Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES Fórmula 1 s Gran Premio de España LUNES 28 s 4 s 2008 ABC Raikkonen dominó la carrera desde el primer segundo; Alonso, en la imagen tras el Ferrari del finlandés, fue adelantado por Massa en la salida AFP Montmeló enmudece con Alonso Se retiró por una rotura de motor del Renault cuando iba quinto en una carrera dominada de principio a fin por Raikkonen y Ferrari JOSÉ CARLOS CARABIAS MONTMELÓ. Lo dijo una vez, lenguaje concreto, las palabras justas, en la comunicación concisa que mantiene con su ingeniero de pista durante las carreras. Blocked anunció Fernando Alonso a la legión de auriculares que seguía su rastro en el garaje de Renault. Un par de segundos después, la realización televisiva captaba la imagen de un coche lanzado por la izquierda en la curva 3 que sobrepasaba como un cohete al único R 28 en concurso. El Renault de Alonso. Y no repitió el aviso porque la evidencia saltó a los ojos. Humo blanco es sinónimo de motor despeñado en la Fórmula 1. Se retiró el ovetense con un bólido que ha emprendido la reconquista y enmudeció la grada de Montmeló. Como el año pasado con el triunfo de Felipe Massa. Fiel a la tradición que agasaja al más fuerte en un deporte que no admite contemplaciones, Ferrari volvió a marcar su territorio. Ganó Kimi Raikkonen con un guante en el doblete con Felipe Massa. ¿A cuánto está Webber? preguntó Alonso, vuelta 26, mientras desde el otro lado de la conexión la información parpadeaba en serie. 2,5 segundos. Tienen que parar Webber, Trulli y Rosberg le decían al asturiano, que, como todos los pilotos, tiene que procesar un torrente de datos, botones y cálculos al tiempo que negocia curvas, pisa el acelerador e intenta evitar adelantamientos. Para entonces el español navegaba en la ola de su pronóstico. Acabaré sexto o séptimo si no hay novedad auguró por la mañana. Unos cuantos kilómetros antes de anticipar su rendición, la apreciación resultó contumaz por cierta. Era sexto con vistas al quinto balcón, toda vez que Heidfeld debía pagar diez segundos de penalización en el callejón de los garajes. Segundo en la parrilla, el ovetense cedió cualquier delirio de triunfo a la lógica matemática de la Fórmula 1. Massa le rebasó en la salida y acometió una tarde de orgullo para Italia. El finlandés Raikkonen, primero, y el brasileño, segundo, de principio a fin, sin imperfecciones, sin mancha ni réplica. Otra victoria del Real Madrid. Entre eso y un tanque vacío de gasolina en la estrategia del equipo para ser segundo el sábado, Alonso comenzó a retroceder hacia la sexta pla-