Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Final feliz del secuestro del pesquero español DOMINGO 27 s 4 s 2008 ABC EL MAPA DE LA PIRATERÍA EN ÁFRICA Unos 200 barcos españoles faenan en África: atuneros, palangreros y Marruecos arrastreros. Hay empresas españolas y sociedades mixtas, con los países de Mauritania origen. Un tercio del personal es Senegal español (puente y máquinas) y el Nigeria Guinea resto, africanos Conakry Somalia Ataques actuales Intento de ataque Países donde faenan los barcos españoles MEDIOS MILITARES: Boeing 707 Este avión permanecerá en la zona para repatriar a los pescadores cuando queden en libertad Hécules C- 130 Este aparato transporta el material necesario para el destacamento P- 3 Orión Avión del Grupo 22 de la Fuerza Aérea, procedente de la base de Morón de la Frontera Falcon 900 Perteneciente al Grupo 45 del Ejército del Aire, transportó al embajador y a cinco Geos a Mogadiscio Fragata F- 104 Méndez Núñez Se encuentra a pocas millas del Playa de Bakio, con 187 marineros y once miembros de un grupo de élite de Infantería de Marina PRINCIPALES ARMAS DE LOS PIRATAS Lanzagranadas RPG- 7 De origen soviético, ha demostrado ser un arma contracarro muy efectiva Fusil de asalto AK- 47 El más extendido en el mundo, su fabricación puede ser rusa o china Revolver calibre 38 Es un arma barata y fácil de conseguir Gabón Rep. Dem. del Congo Angola Evolución de los ataques piratas en el mundo 370 383 452 330 266 2005 Namibia 240 2006 263 2007 Mozambique 2001 2002 2003 2004 Machete Potentes mafias europeas organizan la mayor parte de los ataques piratas Tienen información privilegiada del tráfico de mercancías, buena infraestructura y armas sofisticadas, y saben navegar BORJA BERGARECHE CRUZ MORCILLO MADRID. Cinco ladrones armados con cuchillos abordaron un carguero. Cogieron como rehén a un miembro de la tripulación, le ataron de pies y manos e hirieron a otro. La alarma se activó y los tripulantes se prepararon. Tras saltar la alarma, los ladrones escaparon en sus lanchas a motor Este es un incidente del pasado día 14, ocurrido en Lagos (Nigeria) y que fue recibido en el Centro de información de Piratería, con sede en Kuala Lumpur (Malasia) que depende de la Oficina Marítima Internacional (IMB) En ese centro cada día se reciben los ataques o actos sospechosos sufridos por barcos que navegan por todos los mares. Sólo algunos. En lo que va de año el IMB ha registrado más de medio centenar, con el Cuerno de África y la zona del sureste asiático a la cabeza. Entre el 15 y el 21 de abril, cuatro tentativas y otros cuatro abordajes consumados (Nigeria, Golfo de Aden, Indonesia y Filipinas) El Playa de Bakio ya engrosa la estadística corsaria. Su tripulación- -26 personas, 13 de ellos españoles- -activó la alarma antipiratería, un sistema por satélite (Inmarsat) que alerta normalmente al armador del barco de lo que está ocurriendo. El botón rojo uno en el camarote del capitán y otro en el puente de mando, funcionó. Otro pesquero español que faenaba en Mozambique recibió por télex la información. Todos los marineros saben que cuando el peligro se adivina (un barco sin identificar, por ejemplo) la mejor opción es huir, pero el atunero vasco no tuvo tiempo. tancia aún; seguramente el nodriza se aproximó a unas 20 o 30 millas y ahí bajaron dos planeadoras con los secuestradores, armados con lanzacohetes rusos, del mercado negro o no. Delincuentes o paramilitares. Igual da. Están imponiendo la ley de la selva en el mar. El deterioro de la seguridad va en aumento en los últimos años; es poco fina la opinión de que son unos cualquiera. Tienen armas e infraestructura y saben navegar argumenta José Manuel Muñiz, presidente de la Asociación Española de Titulados Náutico Pesqueros (Aetinape) La opinión generalizada en las tripulaciones españolas que conocen el paño es que a los barbanegras africanos los sustentan grupos criminales europeos, delincuencia de alto standing que cuenta con información privilegiada sobre el tráfico de mercancías. Dos de los saqueadores del pesquero gallego Albacora Cuatro -secuestrado tres días en Somalia hace ocho años- -eran londinenses. Y allí se pagó el rescate, que se cifró en 400.000 euros. La decena de individuos que abordaron el Albacora armados hasta los dientes, eran africanos. Los asaltos se dan casi a diario. El control de las fronteras marítimas es inexistente en muchos de estos países- -recalca el presidente de Aetinape- -y parece que no somos conscientes de que está amenazada toda la navegación. Es un impuesto revolucionario se vea como se vea. Funcionan las mordidas hasta que dejan de hacerlo. La única opción es que se implique Naciones Unidas para establecer un mecanismo de control y seguimiento conjunto de las aguas infestadas. Sólo para vigilar un país como Somalia, sin Gobierno estable desde 1991 y con 3.000 kilómetros de costa, haría falta media flota española. La piratería estaba localizada hasta hace poco en el Mar de China recuerda José de Laburu, actualmente oficial de Casi a diario Barcos nodriza Nadie sabe aún con certeza cómo fue el asalto aunque hay algunos indicios que permiten una reconstrucción. Las recomendaciones del centro de piratería sobre Somalia apuntan en la misma dirección. Los piratas cuentan con barcos nodriza para atacar y secuestrar muy lejos de las costas Los buques que no tengan previsto atracar en puertos del país deben alejarse unas 200 millas El volantero estaba a más dis- máquinas en un petrolero en aguas mediterráneas, y con más de quince años de experiencia. Muchos piratas son mercenarios perfectamente equipados, no sólo somalíes, sino británicos y albanokosovares, mientras que otras veces se trata de antiguos pescadores que, al ver cómo bajan sus capturas y crece el hambre- -por la competencia de los barcos de otros países, entre otras cosas- se lanzan a la mar a cobrar su impuesto El presidente de Aetinape, por su parte, asegura que nosotros no estamos preparados. La solución pasa por poner la marca europea y pegar un puñetazo sobre la mesa, obtener un mandato de la Organización Marítima Mundial y presionar a estos países para que no haya paraísos piratas, salvar vidas, salvar los barcos, reprimir a los piratas y seguir la pista del dinero en caso de secuestro Riesgos por rentabilidad Un pesquero español que faenaba en Mozambique recibió el aviso antipiratería del Playa de Bakio El caso del Playa de Bakio ha expuesto las duras condiciones de un sector muy específico, el atunero, dentro de la industria pesquera. Varias fuentes han destacado estos días el conflicto de intereses entre unos armadores y patrones ca (Pasa a la página 19)