Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 s 4 s 2008 ESPAÑA 25 El TC niega que el Supremo se excediera al ejecutar la ilegalización de Batasuna Desestima los recursos de Atutxa y cinco parlamentarios más contra el auto de la Sala del 61 que anuló los acuerdos con los que la Cámara desobedeció al Supremo NIEVES COLLI MADRID. El Tribunal Constitucional niega que el Tribunal Supremo haya traspasado los límites de su jurisdicción cuando, el 1 de octubre de 2003, declaró nulos todos los acuerdos del Parlamento vasco dirigidos a no disolver el Grupo parlamentario de Sozialista Abertzaleak (SA) heredero de la ilegal Batasuna, tal y como le había ordenado en reiteradas ocasiones la Sala del 61 del alto Tribunal ver recuadro adjunto De esta forma, el TC rechaza los recursos de amparo interpuestos por Juan María Atutxa, Gorka Knörr, Kontxi Bilbao (los tres condenados por un delito de desobediencia) Rafael Larreina, José Antonio Karrera y Joseba Egibar Artola, quienes argumentaron que el alto Tribunal había vulnerado el derecho de participación de los ciudadanos en los asuntos públicos (art. 23 de la Constitución) Según los recurrentes, las decisiones del Parlamento vasco anuladas por el Supremo eran actos de carácter político fruto por tanto de la soberanía de la Cámara. De ahí que, en su opinión, al anular dichos actos el Supremo habría quebrado el principio de separación de poderes En una sentencia, a la que ha tenido acceso ABC y de la que ha sido ponente la magistrada Elisa Pérez Vera, el Constitucional asegura que la Sala EL CALENDARIO DE LA DESOBEDIENCIA 24.4.03. El TS ordena disolver el Grupo parlamentario de SA. 7.5.03. La Mesa le recuerda su autonomía y dice que la disolución de un partido no afecta al grupo parlamentario. 20.5.03. El TS requiere a la Cámara para que sin demora ejecute la sentencia. 4.6.03. El TS da 5 días de plazo al Parlamento y le apercibe de que puede incurrir en delito. 5.6.03. La Mesa aprueba una propuesta para llenar la laguna del Reglamento (a la que se aferra para no obedecer) pero el Separación de poderes día 6 la Junta de Portavoces la rechaza. 18.6.03. El TS acuerda medidas para la ejecución y requiere a Atutxa para que las ejecute. 30.6.03. La Mesa se ratifica en la imposibilidad legal de cumplir el mandato judicial. 9.9.03. La mesa reconoce el derecho del Grupo parlamentario SA (el que debía disolver) a percibir la subvención. 1.10.03. El Supremo declara nulos los acuerdos de la Mesa de 5, 6, 9 y 30 de junio y el del 9 de septiembre. dos de manera indiscutible e innegociable La sentencia indica que quizá pudo producirse una lesión de derechos o un exceso de jurisdicción en anteriores decisiones de la Sala del 61 -todas ellas dirigidas a que el Parlamento vasco cumpliera con el mandato de ejecutar la sentencia de ilegalización de Batasuna y disolviera el Grupo de SA- Sin embargo, la actitud pasiva de los titulares de esos derechos, que no recurrieron cuando pudieron hacerlo, ha dado a dichas resoluciones toda la autoridad del ordenamiento por lo que como éste, han de ser acatadas sin discusión La dictada por el Tribunal Constitucional es la segunda sentencia adversa a Juan María Atutxa en poco más de una semana. El pasado día 16, el Tribunal Supremo revocó la absolución del ex presidente de la Cámara vasca, así como de Knörr y Bilbao, del delito de desobediencia al Supremo por el que fueron juzgados en el tribunal superior de justicia. Entendió el Supremo que las decisiones de la Mesa de la Cámara, de la que formaban parte los tres parlamentarios, constituyeron una clara negativa a obedecer a la Sala del 61 Segundo fallo contra Atutxa del 61 del Tribunal Supremo- -la que declaró ilegal Batasuna- no podía dejar de reaccionar frente a una serie de resoluciones parlamentarias manifiestamente contrarias al citado auto de 1 de octubre de 2003, auto del que señala el Tribunal Constitucional que era irresistible y a cuyo cumplimiento quedan todos, ciudadanos y poderes públicos, obliga- Es la segunda sentencia adversa a Atutxa en una semana, ya que el TS también revocó su absolución del delito de desobediencia al Supremo