Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 s 4 s 2008 Zaplana se pasa a la empresa privada s El nuevo destino ESPAÑA 19 Luisa Fernanda Rudi Ex presidenta del Congreso Zaplana ha tenido cargos de muchísima responsabilidad en política y ha pasado por todos los niveles de la Administración. Por tanto en la empresa privada también lo hará muy bien Pío García- Escudero Portavoz del PP en el Senado Deseó lo mejor a su compañero de filas y destacó que el ex portavoz en el Congreso se ha dejado la piel en los puestos que ha desempeñado pese a vivir momentos duros Alfonso Guerra Diputado del PSOE Opinó que como otros políticos conservadores, Zaplana ha utilizado la política para ganar estatus o prestigio social y ahora ha escogido el camino de hacer dinero Rita Barberá Alcaldesa de Valencia Declaró que la decisión del ex presidente de la Generalitat valenciana le ha sorprendido, aunque añadió que no tiene nada que decir porque es una decisión personal Esteban González Pons Diputado del PP No perdemos un político, sino que ganamos un hombre de Estado. Allí donde esté Eduardo Zaplana hará política al servicio de los intereses generales. Le deseo lo mejor De lobby por Europa El ex portavoz parlamentario popular defenderá los intereses institucionales de la multinacional en seis países europeos s Su fichaje reequilibra la inesperada salida de Pizarro del consejo de la operadora s Su sueldo rondará los 600.000 euros ANTONIO POLO MADRID. Eduardo Zaplana (Cartagena, 1956) la nueva cara institucional del grupo Telefónica en Europa, abandona temporalmente el proceloso mundo de la política para adentrarse en su primera aventura empresarial, mucho más confortable, con menos sinsabores, con menor desgaste mediático y desde luego mejor retribuida a finales de cada mes. César Alierta, el presidente de la primera operadora continental, ha creado ex profeso el cargo de delegado de la compañía para Europa de carácter no ejecutivo, para dar cobijo al antiguo portavoz del Grupo Popular. Su principal misión, su nueva razón de ser profesional, estará básicamente centrada en representar los intereses institucionales de la multinacional española en el Viejo Continente, espacio donde mantiene un duro contencioso con la Comisión Europea a cuenta de una presunta posición de dominio en el mercado de servicios mayoristas de banda ancha, castigada en julio de 2007 con una una multa de 151,8 millones de euros, la más alta impuesta hasta la fecha. Y con la gran ventaja de reportar directamente a César Alierta, porque Eduardo Zaplana disfrutará de manos libres para hacer y deshacer a su antojo y no dependerá directamente de ningún órgano ejecutivo de la compañía. El ya ex diputado deberá coordinar, eso sí, sus acciones de lobby con la oficina que la operadora posee en Bruselas y a cuyo frente figura Carlos López Blanco, ex secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información en el último Gobierno de José María Aznar. Para dar enjundia al cargo de nueva creación, Eduardo Zaplana podría ser designado oficialmente a finales del próximo mes de mayo por el consejo de Telefónica miembro de los consejos de Telefónica O2 Europa y de Telefónica O2 República Checa, aunque este paso no es estrictamente necesario. Su campo de operaciones comprenderá el Reino Unido, Alemania, Irlanda, República Checa, Eslovaquia y, especialmente, Italia, donde puede jugar un destacado papel tras la victoria electoral de Silvio Berlusconi, amigo del ex presidente José María Aznar. El inesperado nombramiento de Eduardo Zaplana causó ayer perplejidad en el hermético sector de las telecomunicaciones. Algunas fuentes apuntan que su irrupción en Telefónica está directamente relacionada con la marcha forzosa de Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa y amigo íntimo de César Alierta, que fue designado consejero independiente de la operadora a finales de diciembre de 2007, y posteriormente rescatado para la escena política por Mariano Rajoy con motivo de las elecciones generales de marzo. De acuerdo con esta versión, bastante generalizada por cierto, con su fichaje Alierta trata de reequilibrar el nombramiento de Javier de Paz, ex secretario de Juventudes Socialistas, ex presidente de Mercada y amigo íntimo de José Luis Rodríguez Zapatero. Curiosamente, Zaplana y De Paz mantienen buenas relaciones personales, como atestiguan diversos encuentros públicos mantenidos últimamente en concurridos hoteles de la capital. El ex portavoz del Gobierno popular también cuenta con buenos amigos en el seno de la operadora. En especial con José Antonio Sánchez, ex director general de RTVE y actual director general de la División Latinoamérica de Telefónica Internacional, con quien trabó buena amistad en su etapa al frente de la alcaldía de Benidorm y al frente de la Generalitat Valenciana. Manos libres Buenos amigos Otras fuentes consultadas restan peso político al nombramiento de Eduardo Zaplana y recuerdan la gran habilidad demostrada por César Alierta para rodearse de primeros espadas, con independencia de tendencias partidistas, para garantizarse una confortable gestión al frente de Telefónica. Así, recuerdan el fichaje de Fernando Almansa, ex jefe de la Casa Real, como miembro del consejo de administración; el de Iñaki Urdangarín, marido de la Infanta Cristina, como consejero de Telefónica Internacional; el de Narcís Serra, ex vicepresidente del Gobierno de Felipe González como miembro del consejo asesor de la operadora en Cataluña y Chile, o el de Francisco Serrano, subdirector general de la Fundación Telefónica y hermano de José Enrique Serrano, director de gabinete de la Presidencia de Gobierno. El sueldo que percibirá Zaplana fue ayer otra de las comidillas del sector. Con toda seguridad estará lejos de los 3.000 euros al mes, más dietas, que percibía como diputado. Pero entre el sueldo base más que lo percibirá como consejero de Telefónica O2 y de Telefónica O2 República Checa, además de planes de acciones sobre acciones y bonus, se calcula que rondará los 600.000 euros al año.