Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28- -4- -2008 George W. Bush bromea sobre los tres aspirantes a sucederle en la Casa Blanca 33 La OTAN condena el ataque y reitera que continuará en Afganistán Ha sido el inicio de la ofensiva de primavera que no esperaban los estrategas de la OTAN. Dos años de calma les hicieron creer que Kabul estaba en paz ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. Hace menos de un mes que los jefes de Estado de la Alianza Atlántica le renovaron su confianza en la cumbre de Bucarest. Después de una serie de advertencias más o menos directas, reprochándole la falta de eficacia de su gestión como presidente afgano, los países occidentales que le sostienen militarmente renovaban su apoyo a Hamid Karzai, entre otras cosas porque han descubierto que no tienen otra alternativa en condiciones de sustituirle. Este año, la ya tradicional ofensiva de primavera de los talibanes ha empezado nada menos que en Kabul y ha demostrado que los terroristas mantienen intacta su siniestra capacidad creativa para poner a prueba a los planificadores de la misión de la OTAN en aquel país, la ISAF. En la cumbre de Bucarest se aprobó también la nueva doctrina estratégica para Afganistán, de cuyo contenido apenas se han hecho públicas las líneas generales, por razones de seguridad. Pero de lo que se sabe destacaba precisamente el criterio de que los países que se han comprometido en la misión deben ser conscientes de que la OTAN deberá seguir estando presente en Afganistán durante un periodo de tiempo prolongado La Alianza se ha comprometido a permanecer en Afganistán a largo plazo- -tal vez décadas- -para asegurarse del éxito de la misión en la que está en juego la reputación de la alianza militar más poderosa del mundo. Este atentado de ayer ha demostrado una vez más que los talibanes están dispuestos a usar violencia extrema para oponerse a la libertad, la democracia y el desarrollo de Afganistán dijo ayer el secretario general de la OTAN, el holandés Haap de Hoop Schefer en un comunicado en el que condenaba en los términos más estrictos el atentado en Kabul. Hasta ahora, se criticaba que la misión de la OTAN hubiera logrado asentarse sólo en Kabul y sus alrededores, mientras que se mostraban incapaces de llevar la periferia del país la influencia real de las autoridades centrales. Ahora, el hecho de que los terroristas puedan actuar en circunstancias tan especiales en la misma capital, representa un duro golpe para la sostenibilidad política de la misión de la OTAN. Karzai sigue siendo el hombre de la OTAN y el hecho de que hubiera varios embajadores en el desfile de ayer, incluyendo los de Estados Unidos y Reino Unido, pone de manifiesto que a pesar de todo sigue teniendo el apoyo de los principales contribuyentes a la misión militar. Según lo que se anunció en Bucarest, el peso de la misión en Kabul va a ser soportado también por Francia, que tiene planes de enviar un batallón nuevo a Kabul, para que otras tropas norteamericanas puedan ser transferidas al sur. El problema vuelve a ser el mismo: los terroristas atacan donde uno no lo espera y después de un esfuerzo titánico para contener la violencia en el sur, incluyendo delicadas negociaciones con el Gobierno de Pakistán para sellar el trasiego fronterizo con las zonas tribales, y ahora los talibanes demuestran que también pueden golpear decisivamente en Kabul. Tal vez la nueva orientación del recién nombrado gobierno paquistaní, que ha optado por aceptar abrir caminos de diálogo con los talibanes, pueda tener alguna consecuencia en este sentido. Un jarro de agua fría AFP Shewan, al oeste del país- lanzamiento de cohetes y secuestros para mantener la inestabilidad e inseguridad a lo largo de todo el país. Tanto las nuevas fuerzas de seguridad afganas, como todos los extranjeros que trabajan en la tarea de consolidar al Gobierno de Kabul, están en el punto de mira de la cada vez más heterogénea y extendida insurgencia afgana. No es la primera vez que estos grupos apuntan tan alto. En febrero del pasado año, un suicida consiguió aproximarse hasta el acceso principal de la base estadounidense de Bagram e inmolarse cuando el vicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney, estaba de visita oficial en la misma. Al menos dos militares de las fuerzas internacionales y un trabajador afgano murieron en aquella ocasión, en el que supuso el más serio aviso para esta base situada a escasos sesenta kilómetros de Kabul y que juega un papel decisivo en el despliegue estadounidense en el país. Más recientemente, un comando terrorista consiguió acceder al hotel Serena de Kabul, considerado hasta entonces uno de los lugares más seguros de la capital. FUERZAS INTERNACIONALES EN AFGANISTÁN 200 km N TAYIKISTÁN TURKMENISTÁN Kunduz Mazar i Sharif Meymana Faizabad IRÁN Cheney como antecedente Pol e Khomri Bagram Panjshir Nuristán Qala i Naw Bamyan Wardak Kabul Herat Chaghcharan Ghazni Gardez Sharana Mether Asadabad Lam Jalalabad Khowst Farah Lashkar Gah Tarín Kowt Qalat Kandahar PAKISTÁN AFGANISTÁN AFGANISTÁN PAKISTÁN Albania Australia Austria Azerbaijan Bélgica Bulgaria Canadá Croacia España Rep. Checa Dinamarca Australia Estonia Finlandia Estados Unidos Francia Macedonia Alemania Turquía Grecia Hungría Irlanda Canadá Italia Letonia Noruega Lituania Luxemburgo Reino Unido Países Bajos Nueva Zelanda Islandia Italia Noruega Polonia Hungría Portugal Rumanía Alemania Eslovaquia Eslovenia España Suecia Suecia Suiza Lituania Turquía Reino Unido Holanda EE. UU. Tropas de cada país 30 700 2 20 370 420 2.500 175 135 780 130 70 1.515 120 3.210 150 230 5 2.880 100 260 10 1.650 150 9 500 1.100 160 535 70 70 778 260 2 675 7.800 15.000 ABC Fuente: OTAN