Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN SÁBADO 26 s 4 s 2008 ABC AD LIBITUM POLI (TICO) DE GUARDERÍA la chita callando, como acostumbra, José Luis Rodríguez Zapatero avanza en su alarmante e interesada confusión entre Estado, Nación, Gobierno y PSOE. Revestido de poderes que nadie le discute, lo mismo reparte embajadas entre sus leales como premio a su pasada sumisión que nos engaña a todos y promete lo que no puede llegar a dar. Un ejemplo tan mínimo como sintomático: la ayuda gubernamental para alargar el plazo de las hipotecas y adelgazar su cuota mensual, un teórico bálsamo para los españoles más afectados por su deuda, se sustentaba en la eliminación de las tasas y costes del ImpuesM. MARTÍN to sobre Actos Jurídicos FERRAND Documentados. La parte del notario como suelen decir los promotores inmobiliarios. Ese impuesto consta de dos partes, la cuota gradual- -entre el 0,5 y el 1 por ciento del monto total de la operación, mucho dinero- -y la cuota fija- -0,15 céntimos de euro por hoja, ó 0,30 por folio, que cuesta el papel timbrado del Estado que se utiliza en la fe pública- Al tratar de llevar al BOE tan notable ayuda, los sabios gubernamentales comprobaron que la cuota variable no podía suprimirse porque ya se había suprimido en otra acción demagógica anterior. Optaron por eliminar la cuota fija, los cuatro, cinco o seis euros del papel del Estado. Conclusión, los notarios, durante dos años, utilizarán papel común, sin timbrar, para bien de la ciudadanía. Es algo tan ridículo que parece inventado. No sorprende porque, establecido el régimen con el que Zapatero tiende a sustituir el sistema democrático marcado por la Transición, nada puede sorprendernos en demasía. Zapatero, al frente de una mutación socialista que ha perdido la sustancia de la E tradicional del PSOE, gobierna por impulsos y sin controles, se ha instalado en la ocurrencia y, con muy buenos modos, circunscribe su tarea al interés principal de su perpetuación en el poder. Lo que irrita no es eso, sino que el partido monopolista de la oposición, en el que Mariano Rajoy sublima su ataraxia, no diga nada, ni señale atropellos, ni ejerza el mínimo derecho al pataleo. Rajoy, tras evitar a los mejores de su formación, se ha instalado en un jardín de infancia y, como Arnold Schwarzenegger en versión menos atlética y hormonada, es un poli (tico) de guardería. El auténtico, el de la película dirigida por Ivan Reitman, superó la ficción y llegó a gobernar California; pero su imitador, el gallego que se cree astuto, difícilmente llegará a mandar en su comunidad de vecinos. Hay más irresponsabilidad en un líder de la oposición que desatiende su obligación y deja campar por sus respetos el titular del Ejecutivo que en el propio presidente del Gobierno que, callandito, continúa su personal y no anunciada transformación de la Nación en nacioncita y del Estado en terminal y oficina para el empleo de su propio partido y de los militantes que se distinguen por su buena conducta y leal obediencia. A COSAS MÍAS EL PAÍS DE LOS GRISES ses? a estas alturas, ya no se sabe. Ni siquiera se sabe si cabe distinguir al PSE del PNV. Si queda algún español que haya sido capaz de soportar hasta el día de hoy sus interminables titubeos para enfrentarse a los enviados de los asesinos, no creo que ninguno haya entendido qué diantre es esto de la moción ética que no es moción de censura. O en qué fase de la eterna gestación del universo gris nos hallamos. O por qué no apoyaron la moción de censura presentada por el PP. O por qué el PSE no ha llegado a acuerdos inmediatos con el PP, el único partido dispuesto a luchar sin concesiones contra los asesinos de su compañero Isaías Carrasco. Comprendo que Iziar Lamarain, la concejal popular, tuviera el jueves por la noche un arranque de furia de esos que se atribuyen al apasionado McCain, un hasta aquí hemos llegado con la infinita tomadura de pelo de los matices, de las complejidades y de los peros. La han tildado de inconsecuente, a ella que es la única que ha hablado claro en este asunto, ahora y durante los últimos cuatro años, mientras los socialistas negociaban con los que ahora quieren echar de los ayuntamientos. Ayer al mediodía redobló seguramente su arranque de furia escuchando las palabras de indignación de María Teresa Fernández de la Vega contra los que, como ella, como Lamarain, dijo la vicepresidenta, han permitido que ANV siga al frente de Mondragón. ¿Pero no es ésta la responsable política que dejó de perseguir al brazo de ETA durante la negociación del Gobierno con ETA y permitió, además, que ANV entrara en los ayuntamientos? El PSOE, el partido de esta misma vicepresidenta, promete ahora presentar de una vez las mociones de verdad y no éstas de mosqueo. De la mano del PNV de quienes quieren negociar con ETA, y no del PP. En la tierra del ni blanco ni negro estos artífices del gris pergeñarán la enésima versión de su color favorito. Y a los hombres y a las mujeres con causa les quedará poco más que el recurso a un arranque de furia democrática. EL candidato republicano John McCain, una revista de orientación más bien cercana a los demócratas, Newsweek, criticaba hace unos días que tiende a ver la cosas en términos de blanco y negro, que rechaza la mayoría de los grises. Que se vuelca apasionadamente en la defensa de causas con un sentido de la rectitud a veces feroz. Entiéndase en términos más coloquiales, que el problema del republicano es que, ante una dictadura o un grupo terrorista, sólo ve blancos y negros y es incapaz de ver los matices, los puntos medios, los síes seguidos de peros. En definitiva, que McCain se niega a reconocer la complejidad y así no hay forma de entenderse con todos los impresentables de este mundo. Lo de la historia insoportable del País Vasco y su lamentable último episodio, las ocho semanas transcurridas sin que sus partidos hayan sido capaces de echar al brazo político de ETA de los ayuntamientos, es una versión del ni blanco ni negro una antítesis de los inquietantes hombres con causa como McCain. Un paraíso para los que temen la nítida demarcación entre el bien y EDURNE el mal, una perfecta síntesis de la soURIARTE ciedad que ha erigido cortinas de grises para contemplar y juzgar a sus terroristas. Un sistema político plagado de partidos que sólo ven los puntos intermedios. Aunque haya un asesinato de por medio, unos asesinos identificados y un brazo político de los asesinos igualmente reconocido. En el caso de IU o de Aralar, de un gris tan intenso que se confunde con el negro de los terroristas. En el caso de EA, depende: más gris en Mondragón, donde se abstuvo, y un poco menos en Hernani, donde votó a favor de la llamada moción ética, y ya veremos en la siguiente ocasión, pues la sociedad vasca es muy compleja y a EA le gusta entender y atender a todas sus partes, sobre todo a unas. Y en cuanto al PSE y el PNV, la renacida alianza de, ¿los nuevos gri- D