Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE VINO Y VINO AGENDA números 92 y 94 de la famosa calle comercial Nathan Road, plagada en la actualidad de tiendas de electrónica y muy cerca del exclusivo Hotel Península, donde la beautiful people de Hong Kong sigue acudiendo a tomar el té y las pastas de la tarde a bordo de los lujosos Rolls Royce que el establecimiento ofrece a sus huéspedes más adinerados. Mi padre llamó al local Sam s Tailor Sastre Sam porque era un nombre fácil y pegadizo, así que empezó a especializarse en uniformes para el Ejército británico recuerda Manu Melwani, quien ya de niño ayudaba a su progenitor en su cada vez más popular negocio. Gracias al boca a boca la sastrería se fue ganando el corazón, y el bolsillo, de la élite hongkonesa y su fama acabó llegando a la aristocracia en el Reino Unido. En 1975, Melwani empezó a cortar y diseñar y, para mejorar sus innatas cualidades, se marchó a estudiar a Saville Road, la célebre calle de los sastres en Londres. El 80 por ciento de mi trabajo lo aprendí de los sastres chinos de Shanghai y el resto, sobre todo en el corte de hombros y cuellos, en Inglaterra Manu Melwani- -que cuenta ahora con la ayuda de su hijo- -se muestra de lo más comedido y discreto a la hora de hablar de los famosos que han pasado por su local, al tiempo que se define como un hombre sencillo y de perfil bajo Eso no le impide, por supuesto, cobrar por traje entre 5.000 y 28.000 dólares de Hong Kong (entre 401 y 2.248 euros) y entre 850 y 1.950 dólares (entre 68 y 156 euros) por camisa, precios, en cualquier caso, nada descabellados para su nivel. Nosotros no hacemos moda, somos sastres que escuchamos a nuestros clientes igual que un médico atiende a sus pacientes y proporcionamos buen arte y diseño desvela Sam como secreto de su éxito antes de afirmar que la moda va y viene porque su objetivo es que la gente se gaste cada vez más dinero con nuevas creaciones Por ese motivo, cree que las pequeñas empresas pueden competir con las grandes marcas, pero para ello deben satisfacer al máximo a sus clientes y hacerse un nombre En su opinión, el mundo de la moda está cambiando muy rápidamente y los chinos tienen un nivel cada vez más alto, pero Italia, Reino Unido y España siguen siendo los mejores en diseño y materiales y por eso importo mis telas desde allí asegura Sam, quien se beneficia de que Hong Kong sea un puerto franco y los impuestos apenas tienen efecto sobre su pujante negocio. Montecristo n 4 Un puro de leyenda TEXTO: C. MARIBONA El secreto del éxito orría el año 1935 cuando un asturiano emigrado a las Américas, Alonso Menéndez, registraba una marca de puros con el nombre de Montecristi. Menéndez había adquirido experiencia en el mundo del tabaco en las plantaciones de Florida, y ese año había llegado a Cuba con la idea de montar una fábrica de habanos. El nombre, según cuenta la historia, se le ocurrió a partir de la novela El Condede Montecristo de Alejandro Dumas. En aquellos tiempos, mientras los torcedores elaboraban los puros en las fábricas, era costumbre que un lector les leyera alguna novela. Una de las favoritas de estos especialistas en el manejo de las hojas de tabaco era precisamente la de Dumas. Así surgió un nombre que se convertiría en toda una referencia en el mundo de los cigarros puros y que superó todas las expectativas que tuviera su fundador. Tanto, que una de las vitolas de esta marca, la número 4, la más conocida, alcanza este año la cifra de ventas de mil millones de puros desde su aparición en 1935. Eso lo convierte en el C habano más vendido de la historia. Los Montecristo están elaborados con hojas procedentes de Vuelta Abajo, en la provincia cubana de Pinar del Río, considerada la zona del mundo donde mejor tabaco se cultiva. Su elaboración, completamente artesanal, es extraordinariamente compleja. Si se cuentan todos los pasos del proceso necesario para hacerlo, cada cigarro puede tardar unos dos años en elaborarse. Hay diferentes vitolas, dependiendo de su forma y tamaño, pero el número 4 ha sido siempre el más popular. Considerado un puro de calidad, potente y recio, de gran fortaleza y con gran aroma y sabor, este cigarro representa la tradición del tabaco cubano y es siempre la principal referencia cuando se valora una nueva vitola o una nueva marca de habanos. Para celebrar una cifra tan redonda, Montecristo lanza estos días un reserva n 4, con tabacos añejados un mínimo de tres años, que se presenta en una caja de lujo lacada en negro que contiene 20 puros y que se vende al precio de 360 euros. Un lujo para unos cuantos privilegiados, ya que sólo se venderán 5.000 cajas en todo el mundo. ANTA A 10 2005 BODEGAS ANTA Ficha: D. O. Ribera de Duero. Añada: 2005. Variedades: 80 tempranillo, 10 merlot, 10 cabernet sauvignon. Grado de alcohol: 14 Crianza: 12 meses en barricas de roble americano y francés. Precio aproximado: 14 euros. Calificación: 8. Dirección: Bodegas Anta. Villalba de Duero (Burgos) Tel. 947 613050. www. antabodegas. com Un Ribera armonioso os años del boom inmobiliario facilitaron la llegada al mundo del vino de numerosas empresas del sector. Una de ellas fue Anta Empresas, propiedad de la familia Ortega, que desembarcó en la Ribera del Duero con un ambicioso proyecto. Han construido en Villalba de Duero una gran bodega en vidrio y madera, bien integrada en el viñedo, en la que se aprovecha la gravedad para evitar el bombeo del vino. Poseen allí 70 hectáreas de terreno, que se completan con otras 165 en Nava de Roa, con viñas de uva tinta del país, merlot y cabernet sauvignon. La intención es elaborar vinos elegantes y modernos, que se beban con facilidad y muy frutales. De los cuatro tintos que elaboran, el más representativo es este A 10, que combina las tres variedades que se cultivan en los viñedos de la bodega, con predominio de la tinta del país. Tras un año de crianza en barricas de roble francés (90 y americano, el resultado es un vino elegante y armonioso, con aromas de fruta roja muy madura y de flores y hierba fresca con ligeros toques dulces y avainillados de la madera. En la boca, donde vuelven a aparecer las frutas y algunas notas minerales, resulta muy suave, con buena acidez y un final largo aunque algo astringente. Un vino que se puede beber ya, aunque va a mejorar en la botella en los próximos meses. L Carlos Maribona Un puro habano con mucha solera ABC