Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL SÁBADO 26 s 4 s 2008 ABC Daniel Ureña Consultor de imagen Absueltos tres policías que mataron a tiros a un joven negro desarmado La sentencia reabre la herida racial norteamericana en plena campaña presidencial A. GRAU CORRESPONSAL NUEVA YORK. Un hombre inocente perdió su vida, una novia perdió a su novio, dos hijas perdieron a su padre, y una madre y un padre perdieron a su hijo. Ningún veredicto podrá jamás poner fin al sufrimiento de cuantos conocieron y amaron a Sean Bell, pero el sistema legal debe ser respetado. América es una nación de leyes, y aunque no todo el mundo esté siempre de acuerdo con los veredictos de los jueces, todos aceptamos su autoridad Esto dijo el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, al enterarse de la explosión provocada por la sentencia que declara inocentes a tres policías que metieron hasta cincuenta balas en el cuerpo de un joven negro de 23 años. La herida racial vuelve a sangrar. Los hechos ocurrieron hace diecisiete meses. Sean Bell se iba a casar con Nicole Paultre, con quien ya tenía dos hijas. El día antes se juntó con sus amigos para la despedida de soltero en un club nocturno del barrio no muy seguro de Queens. La parranda se prolongó hasta bien entrada la madrugada. A la salida hubo algún alboroto o malentendido con un agente de policía de paisano, que creyó que uno de los amigos de Bell iba al coche a buscar un arma de fuego. Lo que sigue es confuso. Los policías dicen que fueron desobedecidos cuando conminaron a los chicos a identificarse y que se sintieron en peligro de ser atacados por ellos. Los chicos dicen que no hicieron nada y que Bell se limitó a echar a correr al ver las armas de los policías. Las pistolas empezaron a disparar. El caso resulta alucinante incluso en un país acostumbrado a la brutalidad policial. Al día siguiente los padres de Sean y la viuda antes de casada Nicole Paultre- -quien adoptó legal y simbólicamente el nombre de Bell- -estaban en el ojo del huracán de una protesta racial de gran magnitud. Todo el mundo daba por hecho que Bell había muerto así por ser un negro pobre. El afroamericano reverendo Al Sharpton, un carismático agitador civil y mediático que llegó a presentarse como candidato presidencial demócrata en 2004, se convirtió en el asesor espiritual de la familia. Precisamente por el fuerte impacto emocional y mediático, los tres policías acusados HILLARY PARA RATO illary Clinton necesitaba lograr en Pennsylvania una victoria cómoda que le permitiera mantener sus aspiraciones para conseguir la nominación del Partido Demócrata. Su triunfo por diez puntos de ventaja sobre Obama le permite seguir conservando intactas sus posibilidades. Si bien el candidato afroamericano está por delante en número de delegados (1.719 a 1.586) el resultado es muy importante en términos de imagen para Hillary. Obama no termina de confirmar su aparente ventaja. Además, cuando se trata de los grandes estados, como Texas o Pennsylvania, Hillary ha sido capaz de imponerse a su compañero de filas. Los Clinton, tanto Hillary como Bill, han demostrado su fortaleza a lo largo de los años y han sido capaces de superar duros momentos de adversidad. Por ello, no se puede menospreciar a Hillary, ya que su capacidad de resistencia es muy fuerte. Y de eso algo sabe John McCain, el candidato oficial del Partido Republicano. El pasado verano sus opciones a la Presidencia eran mínimas. Gran parte de su equipo, salvo sus leales asesores Rick Davis y Mark McKinnon y pocos más, le abandonaron porque no creían en sus posibilidades. Además, su campaña estaba al borde de la bancarrota. Pero fue capaz, con mucho esfuerzo y constancia, de reponerse y ganar a todos sus rivales consiguiendo el número de delegados suficiente. Por todo ello, es probable que el gran vencedor de las primarias de Pennsylvania y, por extensión, de todo el proceso de primarias del Partido Demócrata no sea ni Obama ni Hillary, sino John McCain. Al republicano le conviene que la batalla demócrata se siga prolongando lo máximo posible. Muchos analistas demócratas están ya preocupados, con razón, puesto que una de las consecuencias de esta dilatada disputa puede ser la división del propio partido y que los votantes de Barack Obama no apoyen a Hillary Clinton si ésta gana la nominación, y vicecersa. A ello hay que añadir que los segmentos de votantes de Obama y de Clinton están muy definidos, y para ganar la Casa Blanca los demócratas necesitarán la suma de ambos. H Los tres detectives de Nueva York absueltos hablan a la prensa tras conocer la sentencia -dos de los cuales son también de raza negra- -renunciaron a un juicio con jurado y eligieron ser procesados por un juez, que les ha absuelto por considerar que su miedo a que alguien disparara contra ellos si no disparaban ellos primero era real. La misma brutalidad de los disparos (uno de los policías llegó a disparar él solo treinta balas recargando frenéticamente su arma durante la acción) puede haber convencido al juez de que esto fue así. A la gente no le gustan estas sentencias. Familiares y amigos de Sean Bell se apostaban ayer a la puerta del tribunal acusando a los jueces de permitir que la policía desprecie la ley y la vida de los jóvenes negros. El mismo reverendo Sharpton tuvo que llamar a la calma. Si el caso de Sean Bell ya galvanizó a las masas hace diecisiete meses, ¿qué sucederá ahora, en plena campaña electoral y con el primer candidato afro- AP ¿Problemas para Obama? americano de la historia en liza? Barack Obama ya tuvo que salir hace poco matizando unas incendiarias declaraciones de su propio reverendo, Jeremiah Wright, con un gran discurso de reconciliación racial que le hizo ganar muchos enteros. Quizás ahora tendrá que pronunciar otro. ABC. es Información y reacciones a la sentencia en abc. es internacional ABC No me queda mucho para irme Mohammad Sidique Khan, del grupo yihadista que cometió los atentados suicidas del 7- J en Londres, explica a su hija de cuatro años por qué ha decidido sacrificarse por Alá. En el vídeo, mostrado en el juicio, le dice: No me queda mucho para irme; me gustaría quedarme contigo, pero esto es lo mejor para nuestro futuro