Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 s 4 s 2008 Primera división s Trigésima cuarta jornada DEPORTES 87 Así jugó el Getafe Abbondanzieri: bien. Cortés: regular. Belenguer: regular. Cata Díaz: bien. Licht: regular. Pablo Hernández: regular. De la Red: mal. Casquero: regular. Gavilán: bien. Manu del Moral: mal. Albín: bien. Granero: regular. Contra: regular. Kepa: sin calificar, El técnico. Michael Laudrup: bien. Bastante más ambición, actitud y juego que su rival. Lo mejor: Albín inquietó siempre a la zaga visitante. Lo peor: No apareció De la Red. Sin mordiente arriba. Así jugó el Atlético Leo Franco: bien. Antonio López: mal. Pablo: notable. Perea: bien. Pernía: mal. Maxi: mal. Raúl García: mal. Camacho: mal. Luis García: mal. Kun Agüero: bien. Forlán: regular. Cleber Santana: regular. De las Cuevas y Jurado: sin calificar. El técnico. Javier Aguirre: mal. El equipo apareció apático, sin ambición y medroso. Lo mejor: Los cruces de Pablo. Lo peor: No hubo medio campo. Agüero intenta regatear a Belenguer EFE Atlético, botín de la nada El Getafe, que tiró al larguero y falló un penalti, fue muy superior, pero se dejó dos puntos en un dudoso gol de Agüero Getafe Atlético 1 1 lo que sacó a la palestra le bastó para superar a un rival que simplemente no estuvo. Fue irregular a lo largo del choque e inconsistente en su juego de la medular. Desde esa zona ancha se partió en dos, sin enlace arriba, sin fútbol trenzado y expuesto continuamente al juego más hilado del Getafe. Tuvo suerte de que los azulones no encontraron a De la Red, perdido no sólo en este partido sino desde hace bastantes semanas. Y también se apoyó en el colegiado pues empató después de que el árbitro se hiciese el sueco en un empujón de Agüero a Belenguer cuando este estaba en el aire, lo que aprovechó el Kun para nivelar el partido. Después, se encerró y ya no quiso saber nada del encuentro. Sobrevivió en la mala puntería del Getafe, mal endémico de los de Laudrup esta temporada, y de la mala suerte azulona. Tiró Albín una falta al larguero y ni siquiera encontró el justo desequilibrio en un penalti postrero. Antes, durante y después todo fue del Getafe. El Atlético se metió atrás y se dedicó a meter pelotazos a ver si sonaba la flauta de Agüero, que se fajó como los buenos intentándolo todo ante tamaño desajuste de su equipo. De hecho, sólo tuvo un buen rato el equipo de Aguirre, nada más marcar el gol, porque los azulones protestaron tanto que se desquiciaron ante el árbitro y se fueron del encuentro durante un buen rato. No lo aprovechó el Atlético, siempre un paso atrás, timorato, poco ambicioso, guardando Getafe (4- 4- 2) Abbondanzieri; Cortés, Belenguer, Cata Díaz, Licht; Pablo Hernández (Granero, m. 31) De la Red, Casquero, Gavilán (Contra, m. 73) Manu del Moral (Kepa, m. 79) y Albín. Atlético (4- 4- 2) Leo Franco; Antonio López, Pablo, Perea, Pernía; Maxi (Jurado, m. 81) Raúl García (Cleber Santana, m. 73) Camacho, Luis García (De las Cuevas, m. 77) Kun Agüero y Forlán. Árbitro: Paradas Romero. Amarilla a Pernía, Belenguer, Agüero, Granero, Perea, Maxi, Camacho y Casquero. Goles: 1- 0, m. 12: Albín. 1- 1, m. 38: Agüero. su raquítica renta que no justificó el lamentable juego que realizaron en una segunda mitad que se veía y no se creía. Estuvo el Atlético 40 de los segundos 45 minutos sin apenas salir de su área, bombardeado por un Getafe realmente cansado, sin la frescura necesaria para encontrar vías con las que desatornillar al rival. Andan los de Laudrup con la gasolina justa y aún así, a medio gas, exhibieron mejores armas que el Atlético, amedrentado por cualquier mosca que le pasase rozando. La falta de definición azulona le dejó salir vivo del encuentro a pesar de que estuvo con un pie al borde de la tumba cuando Camacho metió una mano alucinante en un cabezazo de Cata Díaz. Lo tiró De la Red fuerte, pero mal colocado. Lo adivinó Leo Franco y salvó a su equipo. Del resto se encargó Pablo, que se erigió en el caudillo de un equipo metido atrás en una defensa numantina que dio más pena que gloria, con artimañas y maneras de equipo pequeño, medroso y asustado. Sacó un punto, pero se dejó el prestigio a ristras por el campo. La mejor ocasión El Mallorca aprovecha sus ocasiones en un partido sin brillo JOSEP MARÍA AGUILÓ PALMA DE MALLORCA. Fue un partido con muy pocas oportunidades, pero el Mallorca supo aprovecharlas bien en la segunda parte, y por ello se impuso finalmente con un marcador que no refleja la igualdad, sin brillo, que hubo sobre el terreno de juego. De la primera parte, sólo cabe destacar el buen hacer de Borja por parte del Mallorca y de Munitis por parte del Rácing. Precisamente, el primer gol mallorquinista tuvo su origen en los pies de Borja, que dio un buen pase a Nunes, que con un gran remate de cabeza consiguió adelantar al conjunto rojillo. Una jugada de pillería de Mallorca Racing Mallorca (4- 4- 2) Moyá; Héctor, David Navarro, Nunes, Fernando Navarro; Varela (Trejo, m. 76) Basinas, Borja, Arango; Webó (Jonás, m. 65) y Güiza (Castro, m. 90) 3 1 Racing (4- 4- 2) Toño; Pinillos, Moratón, César Navas, Ayoze; Jorge López (Tchité, m. 55) Duscher, Colsa, Pablo Álvarez; Munitis (J. Valle, m. 74) y Smolarek. Árbitro: Vicente Lizondo. Enseñó tarjeta amarilla a David Navarro, Héctor y Pablo Álvarez. Goles: 1- 0, m. 48: Nunes. 2- 0, m. 82: Trejo. 2- 1, m. 86: Duscher. 3- 1, m. 89: Güiza. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. No están los hados con el Getafe en este tramo final de Liga. Ni los hados ni el árbitro, que propició un empate del Atlético en un gol de sospechosa legalidad. Fue lo único que hizo el equipo de Aguirre, que volvió a dejar una penosa imagen y salió vivo del Alfonso Pérez por esos lares inescrutables del destino. Y no es que el Getafe hiciese nada del otro mundo, pero con Laudrup: El uno a uno nos vale porque los puntos están caros, pero nos hicimos acreedores a algo más Trejo permitió ampliar la ventaja del Mallorca. Ya al final el Racing acortó distancias pero Güiza puso el 3- 1 en el marcador y quedó a sólo un tanto del actual Pichichi, Luis Fabiano. Aguirre: No sé si este resultado valdrá, pero lo cierto es que no merecimos más que este empate