Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN DOMINGO 27 s 4 s 2008 ABC AD LIBITUM LA OPOSICIÓN AY gente que se lo pasa bomba con la trifulca que, con perseverancia y entusiasmo, mantienen Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón. Les divertiría menos si echaran la cuenta y, tras considerar que son ellos quienes la financian en su condición de contribuyentes, repararan en el despilfarro continuado y sangrante en el que se han instalado, independientemente del color político de sus eventuales responsables, los tres planos de la Administración: el del dislate local, el del derroche autonómico y el inmenso y hueco del gasto estatal. Es muy posible que Aguirre, que tiende a castiza, y Ruiz- GallarM. MARTÍN dón, que se hace el sueco, FERRAND pudieran llenar los teatros de sus respectivas dependencias y que, junto con los de Cultura, impiden el desarrollo de la iniciativa privada en el espectáculo madrileño lanzándose puyazos como los que, en sus divertidas y anacrónicas coplas de picadillo, se propinaban Dolores Abril y Juanito Valderrama; pero, en lo que llego a entender, no fueron elegidos para eso. El problema no está en que Aguirre y Gallardón se zarandeen- ¡ahora por el 2 de Mayo! reside en que, con esas y otras parecidas patochadas de las que con creciente frecuencia nos regala el PP, empezando por su líder máximo, se disimula y encubre la notable irresponsabilidad con la que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se enfrenta a la grave crisis económica que nos sacude y fue perversamente disimulada en la última campaña electoral. Hasta el pánfilo Pedro Solbes ha tenido que rebajar ya la previsión de crecimiento económico mientras el paro alcanza cotas que creíamos haber perdido de vista hace una década. Un cuarto de millón de nuevos parados en el último trimestre es, más que un problema, un drama que anuncia una tragedia. En ese ambiente generador de incertidumbre, agigatado por la situación internacional, no nos queda ni el salvavidas del Presupuesto, al que Niceto Alcalá Zamora llamaba, desde su antañona inocencia, la única verdad de nuestra vida política El Presupuesto de Zapatero es, también, una mentira. Fue elaborado sobre supuestos de gasto e ingresos, de crecimiento, que ya no resultan sostenibles. ¿No sería exigible un nuevo Presupuesto? Si no queremos que terminen por expulsarnos de la zona euro habría que adecuar a la nueva realidad los patrones que, no sin mistificación, se aprobaron cuando acaban el año y la legislatura pasados. Mientras en el PP continúan con la contemplación de su propio ombligo y a los ciudadanos conscientes se nos encoge el nuestro, el Gobierno, quizá más errático que mendaz, no reacciona como cabría esperar. También la oposición incumple su principal deber, hacer sonar los timbres de alarma y predicar posibilidades alternativas que pudieran aliviar la intensidad del daño. La oposición no es un lujo ni un juego, como parecen entenderla quienes la monopolizan. Es una necesidad democrática. EL DEBER DE H PROVERBIOS MORALES MOCIONES descontentos con Ibarreche. Tras el varapalo electoral, el PNV ha comenzado a cuartearse. Quizá la disidencia no sea tan alarmante como los socialistas querrían, pero José Luis Bilbao representa a un cierto nacionalismo preocupado por las consecuencias de una deriva radical que ya dura diez años y ha dejado varios cadáveres políticos por el camino, no sólo el de Imaz. Lo que propone Bilbao, ni más ni menos, es un abandono de la política frentista iniciada en 1998 con el Pacto de Estella. Fue una política que salvó al PNV en las elecciones autonómicas de 2001, gracias al trasvase de votos de Batasuna. Se ha comprobado, con el tiempo, que aquel desplazamiento tuvo un carácter puramente táctico y que los apoyos con que cuenta ANV siguen siendo tantos como los que tenían los proetarras antes de la fecha citada. Mantener tácitamente la posición frentista ha implicado para el PNV costes que resultan difíciles de asumir. Los electorales están a la vista de todos, pero hay más. En el seno del tripartito vasco, expresión reducida del frente nacionalista, se ha ido planteando desde 2001 una competencia por ocupar la vanguardia de la radicalización, y así, EA propuso el referéndum de autodeterminación que el lehendakari se apresuró a incorporar a su programa, quizá con la esperanza de que Ezker Batua, el tercer socio, le ayudase a descafeinar sus términos. La sorpresa de Ibarreche, al comprobar que los de Madrazo van incluso más allá que EA y hacen causa común con los alcaldes de ANV, ha debido de ser morrocotuda. Con Ibarreche, el PNV ha conseguido llegar a sus cotas más bajas desde la escisión de 1986, lo que también tiene mérito. Sin duda, el lehendakari será quien más resistencia oponga a cualquier cambio de estrategia en su partido, no sólo porque es un frentista acérrimo, sino por la conocida rigidez de su personalidad, rayana en el anquilosamiento. Mientras el PSE se empeña en reeditar la desacreditada fórmula del gobierno de coalición, el radicalismo engorda con las aportaciones de EA y Ezker Batua. Y eso no se arregla con mociones éticas ni otros brindis al sol. TICA, cuántas chapuzas se perpetran en tu nombre. Lo de Mondragón y Hernani, sin ir más lejos. A ver, ¿qué es eso de una moción ética? Me lo expliquen, por favor, que uno está ya muy viejo para que le impresionen las chicuelinas, y menos en toreo de salón. Se trataba de quitar las alcaldías a los proetarras, ¿no? Pues ya me dirán a qué vienen estas virguerías. O se presentan mociones de censura serias, como en el noventa y siete, o uno se calla. Ya sabemos todo lo que necesitamos saber: que el PP votará a favor, que EA se abstendrá, y que Ezker Batua, pues según. Si los concejales son de la línea Madrazo, se pondrán a hacer el crucigrama en eusquera cuando toque definirse. Si son de la tendencia organizada Zutik! cripto- trosquista, votarán con ANV. O sea, que a hacer cálculos, a contabilizar apoyos en cada ayuntamiento presidido por las inocencias inocencios, y a plantear mociones de censura, si el cómputo lo permite, porque la política, como dijo no sé quién de izquierdas, es el arte de lo posible. Y basta de publicidad de crecepelo, como ese eslogan acuñado por Pachi JON López, ética política Sólo nos faltaJUARISTI ba oír eso del partido que se pasó quince años vendiéndonos la idea de que la ética y la política son cosas distintas. Lo son, efectivamente, pero no hasta el punto de no necesitarse mutuamente. Los políticos deben tener su poquillo de ética, y la ética responsable no debe prescindir de la política. Cuestión de equilibrio, no de cocina de fusión ni de salsa agridulce. Distintas no quiere decir incompatibles, pero Ética política es un sintagma tan vacuo como pachulí pederasta por ejemplo. Suena bien, pero nada significa. Claro que, como resulta evidente, sirve para algo, aunque no para retirar alcaldes de ANV. Prepara el camino a un nuevo gobierno de coalición PNV- PSE, por el que ya están clamando los sectores nacionalistas É