Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27- -4- -2008 En portada s La RSC, ¿marketing o compromiso real? ECONOMÍAyNEGOCIOS 45 EMPRESAS Y CAJAS MEJOR PERCIBIDAS POR SU ACCIÓN SOCIAL Menciones totales de 331 expertos POSICIÓN EN 2006 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 2005 5 1 3 2 4 7 9 8 10 6 2004 1 2 4 7 44 6 14 3 Entidad La Caixa Telefónica Caja Madrid MRW Grupo Vips DKV Seguros Bankinter Carrefour Vodafone Iberia Total menciones en 2006 253 209 191 155 131 96 79 73 70 69 PUNTUACIÓN RELATIVA EN 2006 100 83 75 61 52 38 31 29 28 27 2005 67 100 86 92 76 54 38 43 36 4 2004 100 95 56 40 4 40 1 EL EFECTO RETORNO La empresa como entidad lucrativa y generadora de riqueza necesita obtener un retorno si es la propia Administración la que quiere marcar criterios de RSC, más allá del carácter voluntario del empresario ABC Fuente: Empresa y Sociedad María José López González Experta RSC Asesoría Internacional de Responsabilidad Social Corporativa den que la responsabilidad social sea algo voluntario. Sin embargo, Carreras considera que entre lo voluntario y lo obligatorio, los poderes públicos pueden actuar ¿Cómo? Por ejemplo, discriminando, en sus concursos públicos a algunas empresas que no se adapten. U obligando a que las compañías cotizadas rindan cuentas de su información social y ambiental, junto a la económica Y va más allá, al proponer al actual Gobierno de Rodríguez Zapatero que destine un 0,7 del fondo de inversión de la Seguridad Social a fondos socialmente responsables. De momento, el Ejecutivo socialista cumplió, in extremis con lo previsto para la primera legislatura en materia de RSC. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, anunciaba el pasado mes de febrero la aprobación del real decreto por el que se creaba el Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas, una entidad adscrita al Ministerio de Trabajo desde la que las empresas y las ONG podrán elevar sus propuestas al Ejecutivo. Fernández de la Vega, durante su intervención en la clausura del acto organizado con motivo del V aniversario del Foro de Reputación Corporativa en la sede en Madrid de Repsol YPF, reclamó entonces que la responsabilidad social corporativa (RSC) se convierta en una parte intrínseca del músculo de las empresas en el siglo XXI En este sentido, la opinión de la mayoría de los expertos consultados refleja que resulta incierto si en el futuro se hablará de RSC o será una cuestión intrínseca en cualquier organización, aunque la segunda opción cuenta con más apoyo. La tendencia- -argumenta Carreras- -es que los consumidores continúen exigiendo a las empresas de las que son clientes que cumplan con sus responsabilidades con la sociedad. Además, las empresas no se podrán limitar a hacer caridad- -donar fondos a proyectos EMPRESAS DEL IBEX 35 CON INFORMACIÓN RELEVANTE SOBRE RSC 35 30 25 20 15 ABC Fuente: Observatorio de RSC 29 30 30 30 10 5 0 6 5 2004 5 2005 5 2006 2003 No presentan información relevante Presentan alguna información relevante El último informe del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa que tomó como referencia el ejercicio 2006, concluye que de las 35 empresas que forman parte del Ibex- -en el momento del estudio- -cinco de ellas no se puede considerar que presenten información relevante sobre aspectos de RSC en los documentos analizados. Estas cinco empresas eran en dicho año: Acerinox, Antena 3 TV, Prisa, Banesto y Fadesa. A Responsabilidad Social Corporativa de la empresa tiene múltiples definiciones- -todas hacen referencia al conjunto de compromisos derivados del impacto que la actividad de la organización produce en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los derechos humanos- Debe afirmarse, por otro lado, que la RSC no es el lado benefactor de la empresa, ni siquiera es un lavado de cara; más bien se trata de una estrategia empresarial, que surge de una renovación profunda de la cultura de la empresa, que se extiende más allá de sus fines y relaciones con la sociedad. La Unión Europea, que sigue siendo esencial y básicamente un escenario económico, ha impulsado distintas iniciativas en esa dirección: Cumbre de Lisboa 2000, Libro Verde (Fomentar un Marco Europeo para la Responsabilidad Social de las Empresas en julio de 2001) entre otros. En España no hay una foto fija, ni siquiera una legislación definida. Sí encontramos algunas iniciativas puestas en marcha en la legislatura anterior: Foro de expertos en RSE del Ministerio de Trabajo, Subcomisión del Congreso de los Diputados para el estudio e impulso de la RSE, y L el recién creado Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas. El informe del Congreso de los Diputados establece criterios en esa dirección: marca una pautas para una política pública en materia de RSC, en relación con la transparencia en la gestión, la democracia en los órganos de dirección, la no discriminación, etc. Almismo tiempo, señala qué actuaciones debe poner en marcha el Gobierno para obtener esa conveniente contraprestación: inclusión en los pliegos públicos de compras y contratación aspectos que primen la RSC, introducción de la RSC como criterio valorativo en la concesión de ayudas públicas a las empresas con actividad en el exterior, etc. La empresa como entidad lucrativa, y al mismo tiempo generadora de riqueza, necesita obtener un retorno si es la propia Administración la que quiere marcar criterios de RSC, más allá del carácter voluntario del empresario. Por lo que si esto es así, en España hay que legislar, y también autorregular, desde un marco de mutuas exigencias entre Administraciones Públicas y empresas. Por lo que respecta a la autorregulación, esta nueva estrategia empresarial debería residenciarse en tres zonas: zona de riesgo- -estricto cumplimiento de la legalidad- zona competitiva- -ecoeficiencia- para terminar en la zona de excelencia- -RSC y desarrollo sostenible- Es obvio decir, por tanto, que las empresas deben seguir generando beneficios, pero deben hacerlo bajo el parámetro de una competitividad sostenible; y además, sin vuelta atrás. Otra de las energías alternativas es la eólica ABC sociales o medioambientales- sino que deberían ofrecer los activos que sus empresas tienen En definitiva, desde el nacimiento de este concepto, economistas, gurús y analistas han apuntado tendencias y aportado reflexiones sobre la responsabilidad social de las empresas, pero todos ellos coinciden en que, lejos de ser una moda pasajera, la RSC ha llegado para quedarse. En un futuro no muy lejano, las compañías que no sepan justificar su existencia como socialmente responsables, probablemente no sean empresas concluyen desde la Fundación Empresa y Sociedad.