Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 27- -4- -2008 ABC Desde febrero entraron en España 14.300 toneladas de aceite ucraniano Consumidores, productores y fabricantes de aceite de girasol califican de alarmista la gestión de Sanidad J. M. N. N. R. C. M. N. MADRID BRUSELAS. España importó de Ucrania 14.300 toneladas de aceite (o pasta de girasol) contaminado con aceites minerales. El producto ucraniano entró por dos vías: una cantidad pequeña, transportada por carretera o en tren desde Francia, y miles de toneladas por barco, directamente desde Ucrania. Desde el puerto español, el aceite o pasta de girasol se distribuyó a casi todas las comunidades autónomas. aunque la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) aún no tiene la certeza absoluta de la ruta detallada que siguió el producto ucraniano desde que llegó a España. Lo que sí se ha confirmado es que el aceite contaminado se vendió en los supermercados y llegó al consumidor, el último eslabón de la cadena. El Ministerio de Sanidad ha decidido no informar hasta mañana de las marcas y lotes afectadas. Y mantiene su recomendación de no consumir ningún tipo de aceite de girasol, pese a al mensaje insistente de que el riesgo de salud es mínimo. Una decisión que provocó ayer una oleada de protestas entre agricultores, comerciantes y asociaciones de consumidores. Acusan a Sanidad de crear una alarma injustificada y de poner en peligro a un sector económico del que dependen numerosas empresas y trabajadores. Todo ello sin concretar cuáles serían exactamente los riesgos de consumir aceite de girasol contaminado con hidrocarburos alifáticos, una sustancia utilizada como disolvente. El Partido Popular, en boca de Mariano Rajoy, anunció que mañana, lunes, el PP pedirá en el Congreso de los Diputados que los responsables de Sanidad comparezcan en un plazo de 24 horas para explicar qué está ocurriendo con el aceite de girasol y qué medidas se están tomando. La gente- -dijo Rajoy- -tiene derecho a que se le dé una explicación porque lo que ha ocurrido requiere algo más que las medidas que ha tomado el Gobierno El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, intentó lanzar, desde Sevilla, un mensaje de tranquilidad a la población, asegurando que el Gobierno tiene controlada la alerta y garantizando que las botellas de este producto que hoy están a la venta en las tiendas están limpias Sin embargo, el ministro, que se refirió en repetidas ocasiones a la transparencia del Gobierno en relación a este asunto, no especificó cuál es la concentración de hidrocarburos alifáticos en las partidas de aceite contaminado, ni cuáles son las consecuencias que puede acarrear su consumo para la salud. Tampoco quiso Soria especificar las marcas afectadas, aunque aseguró que el sector ya conoce cuáles son esas marcas. No creo- -dijo el ministro- -que debamos dar nombres. No podemos adelantar listados, que se darán a lo largo de los próximos días Por su parte, el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) Lorenzo Ramos, calificaba de alarmante y una absoluta barbaridad la forma en la que el Gobierno ha gestionado el problema, y manifestaba Sanidad impide que las marcas informen Ante la falta de información oficial, diversos fabricantes de aceite emitieron ayer sus propios comunicados explicando su relación, o su falta de ella, con las partidas contaminadas procedentes de Ucrania. La firma Koipesol intentó ayer publicar en prensa un anuncio en el que explicaba cómo identificar las botellas de aceite cuya materia prima procede de Ucrania, pero la empresa tuvo que retirar el anuncio por la tarde, a requerimiento del Ministerio de Sanidad. Por su parte, el Grupo- Coosur aseguraba por la mañana no haber importado aceite de girasol de Ucrania y que todos sus productos son al 100 por cien de producción nacional Lo mismo hacía Borges, al informar de que elabora en nuestro país la totalidad de su aceite de girasol. El sector, patas arriba que han montado un follón que va a poner el sector patas arriba Expresaba también Ramos su deseo de que el problema se resuelva cuanto antes para que no haya otra crisis como la que tuvimos con el aceite de orujo o las vacas locas No se puede decir- -añadió- -que la gente no se alarme pero que no consuma. Es un error, porque es un sector del cual vive mucha gente en este país También la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) denunció ayer la falta de transparencia de Sanidad y expresó su inquietud por las declaraciones del ministro de Sanidad, cuyas palabras, según esta asociación, aumentan la falta de transparencia en la alerta La Comisión Europea confirmó ayer que se han detectado partidas de aceite de girasol contaminado procedente de Ucrania en España, Francia, Italia, Holanda y Reino Unido Luis J. Segura Abad Jefe de Toxicología Forense. -Instituto Anatómico Forense Rajoy pide explicaciones LOS NIÑOS, MÁS VULNERABLES L a valoración médico- toxicológica del consumo de aceites contaminados por hidrocarburos alifáticos requiere las siguientes apreciaciones: 1. Los aceites minerales están compuestos, generalmen- te, de hidrocarburos alifáticos saturados de elevado peso molecular y en menor cantidad de algunos hidrocarburos cíclicos. Por tanto, en el supuesto que nos ocupa es previsible que la contaminación sea debida al grupo de hidrocarburos alifáticos saturados volátiles del tipo de pentano, hexano o incluso- -más probable- -otros de mayor peso molecular, líquidos o sólidos. En su mayor parte, son derivados del petróleo y se utilizan como lubricantes, disolventes, desengrasantes. Se disuelven muy fácilmente en grasas. 2. Los hidrocarburos alifáticos se absorben muy bien por el aparato digestivo y especialmente en un medio graso- oleo- so (aceite) Los efectos tóxicos agudos dependen específicamente del compuesto contaminante y en general se producen por ingestión de dosis elevadas de estas sustancias (más de 1 mg. por kg. de peso corporal) Consisten en alteraciones digestivas (náuseas, dolor abdominal, diarreas) alteraciones nerviosas, afectación hepática y renal. La ingestión de pequeñas cantidades de estos hidrocarburos durante un tiempo prolongado y suficiente, varios meses, puede provocar un cuadro tóxico en el que hay alteraciones del sistema nervioso central (cuadro psico- orgánico) neuropatía periférica (degeneración axonal) afecciones respiratorias y toxicidad hépato- renal. Como en cualquier otro tóxico, su lesividad depende de la cantidad absorbida, del tiempo de exposición y de las características de la persona, siendo más vulnerables los niños y los que padecen enfermedades de los órganos diana de estas sustancias. 3. En el concreto supuesto que nos ocupa (contaminación del aceite de girasol por hidrocarburos alifáticos) cabe estimar- -a falta de la confirmación de la identificación del o de los hidrocarburos detectados y de sus concentraciones- -que los niveles no serán elevados por el efecto depurador del procedimiento de refinado al que se