Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CIENCIA FUTUROsMEDIO AMBIENTE y www. abc. es cienciayfuturo LUNES 28- -4- -2008 ABC Galicia quiere volver a ser hábitat del oso pardo Un equipo de Lugo formado por tres miembros, dos del Ayuntamiento de Cervantes y el tercero de Navia, acondiciona los montes para que estos plantígrados regresen a la comunidad gallega s Todos los años se detecta la presencia de dos o tres ejemplares distintos POR ANA MARTÍNEZ LUGO. Hola, todas las miradas están puestas en mí, y yo no recuerdo de dónde provengo, ha pasado mucho tiempo, y no tengo demasiados referentes familiares, pero sé que debo cumplir una misión: salvar a mi especie, que está en peligro de extinción La esperanza del oso pardo gallego vive en la parte leonesa de Los Ancares, es hembra, pesa 85 kilos, y posee un refinado instinto que le permite descubrir a larga distancia a los machos en celo. En alguna ocasión, se acerca a Galicia, a Lugo, y de sus visitas a tierras fronterizas, se aguardan descendientes, que se convertirán en moradores de la reserva gallega de estos plantígrados. Desde que en 1997 la Fundación Oso Pardo (FOP) que tiene su sede en Santander, firmase el primer convenio de colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Xunta (acuerdo que se renueva este año con las mismas condiciones) existe una actividad continua y permanente en las áreas oseras gallegas. La Patrulla Oso Ancares de Lugo, formada por tres personas, se encarga del seguimiento y vigilancia de la población de osos en terrenos cinegéticamente ordenados, refugios de fauna, zonas de aprovechamiento cinegético común (los municipios de Cervantes, Navia de Suarna y Negueira de Muñiz) y de la instalación de pastores eléctricos, tanto para prevenir ataques de oso en colmenares como para proteger cultivos y pastizales de daños ocasionados por los jabalíes. El ursus arctos (denominación científica) vive en la zona montañosa del norte de España. Allí tiene sus últimos reductos, después de haber ocupado la práctica totalidad de la Península Ibérica, de donde fue desapareciendo por las actividades humanas; las principales, la caza, y la destrucción y ocupación de hábitat (por viviendas, infraestructuras y cultivos) En la Cordillera Cantábrica se encuentra distribuido en dos poblaciones, que ocupan alrededor de 4.900 km 2, en dos áreas separadas entre sí. La occidental, con 80- 100 géneros, se extiende por unos 2.800 km 2 dispuestos por las comunidades autónomas de Galicia, Asturias y Castilla y León. La oriental, de 25- 30 individuos, ocupa unos 2.100 km 2, comprendidos dentro de Castilla y León, Cantabria y Asturias. Un papel activo en la conservación de este mamífero Hace siglos, el oso pardo se extendía por toda Europa, pero en las últimas décadas hubo un cambio drástico. Las administraciones lo saben, y por ello están tomando un papel activo en la conservación de este mamífero. Cantabria, Asturias, Castilla y León y Galicia cuentan con programas de recuperación, medidas contra el furtivismo; aumento y mejora de proyectos de investigación, y acciones de sensibilización entre la población. Antonio Callejo, del servicio de Conservación de la Naturaleza de la Consejería de Medio Ambiente de la Xunta, explica que el plan de recuperación se inició para invertir la dinámica poblacional, que estaba decayendo Hoy en día, habla en Galicia de localizaciones de estos animales en Los Ancares y en Navia; y otras esporádicas, de subadultos, en primavera, en Samos, Caurel y Quiroga, siempre en Lugo. Estos plantígrados necesitan amplios territorios en buen estado y con las menores interferencias humanas. Marca de calidad Todos los años, la Fundación Oso Pardo detecta la presencia de 2 ó 3 ejemplares diferentes de oso en Galicia. Cohabitan muy bien con la población rural, y su presencia es una marca de calidad para la zona donde tiene implantación; es compatible con el turismo y la actividad ganadera cuenta Guillermo Palomero, presidente de la FOP Son animales que, al igual que los seres humanos, al andar apoyan el peso de su cuerpo sobre las plantas de sus pies. Son corpulentos, musculosos, y de cabeza pequeña, en relación al resto del cuerpo. Su peso medio es de 117 kilos, en los machos; y de 93 en las hembras. Esta medida depende de la escasez o abundancia de alimentación, variando de un año a otro, de una época a otra; y de la edad, pudiendo alcanzar los varones incluso los 200 kilos. En libertad, pueden llegar a vivir hasta 25 años. Suelen optar por bosques de montaña, o por áreas rocosas cubiertas por espesos matorrales. Las hembras son las que sientan raíces y permiten los censos (escogen un área y se quedan en ella a hacer vida) mientras que ellos son más solitarios, nómadas y austeros. El cortejo dura de 2 a 15 días. Estos plantígrados son omnívoros, aunque con una marcada tendencia vegetariana. El aporte vegetal a su dieta supera el 85 del total en todas las épocas; sólo los frutos de árboles y arbustos ya suponen, a lo largo del año, más del 50 de su alimentación. Furaco un oso pardo que actualmente vive en Cantabria POBLACIÓN DE OSOS PARDOS EN LUGO Cervo Viveiro Ribadeo Villalba Oso pardo (Ursus arctos) Peso: De 90 a 150 kg Distribución: Cordillera Cantábrica y Pirineos (España) Alimentación: Onnívoro Reproducción: Celo entre junio y julio. El cortejo dura de 2 a 15 días. Crías: De uno a tres ozeznos, amamantados durante cuatro meses, independientes a los 18 meses Madurez sexual: Entre los 3,5 y 5 años Longevidad: De 20 a 25 años 170- 250 cm (longitud) Navia de Suarna Ancares A Fonsagrada LUGO Samos Chantada Folgoso de Caurel Monforte de Lemos ABC E. Segura Quiroga 90- 110 cm (altura de la cruz)