Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL VIERNES 25 s 4 s 2008 ABC El principal líder terrorista paquistaní ordena una tregua Negociación de paz a espaldas de Musharraf DPA ISLAMABAD. El poder colonial británico jamás logró controlar los territorios tribales paquistaníes. El Gobierno de Islamabad controlado por el presidente Musharraf tampoco consiguió en los últimos años, ni por la vía pacífica ni por la de la violencia, dominar su región fronteriza con Afganistán, que se ha convertido en el refugio de los islamistas, tanto talibanes como de Al Qaida. Pero el nuevo Gobierno surgido de las elecciones de febrero apuesta por la reconciliación con los radicales próximos a los talibanes. Y ayer hizo saber su propósito de firmar un acuerdo de paz con los insurgentes de la convulsa región de Waziristán Sur, lo que se traduciría- -según él- -en una reducción de atentados en Pakistán. En Afganistán, sin embargo, el pacto podría llevar a una escalada de la violencia como consecuencia de que los talibanes se sientan más fuertes en su bastión paquistaní. Medios paquistaníes señalan que en el acuerdo se prevé la retirada del Ejército de la región fronteriza. A cambio, los insurgentes se comprometen a poner fin a sus ataques contra las fuerzas de seguridad. Los extremistas extranjeros deberán abandonar la región, pero desde hace tiempo no son sólo extranjeros los que atacan objetivos en Afganistán desde el territorio tribal. El principal líder radical en la región tribal, Baitullah Mehsud, que dirige el movimiento talibán de Pakistán, el Tehrike- Taliban Pakistán (TTP) ha ordenado a sus seguidores que detengan sus ataques en Pakistán en vista de las negociaciones en curso. El portavoz de Mehsud, Maulmi Omar, dejó claro ayer que, de llegar a un acuerdo, éste no comprende Afganistán. Con el presidente Pervez Musharraf se suscribieron dos acuerdos similares con los extremistas de Waziristan Norte y Waziristan Sur pero fracasaron. Mientras los acuerdos estuvieron en vigor, los extremistas aprovecharon para reagruparse. El Gobierno saliente considera a Mehsud responsable del asesinato de la líder opositora Benazir Bhutto, del Partido Popular de Pakistán (PPP) perpetrado el año pasado. El PPP, que lidera el gobierno de coalición en Islamabad tras alzarse con la victoria en las elecciones de febrero pasado, ahora intenta conseguir la paz con Mehsud. Un policía paquistaní conduce a un sospechoso de terrorismo en la ciudad de Sanjaray REUTERS Sospechoso del magnicidio