Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO 27 s 4 s 2008 ABC Boris Johnson, el tory más peculiar, quiere ser alcalde de Londres Su perfil, poco serio, podría facilitar un nuevo triunfo laborista en la capital EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. A lo largo de su carrera periodística y política, el conservador Boris Johnson describió a los africanos como gente con sonrisa de melón tuvo que ir a Liverpool para pedir perdón a sus ciudadanos por haber denigrado la ciudad y tuvo una queja diplomática de Papúa Nueva Guinea por haberse referido a las orgías de canibalismo de esa isla. Con sus frecuentes meteduras de pata y sus obligadas rectificaciones, durante mucho tiempo a Johnson no se le ha tomado en serio, ni siquiera en su propio partido. Caracterizado por los medios como un bufón con una mopa sobre la cabeza, por su pelambrera albina, muchos pensaron que su candidatura a la alcaldía de Londres era un divertimento más de este extravagante tory que puede resultar popular porque va mucho en bicicleta, pero que deja clara su condición social cuando al hablar utiliza el inglés propio del elitista Eton. La candidatura de Johnson dio la sorpresa, y hasta ahora las encuestas le han venido atribuyendo la victoria sobre el laborista Ken Livingstone, alcalde desde 2000. Ha atravesado la campaña sin ningún traspiés de calado, gracias a que su equipo ha puesto cerrojo a su incontinencia verbal. Sin embargo, a medida que se acerca la jornada electoral del 1 de mayo, los sondeos apuntan que una cosa es la simpatía que despierta el divertido Johnson y otra el voto por alguien que es impredecible. Un complejo sistema electoral de votación directa con segundas preferencias arroja encuestas muy dispares; las últimas dan a Johnson entre el 38 y el 44 por ciento, y a Livingstone entre el 37 y el 41 por ciento. Curiosamente, el diputado conservador por Henley tiene más apoyo en los barrios de la periferia que en el caro centro de la capital, con una City harta de Livingstone pero poco dispuesta a aventuras. El pulso en Londres es la principal batalla de las elecciones del jueves, que también servirán para elegir la composición de parte de los entes locales de Inglaterra y Gales. Livingstone y Johnson tienen en común que superan las lindes de sus partidos. El primero fue echado del Nuevo Laborismo por Tony Blair, ganó como independiente en 2000 y tuvo que ser readmitido para los comicios de 2004. El apoyo a Johnson no sólo viene de conservadores tradicionales y está por ver cuál sería su relación con el líder tory David Cameron, si llega a alcalde. Símbolo de esta lucha es el emblema de campaña de Johnson: su silueta andando con una bicicleta. De familia británica pero con ascendencia turca y suiza, Johnson nació en 1964 en Nueva York y se educó en Bruselas, en Eton y en la Universidad de Oxford, cuya asociación estudiantil llegó a presidir. Pasó brevemente por las redacciones de The Times y The Daily Telegraph y fue director de The Spectator entre 1999 y 2005. Dimitió de este último cargo para entrar en la dirección del Partido Conservador. Por encima de su partido Boris Johnson, candidato a la alcaldía de Londres, muestra uno de sus carteles en favor de la no discriminación hacia los homosexuales, durante un mitin de su campaña electoral AP Rusia y Japón mejoran sus relaciones en vísperas de la reunión del G- 8 ABC MOSCÚ. Rusia y Japón manifestaron ayer la intención de profundizar sus relaciones bilaterales a pesar de la irresuelta disputa por la islas Kuriles, administradas por Moscú pero reclamadas por Tokio. En los últimos dos, tres años logramos mejorar las relaciones sino- rusas dijo el presidente ruso, Vladimir Putin, después de recibir al primer ministro japonés, Yasuo Fukuda, en su residencia de NovoOgariovo, cerca de Moscú. Fukuda, mientras tanto, expresó su deseo de mantener contactos personales de confianza con Putin y con el presidente electo, Dmitri Medvédev, para contribuir conjuntamente a la estabilidad y el desarrollo de la región Asia- Pacífico. También pidió el apoyo de Putin para la celebración de la próxima cumbre del G- 8 en julio en la isla japonesa de Hokkaido. Fukuda precisó que en esa cita se reunirá en privado con Medvédev. Nuestras relaciones son estables dijo Putin, destacando que el intercambio comercial y económico entre Japón y Rusia se quintuplicó desde el año 2003. Cada vez más empresas japonesas invierten en la economía rusa y construyen aquí fábricas agregó el mandatario saliente, subrayando el deseo de profundizar las relacio- La City está harta del laborista Livingstone, pero tampoco se muestra dispuesta a aventuras nes con la segunda economía del mundo. Los lazos entre Rusia y Japón están debilitados desde hace muchos años por la disputa por las islas Kuriles que separan el Mar de Ojotsk del Océano Pacífico Norte. Japón reclama la devolución del archipiélago ocupado en 1945 por las tropas soviéticas, que además son la razón por la que no se ha firmado aún un acuerdo de paz. En 1956 ambos países firmaron una declaración que puso fin al estado de guerra. Proseguiremos el diálogo sobre un tratado de paz y crearemos las condiciones para llegar a él anunció Putin.