Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 s 4 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 81 Jorge M. Reverte: La cultura de la solidaridad pervive en las cuencas El autor baja al pozo de la huelga minera asturiana del 62 en La furia y el silencio MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Santa Bárbara bendita trailaralará trailará Traigo la camisa roxa trailaralará trailará traigo la camisa roxa trailaralará trailará de sangre d un compañeru, mira... Los versos de esta canción no podían resonar, so pena de cárcel y palizas, en las cuencas asturianas en la primavera de 1962. Pero sí resonó en los corazones de los mineros y sus esposas que en abril y mayo de ese año llevaron adelante contra viento y marea (detenciones, torturas, deportaciones) una de las huelgas más enconadas a las que se tuvo que enfrentar el franquismo. Sin dinamita pero con convencimiento y una solidaridad de altísimo compromiso ético, el movimiento de demandas salariales y laborales comenzado el 6 de abril de 1962 por siete picadores del pozo Nicolasa se convirtió en un movimiento huelguístico en toda la minería asturiana, que puso en jaque al sindicato vertical, a los sociales de la Policía, a la Guardia Civil y hasta revolvió el escritorio del ministro de Trabajo, José Solís. Jorge Martínez Reverte ha bajado a esas minas La furia y el silencio Ed. Espasa) ha bajado al reino del grisú y la silicosis, pero también al mundo del compañerismo de esos seres casi mitológicos para muchos, pero hombres de carne y hueso que se echaban unos culines de sidra al coleto en el chigre, mientras en casa esperaba la multicopista vietnamita. Yo también tenía esa idea de que eran la punta de lanza del movimiento obrero, por su valor y por su empuje, y creo que eso fue lo que me lleva a escribir este libro y a ver cómo fue de verdad la huelga. Una huelga pacífica, sin dinamita, pero llevada adelante por una gente que se opuso rotundamente al franquismo y su brutalidad Todo empezó con unas reivindicaciones salariales pero el conflicto sacó a flote, incluso fuera de la mina, otras virtudes. El compromiso ético y la solidaridad entre los mineros fue muy hermoso y es una cultura que aún permanece en las cuencas, la del sentimiento de reconocerse en el colectivo Caminan, luchan y trabajan en el libro de Reverte comunistas, socialistas, la Pirenaica, las mujeres (sembraban de maíz los caminos para denun- Picasso y su barbero AP Fallece a los 98 años Eugenio Arias, barbero y amigo de Picasso durante décadas Ep MADRID. Eugenio Arias Herránz, más conocido como el Barbero de Picasso falleció ayer a los 98 años de edad, según informó la Consejería de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid. Arias, hijo de un alfayate y una pastora de ovejas, nació en Robledillo de la Jara el 15 de noviembre de 1909. Desde 1948, y durante 26 años, el genial pintor malagueño acudió a la barbería de Eugenio Arias en Vallauris, donde los dos exiliados fueron trabando una grata amistad. Fruto de la misma, Picasso fue haciendo algunos regalos a su barbero, que en 1982, Arias donaría a la Diputación de Madrid. A pesar de las afinidades ideológicas, ambos no hablaron mucho de política, sino que compartieron la vida cotidiana, yendo juntos a los toros, a los bares, a jugar a las cartas y, sobre todo, a hablar de España. Con los fondos donados por el barbero se fundó el Museo Picasso- Colección Eugenio Arias de Buitrago del Lozoya. Por ese y otros motivos, el Gobierno regional decidió la pasada semana la concesión de la Medalla de Plata de la Comunidad de Madrid a este ejemplar madrileño. El Museo Picasso- Colección Eugenio Arias de Buitrago del Lozoya guarda el más claro ejemplo de las consonancias de las relaciones que se establecieron entre ellos, reflejando las aficiones, las pasiones y las preocupaciones compartidas, además de los recuerdos de los amigos comunes, puesto que Picasso incluyó a Eugenio Arias en su círculo de amigos íntimos, en el que también abundaban los artistas. La colección, se exponía al principio en su peluquería de Vallauris (Francia) antes de que el Barbero regresara a España y lo cediera. El Museo fue inaugurado en 1985. El escritor, en su despacho madrileño ciar a los gallinas, los esquiroles) algunos curas y en lo que para Jorge M. Reverte es el gran descubrimiento político del libro numerosos cristianos de base unidos en torno a la JOC (Juventud Obrera Católica) que, paradojas del destino, había sido creada para impedir el virus comunista entre los trabajadores y acabaron por encabezar y aventar la huelga. Fueron dos meses de arrojo, compromiso y hombría (y mujerío, ardiente mujerío) y solidaridad, pero también de represión indiscriminada, semanas en las que el Asturias patria querida fue considerado un himno subversivo y una llamada a la rebelión. Cuarenta y seis años después es una canción fraterna, una canción de libertad, el himno del Principado. La canción con la que se festeja a Don Felipe y Doña Letizia en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias. La canción que acompaña a Fernando Alonso por todo el mundo. Se lo debemos a gente como aquellos mineros del 62. Salud. IGNACIO GIL Dos meses en lucha 6- 4- 1962. Siete picadores del pozo Nicolasa se declaran en huelga. 14- 4. El resto de pozos se van sumando a la huelga. 25- 4. Las detenciones y torturas se generalizan. 30- 4. Comienzan las manifestaciones de mujeres. 5- 5. Se declara el estado de excepción. 10- 5. Menéndez Pidal encabeza un texto de apoyo a los huelguistas. Aldecoa, Cela, Marías, Ridruejo... se suman a él. 15- 5. Solís viaja a Oviedo. 30- 5. Comienza el regreso al tajo tras un aumento salarial. Compromiso ético La Juventud Obrera Católica (JOC) jugó un destacado papel en las ocho semanas que duró el conflicto