Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 s 4 s 2008 Ante el XVI congreso del PP s La situación en Cataluña ESPAÑA 21 La lengua y España no son suficientes para ganar al PSC Alberto Fernández s Candidato a presidir el PP de Cataluña El concejal barcelonés meditaba desde hace tiempo su candidatura a presidir un partido que ha estallado en tres pedazos s Ha faltado diálogo, equipo y un mensaje político sin bandazos y creíble TEXTO: MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO: JOB VERMEULEN BARCELONA. Alberto Fernández (Barcelona, 1961) aspira a presidir el PP catalán, cargo que ocupó entre 1996 y 2002. Asegura que, en la actualidad, el partido está absolutamente fracturado las tres candidaturas que se presentan en el próximo congreso del PPC nir lo que somos sino explicar lo que defendemos. Uno no está más comprometido con Cataluña por definirse como catalanista, ni es más español por definirse españolista. -Ha faltado más diálogo, más acuerdo, más equipos y un mensaje político sin bandazos y con credibilidad. ¿Esta situación se debe a un fracaso electoral o a los problemas internos del partido? -Mi convicción de que el partido necesita un nuevo equipo con un presidente capaz de aunar distintas sensibilidades y la voluntad de transmitir al conjunto de la sociedad catalana un proyecto donde ponemos el acento en valores fundamentales para el PP como la defensa de la libertad y nuestro compromiso con Cataluña y España. Es una decisión que venía meditando y que me hubiera gustado no tener que tomar en un escenario de confrontación interna del partido. -Nos deberíamos preguntar cómo fuimos capaces de superar la crisis derivada de la dimisión del presidente del partido, Josep Piqué, con una apuesta unánime por Daniel Sirera sin ningún tipo de fisura y, diez meses después, el partido estalla en tres pedazos que son ¿Qué le ha llevado a presentar su candidatura? ¿Hay crisis dentro del PPC? ¿Cómo definiría su proyecto, ahora que se habla tanto de liberalismo o conservadurismo? -Sirera ha propuesto un catalanismo constitucional, pero a mí no me gustan los ismos. Prefiero defender ideas sin adjetivos y con convicciones. Somos lo que somos, catalanes y españoles sin aditivos y son complejos; propugnamos el bilingüismo y creemos en una sociedad de valores. No se trata de defi- -Quedan diez semanas y haré todo lo posible para que mi candidatura sea un proyecto integrador del que todos podamos formar parte. Cuando yo dí el relevo a Josep Piqué en 2002 dejé el partido cohesionado y sin divisiones. Ahora el partido está absolutamente fracturado y un partido que no es capaz de ponerse de acuerdo consigo mismo no puede lograr que la sociedad catalana le respalde. -Cuando presentó su candidatura habló de proyecto integrador ¿es posible un acuerdo? ¿Cree que ahora el mensaje no es nítido? -En los seis años que presidí el PPC encaré unas elecciones catalanas muy difíciles en las que se presentaban Jordi Pujol y Pasqual Maragall y el objetivo del PP no era tanto el resultado, como lograr una posición decisiva. La obtuvimos y obligamos a CiU a olvidarse de la reforma del Estatuto. En las municipales de aquel año obtuvimos 450 concejales, casi el doble de los que tenemos en estos momentos. Y en la elecciones de 2000, obtuvimos 12 diputados cuando ahora tenemos 8. La receta del PP no es tanto decir lo que queremos ser, sino saber explicar y acertar en el mensaje. El PP no tiene un problema de discurso, sino de comunicación. Hay que arremangarse para que nuestro discurso sea nítido. -Los últimos meses, el PPC ha repetido hasta la saciedad que el PSC es un partido nacionalista, pero resulta que han obtenido su mejor resultado electoral. Los ciudadanos no nos han creído. Debemos buscar un dis- ¿Cómo puede el PPC convertirse en un partido de gobierno? Fernández mantiene que el partido está absolutamente fracturado curso más social, más allá de hablar de bilingüismo y de defender que somos un partido catalán que se siente orgulloso de ser español. Profundizar en el discurso social, hablar de problemas reales como la seguridad o la inmigración o cómo encarar la crisis social. Y al mismo tiempo, atraer a aquellos votantes moderados de CiU descontentos con la radicalización del mensaje nacionalista, próximo a ERC. Propugno un discurso bifronte con PSC y CiU. Se ha demostrado que hablar sólo de la lengua y de España no es suficiente para penetrar en feudos socialistas. TIEMPOS DE DIÁLOGO, HASTA CON LOS DEL NOTARIO ABC BARCELONA. Pese a su fama de españolista recalcitrante -una etiqueta que lleva con sumo gusto en términos futbolísticos- Alberto Fernández defendió ayer la posibilidad de que el PP establezca acuerdos con CiU, siempre y cuando no tengan una base nacionalista Fernández se suma así a las tesis de un sector del partido que aboga por una nueva estrategia de entendimiento con CiU y PNV Soy antagónico a los planteamientos nacionalistas de CiU, pero eso no es incompatible para llegar a determinados acuerdos con CiU subrayó el candidato a la presidencia del PP catalán. Pasaba así por alto que CiU se comprometió ante notario a excluir sistemáticamente al PP de cualquier pacto, acuerdo o alianza, Fernández señaló que el diálogo siempre es necesario y el PP puede encontrar puntos de coincidencia con todos, excepto con quienes construyan una Cataluña contra España Esta teoría del diálogo es una de las aportaciones al debate de ideas de algunos dirigentes del nuevo equipo de Rajoy -Y lo sigo siendo. Yo he hablado en castellano en mis intervenciones en el Parlamento de Cataluña y en el Ayuntamiento de Barcelona, cosa que otros no han hecho nunca. Soy un firme defensor del bilingüismo, pero sólo con el discurso de la lengua y del compromiso contra el nacionalismo, no venceremos al PSC. Necesitamos un pulso social. -Habrá gente que se sorprenda al oír esto, pues siempre se ha identificado a Alberto Fernández con posiciones radicales sobre lengua o inmigración. -Defiendo la libertad de opinar, pero distorsionar el apoyo de Vendrell es tan absurdo como si yo cuestionara que Sirera fue secretario de comunicación con Vendrell y Piqué. ¿Qué le parece el apoyo de Francesc Vendrell, mano derecha del ex presidente Josep Piqué? -Es obvio que Rajoy apoya al presidente del PPC Daniel Sirera, pero otra cosa es Sirera como candidato, al que apoya exactamente igual que a Nebrera y que a mí. Es imprescindible no inmiscuir a Rajoy en el debate del congreso del PPC. ¿Ha hablado con Rajoy?