Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La polémica de la inmigración en España MARTES 29 s 4 s 2008 ABC Una mafia esclavizó a 3.000 portugueses en la vendimia Captaban a marginados de Oporto, se quedaban con sus cuentas bancarias y les compensaban con drogas y prostitutas C. M. MADRID. Tratados como esclavos, aterrorizados, sin poder disponer del escaso dinero que ganaban tras agotadoras jornadas recogiendo uva en La Rioja, Navarra, Álava y Zaragoza. Esa ha sido la vida de centenares de trabajadores portugueses (unos 3.000) engañados por compatriotas durante los últimos tres años. La Guardia Civil, en colaboración con la policía judiciaria lusa y bajo coordinación de Eurojust, ha detenido a 28 personas, dos españoles y el resto portugueses, en ambos países. Los mafiosos funcionaban como auténticos negreros del siglo XXI. Se les acusa, según informó ayer el fiscal jefe de Oporto, Antonio Almeida, de secuestro, esclavitud, tráfico de personas, asociación criminal y blanqueo de dinero. Los agentes encontraron tres pistolas y unos 530.000 euros en cartillas bancarias en los registros que se han llevado a cabo en Álava y Zaragoza. La organización criminal, estructurada y jerarquizada con precisión, se nutría de un centenar de individuos pertenecientes a varios clanes familiares, con un cabecilla que controlaba a todos los demás. Los miembros de la red captaban a los aspirantes a temporeros en barrios marginales de la zona de Oporto, aprovechándose de que pertenecían a familias desestructuradas, eran analfabetos, adictos a las drogas o al alcohol. Con ese caldo de cultivo, les prometían sueldos jugosos trabajando en la uva en España. Los trasladaban en furgonetas hasta nuestro país distribuidos en grupos de entre diez y veinte personas. El alojamiento consistía en pisos, casas y barracones que se caían a pedazos, sin ningún servicio. Los tratantes de personas abrían cuentas bancarias a nombre de los temporeros, controlaban sus números secretos y se quedaban con las libretas. Sus salarios de unos 700 euros ingresados por los empresarios españoles empezaban a restarse desde el primer día. Les descontaban parte del sueldo por el indigno alojamiento y la comida, y con frecuencia les proporcionaban drogas y servicio de prostitutas también a cuenta de su salario. Para poner trabas a la identificación, el grupo solía sacar el dinero de cajeros que no dispusieran de cámaras de vigilancia. Las víctimas vivían bajo la ley del terror, por lo que no se atrevían a denunciar el caso; sí lo hicieron sus familiares que los daban por desaparecidos. Las investigaciones para localizar a los integrantes del entramado delictivo han durado varios meses, dada la movilidad del grupo. Sólo en La Rioja llegaron a explotar unos 800 temporeros, en las localidades de Ábalos, Tricio, Huércanos y Murillo de Río Leza. Los agentes tenían previsto ampliar los registros a Cáceres, pero los delincuentes se trasladaron a Portugal donde fueron detenidos (nueve de ellos) mientras que todos los demás fueron arrestados por la Guardia Civil en España. Seis han aceptado ser entregados a su país y 13 se han negado. Según el coronel jefe de la X Zona de la Guardia Civil, Francisco Arribas, la mafia ha sido descabezada Los funcionarios intervinieron además de las cartillas bancarias controladas por los mafiosos y las pistolas, agendas y pruebas tan evidentes como un carísimo televisor de plasma a nombre de alguien que vivía casi en la indigencia. Además de los 28 arrestados, Eurojust emitió otras tres órdenes de detención, que no han podido ejecutarse, ya que dos de los buscados están en Suiza y otro en un hospital luso. Las víctimas vivían bajo la ley del terror, y fueron sus familiares los que denunciaron la situación Las casas en las que vivían se caían a pedazos G. C. Clanes interconectados Rumí dice que la prioridad es recolocar la mano de obra interna que está en paro S. E. MADRID. Las puertas laborales empiezan a cerrarse para muchos aspirantes a llegar a España. Así, al menos se desprende de las sucesivas declaraciones de los responsables de Inmigración. Ayer fue el turno de la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, quien dejó claro que la prioridad del Ejecutivo es recolocar a los españoles y a los inmigrantes que están actualmente en paro. El objetivo del Gobierno es fortalecer e incentivar el trabajo interno, tanto de españoles como de extranjeros, que por la situación de su sector están en el desempleo -la construcción arroja los peores resultados- Rumí anunció que España va a poner en marcha un programa circular para inmigrantes temporeros, de forma que quienes ya viven aquí trabajen en varias campañas agrícolas, es decir, se trata de aprovechar a las personas que ya tienen contratos de temporada. El Ejecutivo, según explicó la secretaria de Estado, mantendrá reuniones con los responsables de las comunidades autónomas para hacer posible esa rotación laboral. Para la campaña del campo de este año se contratarán alrededor de 30.000 inmigrantes temporeros, de los que unos 15.000 serán marroquíes, según explicó Rumí. Rumí dijo que la contratación temporal de inmigrantes está dando buenos resultados, con unos índices de éxito del 99 en el retorno de estas personas a sus países de origen cuando finaliza su contrato. El retorno de extranjeros está en la mente del Ejecutivo, en plena crisis. La secretaria de Estado señaló que se fomentarán los programas de retorno, incentivados mediante ayudas como la capitalización del desempleo o los microcréditos Se trata de campañas distintas a los programas de vuelta voluntaria que funcionan, con escaso éxito, desde hace años. Rumí hizo estos anuncios tras inaugurar en Madrid la Reunión Internacional de Expertos sobre Microeconomía y Migración, organizada por Asuntos Exteriores, la Organización Internacional para las Migraciones y la Secretaría de Inmigración y Emigración.