Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 s 4 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 75 Rico: Marías es un gran mirón El autor de Tu rostro mañana ingresó ayer en la Real Academia Española ABC MADRID. Al escritor Javier Marías le gustan las paradojas y la que ayer desarrolló en su discurso de ingreso en la Real Academia Española perdurará en la memoria de los asistentes: pretender narrar hechos reales es imposible porque sólo se puede contar cabalmente lo que nunca ha sucedido, lo inventado e imaginado Marías lleva décadas entusiasmando a lectores de medio mundo con sus novelas, y era lógico que en su ingreso hiciera una encendida defensa de su oficio, dado que, a diferencia de los historiadores, cronistas o biógrafos el novelista trabaja con plena libertad y la ficción no admite correcciones ni añadidos ni supresiones ni desmentidos ni enmiendas En presencia de los ministros de Cultura, César Antonio Molina, y de Educación y Política Social, Mercedes Cabrera, Marías leyó un discurso brillante y ameno, hilarante a veces, titulado Sobre la dificultad de contar una dificultad que en parte proviene de que la lengua deforma y tergiversa la realidad, y no es más que un permanente tanteo, un perpetuo amago condenado a no dar nunca en el blanco Elegantemente vestido de frac, Marías (Madrid, 1951) confesó al principio que no entendía muy bien por qué la Academia admite en su seno a los novelistas, ya que su labor es bastante pueril como la calificó Stevenson. Pero nuestra labor no solamente es pueril, sino absurda, una especie de trampantojo, un embeleco, una ilusión, una entelequia y una pompa de jabón. En el fondo está destinada al fracaso y CLÁSICA Ibermúsica Obras de Richard Strauss. Int. Orquesta Filarmónica de Múnich. Dir. Christian Thielemann. Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. Fecha: 22- IV- 08 Hombres e ideas ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE El hombre es arrogante, soberbio, malhumorado e inquisidor. O, al menos, eso aparenta cuando se le ve sobre un escenario. Lanza miradas que fulminan y hace gestos dignos de desprecio. Christian Thielemann no es alguien de apariencia cómoda y pocas ganas dan de adivinar si esa imagen constituye el disfraz con el que viste al director de orquesta o, en realidad, es una forma de ser que va más allá del espectáculo. Resuelta más agradable observar que lo interesante está en el estilo y en la sutileza con el que desarrolla su profesión. En eso, Thielemann se parece a Nietzsche y también en lo que tiene de encarnación del superhombre, visto desde la perspectiva del noble, del legislador, del ser vital que ama la vida y el mundo. No hay otra alternativa a la hora de explicar la emocionante capacidad de comunicación musical que posee. Thielemann y su Filarmónica de Múnich han pasado por Madrid para una doble sesión de Ibermúsica. De la primera, con Bruckner y su cuarta sinfonía, se cuentan maravillas; en la segunda se pudieron comprobar ante tres poemas sinfónicos de Richard Strauss. Por supuesto que todo resulta evidente en lo material y, entre ello, el poder orquestal, la afirmación del sonido, lo rotundo de la emisión, la especial vibración de muchas amalgamas instrumentales. A partir de ahí, deslumbra la manera en la que Thielemann edifica la armonía o envuelve lo melódico. Hay en sus propuestas un color que suena a viejo imperio, que reaviva lo melancólico de aquel poder que se intuía acabado, pero también el orgullo del linaje. Sabido es que Strauss retrató en sus poemas al hombre con sus contradicciones y seguridades. La moral de los señores de Nietzsche, la fe en sí mismo que rebosa por entre las notas de Don Juan Muerte y transfiguración y Zaratustra Es aquello a lo que Thielemann da forma. Escuchándole se entiende y rememora, pues pocos hay que sean capaces, hoy en día, de explicarlo con mayor contundencia y mejor acabado. Javier Marías, ayer durante el acto de ingreso en la RAE además es casi imposible afirmó rotundo el autor de Corazón tan blanco quien a partir de ahí comenzó a desarrollar su opinión de que contar lo acaecido es imposible Y es imposible, porque, como diría luego Francisco Rico en su contestación, la realidad es infinitamente compleja, multiforme, y el lenguaje no llega a abarcarla por entero informa Efe. En el momento en que se aspira a que la palabra reproduzca lo acontecido, se deforma, tergiversa y contamina lo sucedido, afirmaba Marías. El escritor elogió la figura de su antecesor en el sillón R Fernando Lázaro Carreter, director durante años de la RAE y que, con su visión de futuro inició la modernización de la Academia y le quitó algunas telarañas Cuatro años después de su muerte, se echan de menos sus irónicos, a veces mordaces, comentarios contra la pedantería cazurra de los medios de comunicación y su incorrección disparatada JULIÁN DE DOMINGO En su respuesta, el académico Francisco Rico afirmó, al dar la bienvenida a Javier Marías, que éste ha demostrado con sus novelas ser un gran mirón, con el don del retrato y aseguró que en sus artículos, entrevistas y blogs se ha afanado por reencarnar palpablemente a sus personajes Al acto también asistieron el académico Francisco Ayala y su mujer, Carolyne Richmond, Alberto Ruiz- Gallardón, Fernando Savater, y numerosos escritores. Viejo imperio CLÁSICA Obras de J. Haydn y L. Auerbach. Int. Cuarteto de Tokio. Lugar: Sala de Cámara del Auditorio Nacional: Madrid. Fecha: 25- IV- 2008 XVI Liceo de Cámara El Cuarteto Tokio dialoga con Haydn ANTONIO IGLESIAS Es motivo de legítimo orgullo, insistir en la programación de interpretes de bien ganado prestigio mundial como es el caso del célebre Cuarteto de Tokio, integrado hoy- -tras sus treinta años de existencia- por los violinistas Martin Beaver y Kikuei Ikeda, viola Kazuhide Isomura y violonchelo Clive Greensmith, aplaudidísimo, por el modélico público del Liceo de Cámara, en sesiones organizadas por la Fundación Caja Madrid, ahora dedicadas a la magistral figura de Joseph Haydn, el genial dieciochesco austriaco que, en su ingente catálogo incluyo unos ochenta cuartetos que en la historia de la música asientan definitivamente el tradicional conjunto de cuerda: dos violines, viola y violonchelo. Escucharíamos en la tarde- noche del viernes los núms. 2, 4 y 6 de su Op. 50 (Hob III. 45, 47 y 49) tres páginas hermosas, tintadas por una fluidez de ideas que se ex- ponen sin que llegue a destacarse sobremanera el concienzudo desarrollo temático característico de la manera haydniana. Datan de una época en la que el compositor atendía encargos procedentes hasta del extranjero, caso de las célebres Siete Palabras comisionada por el Cabildo catedralicio de Cádiz... Como comienzo de la segunda parte del programa que aquí se comenta, conoceríamos los seis fragmentos integrados en el Segundo cuarteto que, intitulado Primera luz firma Lera Auerbach, con indudable sabor actual, diríase que un algo más impresionista que contemporáneo innovador, seis momentos en los que resplande- cen climas muy delicados que prenden más por su interés vertical que en el horizontal, confrontado en su general melancolía de trozos tan atractivos como en sus Cuatro preguntas Su factura resultó de grata acogida por parte de sus oyentes que lograrían la concesión de un bis gentilmente otorgado por el Cuarteto de Tokio, siempre a recordar por sus excelencias interpretativas como grupo di camera, si excelente en cada uno de sus componentes, grandes, muy grandes, como perfectos dialogantes del magistral argumento desarrollado por la mente de un gran maestro de la composición de toda época.