Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion SÁBADO 26- -4- -2008 ABC PARRILLADA MIXTA Jesús Lillo PARA REGALO ME LO ENVUELVE, La TV se ha deteriorado, ahora prima el espectáculo sobre la información Rosa María Calaf s Corresponsal de Televisión Española en Pekín De los estudios Miramar a la convulsa y mediática China, esta decana de los corresponsales españoles narra el día a día de un país en el punto de mira informativo POR PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. A sus 62 años, Calaf estaba incluida en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el que RTVE tenía previsto prejubilar a sus profesionales más veteranos, pero, a última hora y con las maletas hechas, la dirección le propuso culminar su trayectoria trasladándose desde Hong Kong a Pekín para cubrir los Juegos Olímpicos de este año. decer a TVE que se hubiera considerado que podía servir para algo (risas) También supuso un poco de desconcierto porque ya lo tenía todo preparado para regresar a España, aunque lo pude solventar: estoy acostumbrada a improvisar. caban de lanzar, al precio de 39,95 euros, un paquete de accesorios para quienes se hayan descargado el politono del Chiki- chiki en el móvil y tengan la necesidad de contrarrestar la desafiante abstracción de lo que no pasa de ser un archivo de audio digitalizado. El pack- -así se vende y así se pide, por teléfono- -incluye un DVD, una camiseta estampada, un juego de pegatinas y una careta del artista que interpreta la canción. Teniendo en cuenta que las bolsas de cotillón están en los chinos a euro y medio, la cosa del Chikilicuatre sale un poco cara, pero hay que tener en cuenta que nos estamos refiriendo al producto oficial de algo que ahora mismo parece estar bastante de moda en ciertas capas sociales. La era de las descargas digitales ha desprovisto a la música de sus envoltorios tradicionales, de una materialidad artística que aportaba un valor añadido a las canciones y que ahora es recuperada por la industria, a precios a menudo desorbitados- -a trescientos dólares vendía Trent Reznor cada unidad de la edición deluxe de su Ghosts agotada en sólo dos días- para que el cliente tenga la posibilidad de traerse algo entre manos mientras escucha la música que paga. Que este proceso se sustancie también en fenómenos como el Chiki- chiki revela las demandas mitológicas de un público que incluso necesita ponerle cara a lo que no pasa de ser una careta. A ver si sacan ya la de Karmele, con pegatinas del Tíbet. A ¿Cómo y cuánto han cambiado los medios de comunicación, y en especial la televisión, en sus treinta años de experiencia? -En estas tres décadas se ha producido un deterioro del periodismo, sobre todo en televisión, ya que prima el impacto sobre lo que importa. Lo que más interesa ahora es la espectacularidad, que sirve para vender tragedias. Además, ha tenido lugar una auténtica revolución tecnológica, que ha propiciado cosas muy buenas, pero también que predomine la velocidad sobre los contenidos, aunque no se cuente nada. El principal riesgo de todo este proceso es que se construyen valores erróneos y, en el telediario, no se distingue entre los niños desnutridos de África y el contrato millonario de un futbolista. Como consecuencia, la gente se acostumbra a consumir sin pensar, lo que es muy grave porque se crea una sociedad descerebrada. -Tremenda. Para empezar, habría que educar a los niños a leer un periódico o a ver la televisión, ya que estamos crean- Rosa María Calaf, en el último congreso del Partido Comunista de China, celebrado en Pekín en octubre de 2007 do una sociedad de consumidores, no de ciudadanos. La televisión pública debe escapar de la dictadura de las audiencias. ABC -Por supuesto. Este año en Pekín creo que voy a seguir aprendiendo mucho más, ya que se trata de vivir en una cultura tan distinta como la China desde dentro. El periodismo es algo más que un trabajo, es una pasión y, además, te pagan. -Después de tres décadas recorriendo el mundo como periodista, ¿le queda algo por hacer? -Sin embargo, no lo hace y, además, tiene un déficit astronómico que pagamos los españoles... -Una televisión pública cuesta dinero. Nadie se plantea que un hospital público lo gane. El problema es que habría que tener un modelo claro de gestión. ¿Qué es lo peor que ha visto en su carrera? blema es que los países en vías de desarrollo, como China, copian lo malo de las sociedades avanzadas y tienen una crisis de identidad y de valores. ¿Cree que cambiará la situación en el futuro? -Es difícil de decir. Lo peor es que no se ve una solución, porque ahora deciden las multinacionales y no los políticos. Los medios sólo venden hechos espectaculares para anunciar coches y comida- basura. El pro- -Entonces, estará encantada de que en TVE hayan decidido seguir contando con usted un año más. ¿Cuál es la responsabilidad de la TV pública en todo esto? -Lo peor fue cubrir a mediados de los 80 el terremoto de México, donde murieron 35.000 personas. Lo que más me impresionó fue la resignación de la gente, que ni siquiera protestaba porque ya se sienten como los parias del mundo que siempre se llevan la peor parte. -Lo primero que hice fue agra- La vocación viajera de una niña exploradora De casta le viene al galgo. La vocación viajera y global de Rosa María Calaf nació en una avanzada familia catalana donde el abuelo, un hombre de negocios que había llegado incluso a la India en 1920, no le relataba cuentos para dormir, sino sus propias aventuras vitales. De pequeña quería ser exploradora reconoce Calaf, quien con dieciocho años viajó hasta Estocolmo haciendo auto- stop desde Barcelona. Convertida hoy en una de las caras más conocidas de la televisión por los llamativos colores con que se tinta el pelo y por su personalísima forma de narrar las noticias, los primeros pasos de la veterana reportera se encaminaban hacia las leyes. Pero, tras terminar Derecho, Calaf entró en la Escuela de Periodismo de Barcelona y, aunque en principio su carrera estaba enfocada a la carrera diplomática, empezó a trabajar para la radio y a principios de los 70 fue una de las primeras mujeres en salir a la calle para hacer reportajes con las recién estrenadas unidades móviles. Después de atravesar África recorriendo 26 países durante 16 meses y de estudiar en Estados Unidos, empezó en 1976 su carrera en magazines de TVE y programas como 300 millones lo que le permitió viajar por toda Latinoamérica. Entre 1982 y 1983, ayudó a montar la televisión autonómica catalana, TV- 3, y, en su regreso a la TVE dirigida por Balbín, consiguió su primera corresponsalía: Nueva York. Allí estuvo desde 1984 hasta 1987 y a ese destino siguieron Moscú (1987- 89) Buenos Aires (89- 93) Roma (93- 96) Viena (96) Moscú (96- 98) Hong Kong (99- 2007) y, ahora, Pekín. -Me causó una gran emoción retransmitir los Oscar en los 80. Por otra parte, en Latinoamérica presencié el paso a la democracia de Argentina y Chile y el inicio del neoliberalismo y la globalización. Además, estar en la Unión Soviética cuando se desmoronaba fue una experiencia única. -Como periodista y como ser humano, en este trabajo te encuentras en situaciones límite para nuestra mentalidad, pero también a gente muy básica. He aprendido que en nuestra vida contemporánea no reflexionamos lo suficiente, ya que la mayor parte de la Humanidad no tiene todo lo que nosotros damos por hecho. ¿Y lo mejor? ¿Qué ha aprendido después de todos estos años?