Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES www. abc. es deportes SÁBADO 26- -4- -2008 ABC Cuatro horas en casa Renault ABC compartió con Fernando Alonso la sesión de entrenamientos de ayer en el box de su equipo- -Cuarenta mecánicos se afanan en una tarea que parece más un quirófano con cirujanos que un taller POR JOSÉ CARLOS CARABIAS MONTMELÓ. Sentado sobre una butaca a las 10: 35 de la mañana, atiborrado ya el garaje de ING Renault (40 mecánicos, máquinas de hielo, ordenadores) casi llena la tribuna de recta de meta de Montmeló, comenzados los entrenamientos hace cinco minutos, Fernando Alonso recibe la pregunta con cierta sorpresa. ¿No subes al coche ya? se le inquiere. ¿Y para qué? responde mientras Hamilton y Kovalainen ya ruedan con los McLaren. Ha empezado la sesión le llega la réplica. Ya, pero ahora la pista está sucia y hay que esperar a que se limpie comenta. ABC compartió los ensayos libres de ayer en Montmeló con Alonso y Renault en su box. Hace cuatro años que Renault financió una idea para invitados y patrocinadores. Una sala habilitada dentro del box con todas las atenciones y a dos metros de los fórmula 1. El palco tiene nueve butacas azules y cuatro monitores de televisión, con los tiempos vuelta a vuelta, incidencias e imágenes de lo que sucede en pista. El garaje tiene más de laboratorio que de taller. Es el sello de identidad de la F- 1. Allí donde tendrían que proliferar los lamparones, las manchas de aceite y la goma quemada en el suelo, brillan suelos pulcros, compartimentos de diseño y una precisión en las maniobras que raya lo quirúrgico. Alonso curiosea en una de las sillas azules el panel de tiempos de sus rivales, mientras Piquet casi se deja los morros al levantarse. Piano, piano suelta el asturiano a su compañero. Los mecánicos de Renault están colocando unos frenos específicos para las primeras vueltas que dará el español en el desdichado R 28. Provisto de un fajo de papeles, se acerca a la estancia el ingeniero de pista de Alonso, Dave Greenwood, que como el asturiano señala en la imagen de televisión que enfoca al alerón del McLaren. Todos los equipos copian a sus rivales en viajes de ida y vuelta. Un empleado de la escudería francesa recomienda dar conveniente uso a los cascos que cuelgan de un lateral de los asientos. Y aquello que da una apariencia chic a la F- 1, todo el personal uniformado marcialmente con sus auriculares, adquiere un valor práctico. Una pistola- taladradora entra en acción para apretar cualquier tuerca y el estruendo retumba como si se tratase de una pulga Del garaje no sale ningún coche mientras no levante un pulgar un ingeniero con su ordenador Renault dispone de una sala con nueve butacas dentro del box para que invitados y patrocinadores puedan seguir los ensayos en directo LOS PROGRESOS DEL R 28 Los mecánicos de Renault en plena jornada laboral, ayer en Montmeló debajo de un avión al despegar. Todos a los cascos, que comienza la función. Del garaje no sale ningún coche sin que levante un pulgar un ingeniero situado en el lateral, provisto de un ordenador que mide todos los valores del monoplaza. Temperaturas, niveles, sensores, electrónica. Se lanza Piquet a la pista y pocos minutos después lo hace Alonso. Hay cuarenta mecánicos en el box, una mínima parte de la escudería (alrededor del veinte por ciento) Al otro lado de la pared, en los camiones convertidos en oficinas de ideas, hay más de cincuenta ingenieros que calculan, miden y piensan. Una interminable mesa de veinte metros tiene afanosos y atareados a los materia gris del invento. El grupo de trabajo que comanda Pat Symonds, la mano derecha de Briatore en cuestiones técnicas. En el box trabajan los auxiliares de Renault y los vigilantes. Un comisario de la FIA registra cuaderno en ristre cualquier anomalía. Ya se sabe que el dopaje en la Fórmula 1 está Ni aleta de tiburón ni i- damper; la mejora es el aletín Ni aleta de tiburón ni i- damper ni tapacubos fantásticos. La única mejoría que ha experimentado el enfermo es el aletín Los progresos de Renault venían dibujados en el inevitable andamiaje mediático que acompaña a Alonso. La pasada semana, el español probó nuevas ideas en su R 28 y los cambios se saludaron con satisfacción. Ha llegado la realidad de la competencia con otras escuderías y ha decretado el fin de la abundancia. La aleta de tiburón ejerce una función específica para el viento, casi para los huracanes. Cuando sopla mucho aire, funciona como la quilla de un barco que equilibra la dirección. Según comentó ayer Alonso, su rendimiento actual es cero El i- damper ha provocado en el R 28 más facilidad en la conducción, pero no más agarre. La madre del cordero de las mejoras en este tramo de temporada es un pequeño alerón- -el aletín -situado detrás de la rueda delantera, casi a ras de suelo. Ese apéndice aerodinámico ha procurado mucho más agarre al asfalto al R 28 y por consiguiente un progreso en el panel de tiempos. Según Alonso, es el elemento que más beneficios ha impulsado a su estilo de conducción.