Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 26- -4- -2008 ABC Pérez- Reverte revive en el Canal de Isabel II la trágica jornada del Dos de Mayo Esperanza Aguirre inauguró ayer la gran exposición 2 de Mayo. Un pueblo, una Nación que transporta al espectador a las ensangrentadas calles de aquel Madrid TULIO DEMICHELI MADRID. Cuando Arturo Pérez- Reverte se pone a concebir una historia, no se anda con gaitas. Así fue como periodista: sencillo y directo, acostumbrado a batirse el cobre en medio de guerras y revoluciones para transmitir lo mejor y lo peor del género humano con austera empatía. Así lo hace también ahora- -abandonada su primera profesión hace muchos años- -cuando sienta a los lectores a su lado para que acompañen a los protagonistas de sus novelas, cuyo héroe más señalado, el capitán Alatriste, seguramente ya figura entre clásicos como D Artagnan. Lenguaje directo y sencillo, prosa eficaz sin acompañamiento de campanillas. Prosa que ha llegado a la Real Academia Española. Pues bien, directo y sencillo es el lenguaje que ha inventado para contarnos la historia del Dos de Mayo no sólo en su última novela, sino en esta exposición que abre hoy sus puertas al público en Arte Canal y que ha sido patrocinada por la Comunidad de Madrid y el Canal de Isabel II. No esperen los visitantes una hueca retórica nacionalista, que él detesta, ni un recorrido culturalista, pues la lección de historia que los pasajeros del tiempo van a recibir- -y que ha sido asesorada por los historiadores José Manuel Guerrero Acosta (militar) Jesús María Alía y Gala Lázaro Mur (Arte) -se asienta en la vida misma de sus protagonistas: el pueblo llano, los soldados, aquella Corte y claro, las tropas y los mandos del ejército de Napoleón. Por eso ha planteado su desarrollo como una apuesta expositiva de corte audiovisual en la que se combina lo clásico con las técnicas de las que hoy se sirve el cine. No en vano el diseño ha estado a cargo de Félix Murcia, uno de los grandes directores de arte, premio Nacional de Cinematografía en 1999. Y el diseño gráfico, al de Manuel Estrada, una de sus figuras más señaladas. Pues además de importantes piezas cedidas por museos españoles y franceses: uniformes, trajes nobiliarios y vestimentas populares, objetos de la vida cotidiana, así como armas y otros testimonios documentales, cada ámbito se desarrolla entre Datos útiles Comisario de la exposición: Arturo Pérez- Reverte. Equipo asesor: José Manuel Guerrero Acosta, Jesús María Alía Plana y Gala Lázaro Mur. Diseño expositivo: Félix Murcia. Diseño gráfico: Manuel Estrada. Fecha de la exposición: A partir de hoy hasta el 28 de septiembre. Lugar: Centro de Exposiciones Arte Canal (Pso. de la Castellana, 214) Horarios: Todos los días de 10 a 21 horas. Precio de las entradas: 4 euros (la reducida) y 6 euros. Información: 91 545 15 00 www. madrid 2 demayo. es Catálogo: El catálogo Un pueblo una nación. 2 de mayo realiza un recorrido, profusamente ilustrado, de la muestra a lo largo de más de 260 páginas. Los diarios nacionales han aceptado el reto del novelista para realizar un periódico de aquel 3 de Mayo propuestas audiovisuales, como lo son los numerosos panoramas animados por proyecciones cinematograficas y recreaciones escénicas que ilustran el ambiente, los combates y también momentos particula- res de orden histórico. Y así, desde que el visitante se planta en la entrada- -un gran cubo dentro del que se proyecta un audiviosual de última tecnología (una proyección cúbica de cinco caras: las cuatro Los españoles tomaron conciencia de que la Nación también les pertenecía MADRID. A la presidenta de Madrid su equipo- -encabezado por Ignacio González, su vicepresidente y presidente del Canal de Isabel II- -le había ocultado esta conjura periodística tramada por Pérez- Reverte. Y es que el novelista había embarcado a las cuatro grandes cabeceras nacionales: ABC, El País, La Razón y El Mundo, en la aventura de recrear el periódico que hubieran puesto en la calle el 3 de mayo de 1808. Una proposición que ha recibido una respuesta entusiasta y generosa. Todos han trabajado dando, incluso, muestras de un humor sutil e inteligente, sin que falten las interpretaciones de cada medio con crónicas de corresponsales desde Londres y Bayona, y con viñetas de sus grandes humoristas: Mingote, Forges y Gallego Rey Una vez superada la sorpresa inicial y cumplido el trámite del posado para los fotógrafos, llegó el momento de pasar a las armas, es decir, a las palabras. Esperanza Aguirre afirmó que los españoles de 1808, además de sacar a la luz ese sentimiento latente de pertenencia a una Nación, también tomaron conciencia de que la Nación les pertenecía. De que la Nación era la suma de sus vo- luntades, y que en aquellos momentos se manifestaba en su designio de no tolerar un yugo extranjero y de luchar con todas sus fuerzas para sacudírselo. Y lo hicieron por su libertad y por su dignidad en Madrid, en Gerona, en Cádiz, en La Coruña, en Zaragoza, en el País Vasco y en Bailén Por su parte, el autor de Un día de cólera recordó que entonces no se sublevó toda la nación española, sino la gente más humilde, los rufianes, dando al mundo una lección de humanidad y decencia, auqnue todo acabó como todos sabemos y como Goya nos cuenta paredes y el techo que dura unos cinco minutos) la exposición le sacude ya con su Prólogo para transportarle psicológicamente al comienzo mismo de aquella trágica jornada de pólvora y sangre, en la que se presentaron lo sublime y lo siniestro del alma, así la cara y la cruz del heroísmo. A partir de ahí, comienza el recorrido cronológico. mer ámbito, la exposición nos pone al tanto de las circunstancias históricas que provocaron aquel estallido de ira popular. Carlos IV y Godoy autorizaron el paso de las tropas imperiales por la Península para repartirse Portugal. Sin embargo, cada vez más franceses se han ido asentando en puntos neurálgicos del territorio nacional y, cada vez, se ve más clara la intención de Napoleón de destronar a la Dinastía de los Borbones para sustituirla por la suya propia entronizando o 1. Los antecedentes. En su pri-