Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 s 4 s 2008 ESPAÑA 27 Muere un joven marroquí que recibió catorce disparos en Valladolid H. D. VALLADOLID. Hasta tres tiroteos distintos se registraron en la noche del sábado en Valladolid en uno de los días más violentos que se recuerdan en la ciudad en los últimos años. En los tres sucesos, ocurridos de madrugada, resultaba muerto un joven de nacionalidad marroquí, mientras que otros cuatro resultaban heridos. El suceso más grave se registraba a las 4.05 horas a la altura del número 20 de la calle Panaderos, cuando un joven marroquí de 21 años y de iniciales I. H. que se encontraba dentro de un vehículo- -al parecer robado- -en compañía de otros dos jóvenes españoles, recibía catorce disparos. En el suceso también resultaban heridos de diversa consideración sus acompañantes. Al parecer, y según informó ayer la Delegación del Gobierno en Castilla y León, una dotación de la Policía que se encontraba por la zona realizando otro servicio pudo presenciar cómo un varón empuñaba una pistola de 9 milímetros Parabellum y realizaba los disparos contra los ocupantes del vehículo estacionado. A continuación, el autor del tiroteo se daba a la fuga y hasta última hora de la tarde de ayer permanecía desaparecido. Las mismas fuentes apuntaban ayer a un ajuste de cuentas como primera hipótesis de lo sucedido, aunque continúan las investigaciones. Testigos presenciales detallaron que el autor de los disparos huyó en otro vehículo que se encontraba parado en mitad de la misma calle del suceso, interrumpiendo el tráfico, justo delante del coche que recibió los impactos, y que tres patrullas de la Policía Nacional llegaron inmediatamente al lugar de los hechos, informa Ical. Respecto a los otros dos heridos, D. J. J. y C. R. I, ambos de 18 años, presentaban dos y cinco impactos de bala respectivamente, por lo que fueron trasladados al Hospital Clínico Universitario de la ciudad. El primero de ellos recibía el alta médica pocas horas después y se encuentra detenido en dependencias policiales; mientras que el otro joven tuvo que ser intervenido por fractura en una pierna, y su pronóstico es grave. No fue el único suceso que ocurrió en la madrugada del domingo. Una hora más tarde se producía un segundo incidente cuando Roberto R. D. un joven de 22 años conocido como El Pirri delincuente habitual, se enfrentaba a los porteros de la discoteca La Rosaleda después de que éstos le denegaran el acceso. El joven regresó al recinto minutos después acompañado de un amigo, otro joven de 22 años, con el que pretendía acceder al local. Según parece, ambos jóvenes se enzarzaron en una pelea que terminó cuando El Pirri sacó una escopeta que llevaba y disparó a su acompañante, que permanece ingresado en estado grave en el Hospital Clínico Universitario tras recibir impactos de perdigón en la cara y en la espalda. Roberto R. D. presunto integrante de la banda conocida como del Mazo era buscado en la tarde de ayer por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. El tercer tiroteo se producía en un karaoke de La Cistérniga, localidad próxima a Valladolid, cuando, por causas que aún se desconocen, el joven Rubén R. hijo de los miembros del Clan de los Monchines huidos de la justicia, Manuel R. L. Lolos y María Perdiz, recibía un impacto de bala en una pierna y era trasladado al Clínico Universitario de Valladolid, donde más tarde recibió el alta. Precisamente Manuel R. L. y María Perdiz son los únicos miembros del citado clan que aún permanecen huídos de la justicia tras el fallo ratificado por el Tribunal Supremo en 2005, en el que se les condenaba a penas que suman los 39 años de cárcel por blanquear dinero procedente del narcotráfico y al pago de multas por una cantidad que superaba el millón de euros. Siete impactos de bala