo que España prefiere que la ONU conceda una legitimidad a las acciones militares en la costa somalí, incluyendo la posibilidad de persecuciones en caliente o de misiones de incursión con fines de inteligencia en aguas de aquel país. Más información sobre las iniciativas europeas para combatir la piratería en http: europa. eu