Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 DEPORTES Fórmula 1 s Gran Premio de España DOMINGO 27 s 4 s 2008 ABC Colapso telefónico en el circuito en busca de entradas Acabó la sesión de entrenamientos y el teléfono no paró de sonar hasta el extremo de colapsar la centralita de Montmeló. La alentadora segunda plaza de Fernando Alonso ha devuelto la ilusión perdida a una masa que suspira por el regreso del piloto asturiano a lo más alto y prueba de ello es la cantidad de peticiones de entradas que recibió ayer la organización ante la evidente mejora del R 28. Si el sábado se congregaron unos 115.000 aficionados en las gradas del Circuit, se espera que hoy acudan unas 130.000 o 135.000 personas, lo que significaría entre 7.000 y 10.000 más de lo que indicaban las previsiones iniciales. Hamilton, pensativo, no pudo ocultar su decepción tras su pobre quinta plaza de ayer EFE Montmeló ofusca a Hamilton El piloto británico, con problemas en los neumáticos, regresa al Circuit con un decepcionante quinto puesto- Lewis está mucho más tranquilo y el ambiente es bastante más agradable que en otras ocasiones admite a ABC su padre, Anthony POR ENRIQUE YUNTA MONTMELÓ. Condenando a vivir en los últimos garajes de la parrilla, el mayor de los castigos en un mundo donde lo que más importa es que te vean, McLaren trabaja alejado de la nube de cámaras que persigue a Fernando Alonso en su campamento de Renault. Sólo los medios ingleses hacen guardia a la espera de Lewis Hamilton, al que se le ve menos de lo deseado para un reducto de aficionados británicos que aguardan la aparición de su héroe automovilístico. Eres grande, eres el mejor exclaman poseídos, mientras Hamilton les corresponde con el pulgar en alto y media sonrisa tímida y educada. La sanción impuesta a McLaren por el sonado caso de espionaje del curso anterior, que conllevó la pérdida de todos los puntos en la clasificación de escudería, le obliga a ser vecino de Force India, cuyo hogar es mucho más pretencioso que las aspiraciones reales de este equipo que suspira por finalizar carreras. Ahí, olvidado en la puerta de salida y en donde los exclusivos con pase vip rara vez llegan a poner pie, el conjunto inglés recupera la normalidad y Hamilton lo agradece, liberado de la presión que conlleva ser el Madrid en el campo del Barça o viceversa. Porque en Montmeló, Hamilton es visitante y está expuesto a las hostilidades comunes a todo rival que pugna con Fernando Alonso, aunque el temporal sea mucho menos borrascoso que en la semana de carnaval. Bautizado como bocachancla en su día, azotado con algún grito racista censurado por la masa, ahora simplemente aguanta los abucheos cuando su monoplaza rueda por el asfalto de Montmeló. Lewis está mucho más tranquilo, el ambiente es bastante más agradable que en otras ocasiones reconoce a ABC su padre, Anthony, cuya cuota de pantalla ya no presenta los porcentajes de antes. El ambiente es bueno, la gente nos muestra una actitud mucho más educada y por nosotros está todo olvidado, disculpas aceptadas. Nos encanta venir aquí resume el patriarca Hamilton, impoluto siempre con su camisa blanca y sus gafas de sol. Sí, la gente de España es fantástica- -apunta Lewis- Tengo amigos aquí y siempre es un placer volver No tenemos ninguna queja añade Pedro Martínez de la Rosa. Salvo el incidente de carnaval, aquí se nos trata de lujo tercia el piloto catalán con orgullo de su gente. Hamilton, que anda a ritmo endiablado cuando se pasea por el paddock enfila hacia el coche para afrontar una clasificación de resultados decepcionantes. Mientras, en la base inglesa, un grupo de empleados parece más preocupado por el Chelsea- Manchester que por lo que pasa en la pista, aunque se cuadran cuando acaba la sesión y se intuye la llegada de los pilotos. Taciturno, el joven inglés acude veloz a la gigantesca pantalla de plasma mientras uno de sus mecánicos le aguanta el casco. Mira la Q 2 le sugiere Hamilton a su fiel escudero. Mueve la cabeza en claro gesto de disconformidad y, un minuto después, empapado de dígitos y consciente de que la quinta plaza no es óptima, enfila hacia su habitación secreta para encontrarse consigo mismo. No se acaba el mundo por salir desde esta posición. No nos rendimos. La clave está en realizar una buena salida e intentar ganar un par de posiciones. Tengo confianza y tenemos una buena estrategia explica Hamilton resignado. Al mal tiempo, buena cara Iñaki Rueda Ingeniero de control de F- 1 TAPACUBOS DE MODA El ex compañero de Alonso recibe un trato menos hostil en el Circuit, aunque no exento de abucheos L a primera carrera europea no sólo se agradece porque no hay que madrugar para verla, sino porque suele llegar cargada de cambios. En el primer gran premio de la temporada, las escuderías se presentan con el primer diseño del monoplaza, que nor- malmente está concebido para asegurar la fiabilidad del coche. Con el tiempo justo, muchos equipos trabajan en fábrica hasta el sábado o el domingo antes de la primera carrera para poder mandar tres bólidos a Australia. Estos no vuelven a pisar Europa hasta seis semanas más tarde. Es en estas tres primeras carreras donde más se puede evolucionar el coche. Primero, porque las escuderías pueden calibrar por fin el ritmo por vuelta de sus contrincantes y así diagnosticar qué aspectos del bólido necesitan mejorar. Y segundo, porque las fábricas, después de tres meses frenéticos construyendo las primeras maquinas, vuelven a tener mano de obra para evolucionarlas. Normalmente suele surgir una modificación que todos copian. El año pasado, por ejemplo, el elemento superior del alerón delantero del McLaren. Se vio por primera vez en la cita de Barcelona, y a día de hoy todos los equipos tienen su versión particular de dicha ala. Esta temporada, los tapacubos delanteros se han puesto de moda. Ferrari fue el pionero y ahora los hay de todo tipo, desde los que monta Honda, pintados con el mapa de Japón hasta los de Toyota, que parecen hélices. El concepto básico de estos artilugios consiste en conducir el flujo de aire caliente que sale de la llanta tras enfriar los frenos. Aunque parezca mentira, éste llega a afectar al alerón trasero. La gente en España es fantástica. Tengo amigos aquí y siempre es un placer volver apunta el piloto inglés