Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ECONOMÍA VIERNES 25 s 4 s 2008 ABC Yolanda Gómez Repsol y La Caixa planeaban controlar el 29,9 de Iberdrola sin pagar prima Fainé y Brufau querían cambiar una acción de Iberdrola por tres de Gas Natural y luego comprar las acciones de la eléctrica en poder de Florentino Pérez M. LARRAÑAGA MADRID. El eje de la política de crecimiento de Iberdrola es que cualquier operación debe cumplir cuatro requisitos: no ser dilutiva del beneficio por acción, no ser dilutiva en el flujo de caja por acción, mejorar la solvencia financiera del grupo resultante y que la suma de uno más uno sea, como mínimo igual a dos. El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha repetido hasta la saciedad estos principios en los últimos meses y la defensa de estos principios hizo inviable la fusión a la catalana planteada por La Caixa y Repsol. Fuentes cercanas al proceso de contactos subrayaron a ABC que nunca hubo negociación propiamente dicha, pero los planteamientos de Repsol y La Caixa (accionistas de referencia de Gas Natural) apuntaban a una fusión entre iguales atendiendo sólo a la capitalización Es decir, suponían una ecuación de canje de una acción de Iberdrola por cada tres de Gas Natural, atendiendo a la capitalización bursátil de ambas compañías. Sin embargo, este planteamiento chocaba frontalmente con los criterios de Iberdrola aprobados por un 99 de los accionistas presentes en la junta. Para cumplir con lo aprobado por los accionistas de Iberdrola- -subrayan las fuentes consultadas- -la ecuación de canje debería haberse corregido en función de la caída del beneficio por acción, de la amortización del fondo de comercio y tener en cuenta las posibles desinversiones a realizar Estas fuentes aclararon que las conversaciones no llegaron en ningún momento a plantearse con suficiente profundidad como para abordar el organigrama. En consecuencia, nadie de Repsol ni de La Caixa llegó a plantear la aspiración de nombrar un consejero delegado en el futuro grupo. Lo que estaba sobre la mesa era que a través del canje de acciones Repsol y La Caixa se acercaran al 20 del capital de Iberdrola y que compraran el paquete de acciones de ACS en la eléctrica para situarse como accionista de referencia con un 29,9 indican las fuentes consultadas por ABC. El diseño de la operación recuerda a los dos intentos anteriores de fusionar Gas Natural, primero con la propia Iberdrola y posteriormente con Endesa. La diferencia es que en esos intentos se planteó una opa a precios que el mercado consideró insuficientes y en esta ocasión se optó por iniciar contactos previamente, pero sin cambiar sustancialmente el planteamiento, al punto que algunas analistas del mercado indicaron que el diseño de la operación parece hecho para que no salga adelante No obstante, la mayoría de los expertos añaden que la operación podría resucitarse en un momento dado ya que, en su opinión, Gas Natural e Iberdrola, con una ecuación de canje que incluya una prima adecuada para los accionistas de Iberdrola, sería una fusión viable cuyo resultado daría un grupo energético de primer nivel a escala mundial. Sin embargo, dudan que pueda retomarse en los próximos meses, más aún cuando el Gobierno se distanció ayer de la operación, negando estar involucrado en la misma. ESTAMOS PERDIDOS stamos perdidos. Cuando la política lo impregna todo e impide llamar a las cosas por su nombre, -llevar agua a Barcelona no es un trasvase, es una conducción; no estamos ante una crisis, sino ante una desaceleración- Cuando la política y los políticos ven el mundo en blanco y negro y se olvidan de la riqueza de matices de los colores, y convierten las energías renovables en el paraíso y las nucleares en el infierno. Cuando algunos de nuestros gobernantes estatales, autonómicos y locales olvidan que están ahí para servir a los ciudadanos y no para librar sus batallas personales de poder. Cuando la política y los políticos dejan de hacer aquello para lo que les pagamos, solucionar nuestros problemas y ponen por encima de todo los intereses de partido e incluso los suyos propios, insisto, estamos perdidos. Estamos ante un momento muy delicado para la economía y, por tanto, para el bienestar de todos los españoles y es hora de que todos arrimemos el hombro en la misma dirección. Lo primero y fundamental es hacer un análisis riguroso de la situación. Menos mal que Solbes se ha bajado por fin del burro y va a rebajar sus previsiones de crecimiento. Esperemos que ahora que ya han pasado las elecciones sean realistas. Es hora también de tomar medidas y después de una legislatura de criticar al Gobierno por no hacer nada, debo decir que aplaudo que esta vez, nada más tomar posesión de sus cargos, el Consejo de Ministros se haya puestos manos a la obra. Es cierto que son medidas insuficientes, quizás sólo parches para aliviar el dolor, pero menos es nada. Y llega además el momento de olvidar los prejuicios, poner la sensatez por encima de la política y tomar decisiones valientes. No se puede, señores, por muy impopular que sea, prescindir de la energía nuclear, entre otras cosas porque no hay nada más hipócrita que cerrar centrales en España y luego comprar energía producida por nucleares del país de al lado. Y hay que afrontar reformas estructurales, aunque duelan y provoquen críticas, y hay que hacer lo mejor para España aunque sea políticamente incorrecto. E Tal y como se planteó la fusión, no cumplía las tesis apoyadas abrumadoramente en la junta de Iberdrola La caja aumenta su beneficio atribuido un 13 en el primer trimestre, hasta los 625 millones M. PORTILLA MADRID. La Caixa, primera caja de ahorros de España, obtuvo durante el primer trimestre de este año un beneficio atribuido al grupo, después de impuestos y de minoritarios, de 625 millones, lo que supone un 13 de incremento respecto al resultado recurrente de 553 millones que consiguió en el mismo periodo de 2007. Si se tiene en cuenta el resultado total atribuido al grupo, la cifra aumentaría hasta los 773 millones, tras contabilizar la plusvalía de 220 millones por la venta del 1,05 de Suez. En este sentido, cabe destacar que el valor de mercado a 31 de marzo pasado de las participaciones cotizadas del grupo La Caixa a través de su holding Criteria ascendía a 20.927 millones, con unas plusvalías latentes de 9.553 millones. La cartera crediticia de la entidad presidida por Isidro Fainé y dirigida por Juan María Nin es una de las mejores del sistema financiero español, ya que su ratio de morosidad actual es del 0,68 frente al 0,55 de diciembre pasado. El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, a la izquierda, junto al director general, Juan María Nin Ese dato, comparado con la media de morosidad de todas las cajas, que en febrero era ya del 1,15 según el Banco de España, muestra la clara diferencia con el resto del sector. Asimismo, su cobertura de activos dudosos alcanza el 229 y si se incluyen las garantías hipotecarias se elevan hasta el 289 Además, La Caixa dispone de una liquidez que alcanza los 23.466 millones, lo que garantiza las necesidades de crédito de sus clientes y la convierte en prestador permanente del mercado interbancario según afirma la propia entidad. EFE La rentabilidad obtenida hasta marzo, el incremento del resultado después de impuestos y antes de minoritarios (27,7 le ha permitido seguir autofinanciando en términos de solvencia el equilibrado crecimiento del negocio (13,5 y su core capital se sitúa en el 7,4