Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES LUNES 28 s 4 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera AMENAZAS DE LA INFLACIÓN ALIMENTARIA A subida de precios de los productos agrícolas en el mundo es la gran noticia económica del año, por su cuantía y consecuencias. El índice de precios BBVA de materias primas, excluyendo metales y petróleo, ha subido un 35 por ciento en el año, peroeltrigoestá un 70 por cientomáscaro que hace doce meses y el precio del arroz se ha disparado un 50 por ciento en un mes. La subida ha sido generalizada, afecta atodos los grandes bienesalimentarios- -trigo, maíz, soja, cerdo, bovino, leche y últimamente arroz- -en todos los continentesy mercados, lo queinvitaapensar que respondea causas generales y no específicas. Lasconsecuenciaspueden ser dramáticas: en el mundo industrializado ha supuesto la vuelta a tasas de inflación no vistas desde hace décadas- -en España, la inflación delosalimentos sin elaborar ascendió al 5,2 por ciento en marzo- -y que coinciden con una profunda desaceleración económica para complicar aún más la tarea de las autoridades; en el mundo emergente ha generado revueltas sociales importantes, como en México, Argentina o Indonesia, y en los países más pobres estáprovocandounaauténticacrisis humanitariaqueelPrograma MundialdeAlimentosde laONUcalifica de tsunami del hambre Los especialistas están más de acuerdo en las causas de este fenómeno que en la manera de combatirlo, auque empiezan a aparecer algunos consensos que desafían lo políticamente correcto. Las causas son múltiples y conocidas. El éxito de la globalización, la superación del hambre y la mejora de las condiciones de vida de millones de personas- -sobre todo, pero no sólo en Asia- -han supuesto su acceso a una dieta más rica y equilibrada y han aumentado la demanda mundial de alimentos mientras continúan políticas de restricción de la oferta y sostenimiento de precios en gran parte del mundo industrializado. Como muchas otras veces, un desequilibrio que podía haber sido meramentetemporal se ha visto agravado y convertido en un problema crónico por la aplicación de malas políticas. Los países occidentales siguen sin reaccionar ante un cam- DESPUÉS DEL L L bio permanenteen el balancealimentarioy mantienen sus políticasproteccionistas, que buscan reducir laoferta de superficie cultivable o la cabaña ganadera para aumentar la renta de losagricultores. Mientras tanto, doscadenas degrandessuperficie se han visto obligadas a racionar las ventas de arroz a dos sacos por cliente ante los evidentes síntomas de acaparamiento. Sería fácil despreciar esos síntomas de nerviosismo acudiendo al estereotipo cultural, pero las autoridades españolas harían mejor en estudiar las causas. Es necesario plantearse en serio la reforma profunda de la política agraria común. La PAC es un vestigio de otra época, la de la sobreproducción de alimentos. Unapolíticaenergética ingenua ysesgada, obsesionadacon lareduccióndelas emisiones degases deefecto invernadero, es también responsable del encarecimiento de los alimentos. Los subsidios a la producción de etanol han conseguido que casi un tercio de la cosecha de maíz se destine a la producción de biocombustibles. Como ha alertado la Agencia Europea de Medio Ambiente, el ambicioso objetivo del 10 por ciento de biocarburantes es un experimento cuyos efectos son difíciles de predecir y controlar Ya sabemos algunos: la amenaza del hambre y del estancamiento económico. No es de extrañar que el canciller Gordon Brown y el Parlamento Europeo, ante la presión de los hechos, hayan reclamado un cambio en los objetivos europeos bioenergéticos. Los países en vías de desarrollo productores de materias primas no están exentos de responsabilidad en esta crisis. La adopción de políticas proteccionistas que restringen la libertad de exportación- -sea para garantizar el suministro de arroz, como en Vietnam, Indonesia, India, Egipto y ahora Brasil; por pura avaricia fiscal, como en Argentina, o por consideraciones geoestratégicas, como Ucrania- -ha empeorado dramáticamente las perspectivas de millones de ciudadanos, los más pobres del mundo. Sólo la exitosa terminación de la ronda Doha de liberalización comercial en el contexto de la Organización Mundial del Comercio puede desterrar esa amenaza. RESCATE, LA LEY a liberación de los tripulantes del Playa de Bakio era la excelente noticia que querían oír, primero, sus angustiadas familias, y luego, el resto de los españoles. Una vez producida, es hora de sacar conclusiones, porque el rescate no debería ser el punto final de este dramático episodio. Por lo pronto, la Audiencia Nacional tiene competencia para investigar este delito de secuestro porque ha sido cometido en un buque de bandera española. Para un tribunal acostumbrado a investigar genocidios en todos los puntos cardinales del planeta, este caso no debería plantearle problema competencial alguno. Es necesario que esto no quede así. Cuando un secuestro finaliza con el pago del rescate, la víctima se salva, pero se sienta el precedente para futuros secuestros, y esta expectativa es la que los Estados deben frustrar. Cada vez que ETA ha secuestrado, el principal objetivo del Gobierno ha sido liberar a la víctima y evitar el pago. No es bueno crear antecedentes contradictorios. Por otro lado, es más que dudoso que la diplomacia disuada a estos grupos de asaltadores que actúan en el cuerno de África. La aplicación de la Justicia y el castigo son más convincentes. Por otro lado, resulta inaplazable un compromiso de la comunidad internacional para luchar y acabar con la piratería marítima. La libertad de navegación ha sido siempre uno de los grandes retos de los países civilizados y el uso de la fuerza es una opción legítima para afrontarlo. EL DESAFÍO DE L LOS TALIBANES a misión de la Alianza Atlántica en Afganistán va a ser puesta a prueba reiteradamente por los terroristas talibanes, como volvió a quedar demostrado ayer en el atentado contra el presidente Karzai. A la OTAN le pasaría lo mismo que a la Unión Soviética si decidiera retirarse de aquel país, y los afganos volverían a vivir bajo aquella teocracia oscurantista que les hizo retroceder a la Edad Media en muy pocos años. La misión de Occidente en Afganistán va a ser larga- -como ya ha advertido la OTAN en la reciente cumbre de Bucarest- -y necesitará de una determinación constante para llevarla a cabo. La nueva ministra de Defensa, Carme Chacón, decidió que su primer gesto tras tomar posesión fuera un viaje a Afganistán. Ojalá que esa señal signifique que la misión en la que participa España junto a sus aliados se convierta también en su primera prioridad. España está en Afganistán para ayudar a los afganos, pero también, y sobre todo, a sus aliados dentro de la OTAN.