Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS VIERNES 25 s 4 s 2008 ABC Aquiles Machado: La zarzuela es tan exigente como una partitura operística El tenor venezolano debuta en el género con La leyenda del beso S. GAVIÑA MADRID. Hace tiempo que Aquiles Machado confesó sus deseos de cantar zarzuela. Deseos que ahora se han convertido en realidad al interpretar La leyenda del beso con música de Soutullo y Vert, sobre un libreto de Reoyo, Aramburu yAntonio Paso (hijo) que se estrena hoy- -estará en cartel hasta el 25 de mayo- -en el Teatro de la Zarzuela. El tenor venezolano, afincado en Madrid desde hace quinces años, reconoce que vocalmente la zarzuela es tan exigente como una partitura operística y subraya que la mayor dificultad para él ha sido establecer una lógica entre el canto y la parte hablada Además de los colores de la orquesta, que son típicos del género otra de las diferencias que destacó Machado ayer, en rueda de prensa, ha sido el trabajo intenso con todo el equipo, a veces en la ópera no se tienen tantos ensayos afirmó; así como el enriquecimiento al colaborar sobre el mismo escenario con actores y bailarines, lo que te permite explorar diferentes aspectos Sorprendido ante la empatía que ha logrado en su debut en el género, no descarta repetir: A lo mejor organizo algo en mi casa bromeó. A lo que añadió, esta vez en serio: Espero que la zarzuela forme parte más activa en mi carrera Machado está arropado por un reparto de importantes voces, como la del barítono Manuel Lanza, acostumbrado a compaginar la ópera con la zarzuela; la soprano María Rodríguez, y Rafael Castejón. En el foso, se alternarán Miquel Ortega y Montserrat Font (que dirige por primera vez en el Teatro de la Zarzuela) Ortega calificó La leyenda del beso estrenada en Madrid en el Teatro Apolo en 1924, como una de las grandes obras del último gran periodo de zarzuela, contemporánea de Doña Francisquita Está llena de temas pseudopopulares con aires gitanos, pero al mismo tiempo es una partitura con miras operísticas. En la orquestación se aprecian ecos puccinianos e incluso wagnerianos, pero con una orquesta un poco reducida indicó. Jesús Castejón se ha ocupado de la dirección de escena de esta nueva producción que sitúa la historia (el conde Mario, a punto de casarse, se enamora de una joven gitana, Amapola, y pretende robarla un beso, lo que traerá graves consecuencias) en España en la época original. Entre los años 20 y 30, aunque el vestuario es más europeo porque el de aquí era muy triste matizó Castejón, que reconoció que hasta obtener el texto definitivo se realizaron ocho versiones, intentando presentar un lenguaje para el público de hoy para lo que se han cortado reiteraciones y guiños a la época, que hoy no se entenderían AP Flórez hace historia en el Met al repetir un aria El tenor peruano ha vuelto a hacer historia. Después de hacer un bis en la Scala, ahora lo ha hecho en el estreno de La hija del regimiento de Donizetti, en el Met de Nueva York, donde está prohibido realizar un bis en solitario. Flórez rompió la prohibición (Pavarotti lo hizo en 1994) tras la gran ovación que siguió a los nueve Do de pecho de Pour mon ame Entonces, decidió repetir el aria. Krenek abre hoy el ciclo que el Real dedica al mito de Orfeo Pedro Halffter dirige, en versión de concierto, el estreno en España de la ópera Orpheus und Eurydike SUSANA GAVIÑA MADRID. Después del programa El canto de Orfeo un cuento musical sobre el mito de Orfeo enmarcado dentro del proyecto pedagógico presentado a principios de este mes, el Teatro Real se sumerge de lleno en este mito. Lo hace con el estreno en España de Orpheus und Erydike de Erns Krenek (le seguirán Monteverdi y Gluck) que Pedro Halffter ofrecerá hoy y el domingo, en versión de concierto, al mando de la Orquesta Titular, y con las voces de Eduardo Santamaría, Susan Anthony y Judith van Wanroij, entre otros. Pedro Halffter, director artístico de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y del Teatro de la Maestranza, no puede ocultar su fascinación por el periodo musical comprendido entre 1900 y 1933, año de la ascensión del nazismo y del comienzo del fin de muchas cosas. Fue un periodo en el que se dio la transformación del romanticismo a la modernidad. Fundamental para la música y la humanidad. Fue un momento de gran fecundidad en el que coincidieron obras como Lulu de Alban Berg, Salomé de Richard Strauss, y los Gurrelieder de Schoenberg- -apunta- Era un universo centrado en el eje Viena- Berlín en el que se dieron muchas relaciones personales fascinantes, en las que estaba muy presente la figura de Alma Mahler Una mujer que fue la inspiración de gran número de artistas e intelectuales de la época, como Gustav Mahler, Zemlinsky, Krenek, Klimt, Kokoschka, Gropius y Werfel. Dos de ellos, Krenek y Kokoschka, colaboraron juntos en Orpheus und Eurydike compuesta en 1923 y estrenada en 1926 en Kassel. Es una obra de juventud donde Krenek quiere abarcarlo todo afirma Halffter, para quien en algunas partes de la partitura se pueden apreciar influencias de Shostakovich, Alban Berg y un cierto Kurt Weill Con una orquestación muy compleja, heredera de la Segunda Escuela de Viena en la que existe una fuerte presencia de instrumentos como el arpa y la flauta, que hacen alusión a la idealización de la música griega antigua la ópera es comparable al expresionismo de obras pictóricas como El grito de Munch También destaca su dificultad vocal, pues en algunos momentos los cantantes actúan sin acompañamiento musical El expresionismo también está muy patente en el libreto escrito por Oskar Kokoschka, que no llegó a entender del todo el compositor. Pero, sin embargo, en un oculto rincón de mi alma, me sentí profundamente conmocionado por este intento tan extraordinario y decidí convertirlo en una ópera fuera como fuera anotaba años después Krenek en sus memorias. Kokoschka realiza una socialización del mito. Acerca la relación de Orfeo y Euridice y la hace más comprensible indica Halffter. Aquiles Machado (izquierda) y Manuel Lanza ABC Esta ópera es una obra de juventud en la que Krenek quiso abarcarlo todo afirma Halffter